“El so­llo­zo de Cher­nó­bil”

Ex­pe­rien­cia de un me­xi­cano que fue de vi­si­ta al lu­gar

Diario de Yucatán - - INTERNACIONAL -

Des­pués de la ca­tás­tro­fe nu­clear que azo­tó Cher­nó­bil, en 1986, la ciudad des­per­tó el in­te­rés del mundo y Ucra­nia apro­ve­chó para ex­plo­tar tu­rís­ti­ca­men­te el desas­tre.

Des­de 90 dó­la­res, los tu­ris­tas pue­den ad­qui­rir un pa­que­te de 12 ho­ras para re­co­rrer las ca­lles de la ciudad fan­tas­ma. Mi­chel Alan Gar­cía Sánchez es uno de los po­cos me­xi­ca­nos que se han aven­tu­ra­do por Cher­nó­bil. Hoy, a unos días de su re­torno, re­la­ta al Dia­rio qué lo mo­ti­vó a rea­li­zar es­te via­je y cuál fue su ex­pe­rien­cia.

“Una no­che del año 2000, mien­tras ma­ta­ba el abu­rri­mien­to fren­te al te­le­vi­sor un do­cu­men­tal so­bre Cher­no­bil cap­tó mi aten­ción. Re­cuer­do que no le cam­bié al te­le­vi­sor por­que vi las imá­ge­nes de una gran ex­plo­sión”, evo­ca.

“Al fi­nal del do­cu­men­tal gri­té al ai­re: ‘Un día iré a Cher­nó­bil’. Die­ci­nue­ve años des­pués tu­ve las ga­nas, tiem­po y va­len­tía de cum­plir mi sue­ño y me en­con­tré fren­te a fren­te con esa ciudad que tan­to lla­mó mi aten­ción.

“Du­ran­te el tra­yec­to de Kiev a Cher­nó­bil, por mi men­te co­rrían sin pa­rar mi­les de imá­ge­nes y emo­cio­nes que con­tro­la­ban mi men­te. Me pre­gun­ta­ba: ¿Có­mo se­rá Cher­nó­bil? ¿Se­rá una ciudad pe­li­gro­sa? ¿Ha­brá al­mas deam­bu­lan­do? ...

Mien­tras lle­ga­ba a mi des­tino leía las re­glas y una de ellas sal­tó a la vis­ta: “No to­car, no be­ber y no co­mer na­da”. An­tes de ac­ce­der, un sol­da­do ucra­niano, con ca­ra de po­cos ami­gos, me pi­dió ba­jar del au­to para che­car mis do­cu­men­tos y per­ca­tar­se de que to­do es­tu­vie­ra ba­jo la ley. Diez mi­nu­tos des­pués pu­de en­trar a Cher­nó­bil.

“En la ciudad se per­ci­bía un si­len­cio te­ne­bro­so que asus­ta­ba al mis­mo mie­do. Avan­ce len­ta­men­te has­ta ver los pri­me­ros edi­fi­cios que, a pe­sar de la fal­ta de man­te­ni­mien­to se­guían de pie. Se­guí avan­zan­do a las en­tra­ñas de la ciudad cuan­do de reojo vi una es­cue­la, me de­tu­ve y en­tré al edi­fi­cio.

“Lo pri­me­ro que re­cuer­do de esa es­cue­la fue un pa­si­llo to­tal­men­te des­trui­do y las pa­re­des cu­bier­tas de su­cie­dad, ca­si­lle­ros va­cíos y uno que otro pe­da­zo de pa­pel. Al dar vuel­ta a la de­re­cha vi una ima­gen que siem­pre se que­da­rá en mi men­te: un cuar­to lleno de ca­mas don­de los ni­ños so­lían dor­mir, ahí so­bre las ca­mas to­da­vía es­ta­ban los ju­gue­tes afe­rrán­do­se a lo que un día fue ale­gría y tran­qui­li­dad. Por fin sa­lí de es­cue­la y me di­ri­gí ha­cia el cen­tro de la ciudad. Al lle­gar, no­té que Cher­nó­bil ya no era lo que fue en los años 80, era so­lo unos cuan­tos edi­fi­cios en me­dio de un bos­que que po­co a po­co va ga­nan­do te­rreno.

“Re­cuer­do ver vi­drios por to­das par­tes, ca­mas en las ca­lles, pe­da­zos de ro­pa, za­pa­tos, en­tre otras co­sas.

“Se­guí ca­mi­nan­do has­ta que lle­gué a una rue­da de la for­tu­na, es­truc­tu­ra si­gue en pie y tie­ne el pri­vi­le­gio de ver to­da Cher­nó­bil, bueno, lo que que­da de ella.

“Des­gra­cia­da­men­te, la no­che po­co a po­co fue ca­yen­do y era ho­ra de re­gre­sar, ya que pue­de ser pe­li­gro­so por los lo­bos, osos u otros ani­ma­les que vi­ven en la zo­na.

“So­na­rá un po­co cur­si, pe­ro por un mo­men­to creí es­cu­char el so­llo­zo de la ciudad que pe­día que no la ol­vi­da­ran. Por fin me di­ri­gí a la sa­li­da, pe­ro an­tes de­ci­dí de­te­ner­me, dar una vuel­ta y mi­rar a Cher­nó­bil una vez más y le di­je: ‘En nom­bre de la hu­ma­ni­dad, per­dó­na­nos Cher­nó­bil’”.— Megamedia

Un tu­ris­ta jue­ga con pe­rros ca­lle­je­ros en Cher­nó­bil. Los vi­si­tan­tes tie­nen prohi­bi­do to­car a los ani­ma­les

Vis­ta de la rue­da de la for­tu­na que con­ti­núa en Cher­nó­bil, Ucra­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.