Re­ba­san­do los má­xi­mos his­tó­ri­cos

Diario de Yucatán - - INTERNACIONAL - AL­FON­SO VI­LLAL­VA P. (*) @avi­llal­va_

No es que las es­cul­tu­ra­les cur­vas de las chi­cas del cli­ma sean un fac­tor de­ter­mi­nan­te, pe­ro es­toy se­gu­ro que Us­ted, que­ri­do lec­tor, no ha po­di­do de­jar pa­sar el he­cho sin­gu­lar del ma­ne­jo de vo­ca­blos de gran acu­ña­ción ar­tís­ti­ca que las ca­rac­te­ri­zan.

En efec­to, de ellas cual­quier mor­tal pue­de apren­der lo que es un vór­ti­ce, la di­fe­ren­cia en­tre una tor­men­ta tro­pi­cal y un fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co de ba­ja pre­sión y las ca­rac­te­rís­ti­cas cien­tí­fi­cas que me sir­ven a mí, a Us­ted, a cal­cu­lar con ab­so­lu­ta se­rie­dad, ce­ño frun­ci­do y look de hips­ter o in­te­lec­tual re­tro, si un huracán es de ni­vel uno o dos.

Los vo­ca­blos le dan un to­que de se­rie­dad, va­ya, de sol­ven­cia téc­ni­ca, al ne­go­cio de pre­sen­tar­se do­si­fi­ca­da por sus pro­duc­to­res que le ex­plo­tan y le ex­hi­ben con po­ca ro­pa en la pan­ta­lla del te­le­vi­sor en cual­quier la­ti­tud y lon­gi­tud del pla­ne­ta, y arro­jar da­tos de tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas y mí­ni­mas en ciu­da­des y pue­blos in­sos­pe­cha­dos, así co­mo en las gran­des ca­pi­ta­les de cual­quier he­mis­fe­rio con un en­fo­que cor­dial que in­vi­ta a ha­cer ne­go­cios allí o al me­nos ti­rar­se una va­ca­ción, so­bre to­do cuan­do la chi­ca del cli­ma anun­cia tem­pe­ra­tu­ras cons­tan­tes en­tre los vein­ti­cin­co y los trein­ta gra­dos Cel­sius, y Us­ted es­tá que blas­fe­ma del frío por una gra­ni­za­da, una ne­va­da o una tan­da in­ter­mi­na­ble de chi­pi chi­pi, o mo­ja bo­bos, co­mo le lla­man en otros si­tios.

Y allí es pre­ci­sa­men­te don­de el efec­to se­duc­tor de las fal­das mi­ni, los ta­co­nes de mu­chas pul­ga­das y los es­co­tes abis­ma­les, per­mi­ten ge­ne­rar una es­pe­cie de amor­ti­gua­mien­to a la fe­roz ac­ción que ar­ti­cu­lan con sus fau­ces de car­mín y den­ta­du­ra in­creí­ble­men­te blan­ca.

Sí, lec­tor mío, to­do es­tá ————— (*) Es­cri­tor me­ticu­losa­men­te pla­nea­do y cal­cu­la­do para el zar­pa­zo le­tal que des­car­ga in­cle­men­te una vez que Us­ted y yo aflo­ja­mos un po­co mer­ced a la ama­bi­li­dad que dis­pen­sa la fi­gu­ra de la chi­ca del cli­ma y su son­ri­sa irre­sis­ti­ble.

—He­mos re­ba­sa­do los má­xi­mos his­tó­ri­cos—, di­ce ella con una se­rie­dad ab­so­lu­ta­men­te pro­fe­sio­nal, en tra­tán­do­se de la pre­ci­pi­ta­ción plu­vial en Ri­ga o Bath, las ne­va­das en Was­hing­ton, DC o en Chica­go, el bliz­zard en Mon­treal, así co­mo el horno en que se con­vier­te Ma­drid en los ve­ra­nos, Bue­nos Ai­res o Mé­ri­da, Yu­ca­tán, o Bo­ra Bo­ra, que da igual.

Sí, mi señor —po­dría de­cir con des­par­pa­jo la chi­ca del cli­ma—, ve­rá Us­ted, los má­xi­mos his­tó­ri­cos re­ba­sa­dos son con­cep­tos que ya se lle­van en el al­ma en es­ta era de la post mo­der­ni­dad. Un efec­to al que es­ta­mos inexo­ra­ble­men­te con­de­na­dos y del que lo úni­co que que­da por ha­cer es im­po­ner­se de su om­ni­pre­sen­cia en la al­dea glo­bal.

Y es inevi­ta­ble —di­ría qui­zá la chi­ca del cli­ma—, por­que no hay hu­ma­ni­dad que aguan­te, que ten­ga la elec­ción li­bre y so­be­ra­na, de vi­vir sin ny­lon en la ro­pa, sin en­va­ses de pet en el fri­go­rí­fi­co, sin mo­to­res a ga­so­li­na es­tá­ti­cos en el trá­fi­co de las ca­lles y ave­ni­das, sin mue­bles de ma­de­ras pre­cio­sas, aun­que ha­gan lu­cir el Ama­zo­nas, o las mon­ta­ñas de Chia­pas, co­mo de­sier­tos de la tie­rra de Mar­te o del Al­tar.

Así es. Y si Us­ted pre­ten­de se­guir vien­do a la chi­ca del cli­ma dis­pa­rar tem­pe­ra­tu­ras in­sos­pe­cha­das por aquí y por allí, con fi­bras sin­té­ti­cas con las que arro­pa sus car­nes y con ma­qui­lla­jes pro­ba­dos en es­pe­cies ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción, pues ten­drá que asu­mir que no.

EL PLA­NE­TA

Que no, de nin­gu­na ma­ne­ra, po­de­mos pres­cin­dir de es­ta con­cien­cia que pro­du­ce pal­pi­ta­cio­nes arrít­mi­cas, pues evi­den­te­men­te se­gui­re­mos re­ba­san­do los má­xi­mos his­tó­ri­cos has­ta que nos que­de cla­ro que so­mos los ver­da­de­ros, los ex­cep­cio­na­les, los má­xi­mos e his­tó­ri­cos im­bé­ci­les cul­pa­bles de ha­ber des­qui­cia­do al pla­ne­ta por en­ci­ma de cual­quier pre­dic­ción mí­ni­ma y ra­zo­na­ble, para per­mi­tir­le a la chi­ca del cli­ma as­pi­rar a los cin­co mi­nu­tos que pro­du­cen su má­xi­mo his­tó­ri­co de fa­ma, an­te nues­tras na­ri­ces, nues­tra más tris­te e in­mun­da de­sola­ción an­te el de­te­rio­ro de la pro­ver­bial madre tie­rra.— Ciudad de Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.