Y só­lo sé que na­da sé

Diario de Yucatán - - PAGINA EDITORIAL - JOR­GE H. ÁL­VA­REZ RENDÓN (*) jor­geal­va­rez­re­don@hot­mail.com

Uno de los ate­nien­ses más sa­bios que hu­bo (y no lo di­go yo, sino Pla­tón, Al­ci­bía­des y Je­no­fon­te, entre otros) fue el ve­cino Só­cra­tes, dis­cu­ti­dor em­pe­der­ni­do y con pro­pen­sión des­ci­fra­do­ra, quien te­nía un le­ma apa­ren­te­men­te sen­ci­llo: Tan só­lo sé que na­da sé.

El le­ma no era real­men­te su­yo, pues lo to­mó de un pór­ti­co en el orácu­lo de Del­fos, pe­ro re­ve­la un pro­fun­do es­cru­ti­nio crí­ti­co. Tal es el prin­ci­pio de to­do ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to. De­jar­se de pre­ten­sio­nes y no ce­sar de ave­ri­guar pa­ra al­zar­se con el apren­di­za­je ge­nuino y cabal. In­da­gar hu­mil­de­men­te. Acep­tar las ver­da­des de don­de pro­ce­dan.

Ba­jo esa pers­pec­ti­va, Só­cra­tes se en­fren­ta­ba en las vías pú­bli­cas a esos maes­tros de re­tó­ri­ca y dia­léc­ti­ca lle­nos de ín­fu­las a quie­nes se co­no­ce co­mo so­fis­tas. En diá­lo­gos es­ca­lo­na­dos y ági­les, me­día len­ta­men­te sus lí­neas de fuer­za y les de­mos­tra­ba la fra­gi­li­dad de sus su­pues­tos co­no­ci­mien­tos.

Re­cor­dé al buen Só­cra­tes a prin­ci­pios de es­te abril que se cumplieron 46 años de mi in­gre­so en las nó­mi­nas de Dia­rio de Yu­ca­tán, pri­me­ro co­mo co­rrec­tor de prue­bas y más tar­de co­mo re­dac­tor con mo­men­tá­neas va­rian­tes de cro­nis­ta de es­pec­tácu­los. ————— (*) Cro­nis­ta de Mé­ri­da

In­gre­sé en la co­rrec­ción de tex­tos des­pués de un exa­men de or­to­gra­fía y sin­ta­xis que apro­bé sa­tis­fac­to­ria­men­te, lo que me pro­du­jo una per­ni­cio­sa se­gu­ri­dad. No trans­cu­rrió ni un mes pa­ra que don Pe­pe Na­va­rre­te me de­mos­tra­ra, dic­cio­na­rio en mano, que mi co­no­ci­mien­to del idio­ma pre­sen­ta­ba fi­su­ras. Ba­jé va­rios peldaños de mi or­gu­llo y acep­té to­dos los con­se­jos que pu­de.

Ya en las al­tu­ras de la re­dac­ción, el je­fe me en­vió una no­che a re­se­ñar un es­pec­tácu­lo de zar­zue­la en el hoy des­apa­re­ci­do tea­tro Cor­de­mex. La cró­ni­ca que es­cri­bí era pro­pi­cia co­mo ejem­plo de to­do lo que no de­be in­cluir­se en un tex­to de esa na­tu­ra­le­za: au­sen­cia de or­ga­ni­za­ción, re­pe­ti­cio­nes, des­plie­gue de da­tos in­ne­ce­sa­rios, con­fu­sión, di­men­sión ex­tre­ma.

Con tin­ta ro­ja, el je­fe me señaló los de­fec­tos. El dia­bli­llo de Só­cra­tes (aquel “dai­mon” be­ne­fac­tor) se me hi­zo pre­sen­te y to­mé la de­ci­sión de re­du­cir el ve­la­men del amor pro­pio y apren­der lo más po­si­ble. Cua­tro ve­ces re­dac­té esa cró­ni­ca has­ta que es­tu­vo más o me­nos sa­tis­fac­to­ria. Lo mis­mo su­ce­dió con las 400 res­tan­tes has­ta que lle­gó el día —de ale­gría— en que no hu­bo nin­gún tra­zo ro­jo. Ha­bía cap­ta­do lo esen­cial de la es­tra­te­gia, ser ob­je­ti­vo y no ex­haus­ti­vo; evi­tar la frag­men­ta­ción y res­ti­tuir só­lo el pla­cer del de­ta­lle.

Pe­ro de aho­ra en ade­lan­te —me­di­té— que­da­ba en ma­nos del cen­sor más exi­gen­te que siem­pre es uno mis­mo. En el mo­men­to en que un re­dac­tor con­fía a cie­gas en sus ha­bi­li­da­des y re­le­ga los au­xi­lia­res, llá­me­se dic­cio­na­rio o crí­ti­ca sen­sa­ta, ta­bla de si­nó­ni­mos o apo­yos sin­tác­ti­cos, na­ve­ga ya en aguas pe­li- gro­sas por­que el idio­ma ja­más es do­mi­na­do. Quie­nes lo ma­ne­ja­mos nos so­me­te­mos a una tra­ve­sía don­de hay in­di­ca­do­res y nor­mas. Acep­ta­mos lo im­pres­cin­di­ble de la co­rrec­ción y la re­vi­sión con­ti­nuas.

Re­cien­te­men­te, he te­ni­do en­cuen­tros con jó­ve­nes ar­tis­tas de la plu­ma. Mu­cha­chos que se ini­cian en la aven­tu­ra lí­ri­ca o la na­rra­ción, y he po­di­do cons­ta­tar en mu­chos de ellos la fie­bre de la va­ni­dad. An­tes que ce­der a una en­mien­da o acep­tar una crí­ti­ca, pre­fie­ren ir por el ca­mino “re­vo­lu­cio­na­rio” de los neo­lo­gis­mos, las es­truc­tu­ras ra­ras, los sal­tos de ga­rro­cha en de­tri­men­to del idio­ma.

Les pa­re­ce que la li­ber­tad es­tá por en­ci­ma de la pu­re­za. Que es el lec­tor —des­ti­na­ta­rio— quien de­be so­me­ter­se a los ca­pri­chos del “ar­tis­ta” y ce­der en sus pro­pios pa­rá­me­tros. De es­ta ma­ne­ra, lo enun­cia­ti­vo pre­ten­de re­gir lo re­cep­ti­vo: el crea­dor li­te­ra­rio ya no con­si­de­ra­ría la ap­ti­tud de sus lec­to­res en el mo­men­to de tra­zar sus lí­neas.

Vol­ve­mos a la en­se­ñan­za so­crá­ti­ca. El que se cree sa­bio ya no apren­de. Quien con­si­de­ra sus fi­su­ras co­mo lo­gros de ex­plo­ra­ción se em­pe­ci­na en mo­ver­se a os­cu­ras. Só­lo el que acep­ta y re­di­me los erro­res cre­ce en ca­da es­cri­to.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Re­cien­te­men­te, he te­ni­do en­cuen­tros con jó­ve­nes ar­tis­tas de la plu­ma... y he po­di­do cons­ta­tar en mu­chos de ellos la fie­bre de la va­ni­dad...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.