Un aven­tu­re­ro fran­cés re­co­rre en mo­to­ci­cle­ta par­te del mundo

An­te­ayer lle­gó a Yu­ca­tán y ayer vi­si­tó Pro­gre­so

Diario de Yucatán - - LOCAL - CARLOS F. CÁ­MA­RA GU­TIÉ­RREZ

Ca­si 9,000 ki­ló­me­tros, cru­zan­do el océano Atlán­ti­co, es la dis­tan­cia que hay en­tre Es­tras­bur­go, Fran­cia, y Pro­gre­so, Yu­ca­tán.

Sin em­bar­go, para un mi­li­tar fran­cés re­ti­ra­do, pa­re­cen no exis­tir obs­tácu­los que le im­pi­dan cum­plir el sue­ño que se pro­pu­so des­pués de ser­vir va­rios años a su país en mi­sio­nes de man­te­ni­mien­to de paz en el Orien­te Me­dio y los Bal­ca­nes.

Anthony Tur­pin, de 40 años de edad, par­tió de Es­tras­bur­go, en los lí­mi­tes fran­ce­ses con Ale­ma­nia, ha­ce cua­tro me­ses, para em­pren­der una aven­tu­ra, en la que a bor­do de su mo­to­ci­cle­ta pe­re­gri­na por re­gio­nes de cua­tro de los cin­co con­ti­nen­tes del pla­ne­ta, con el úni­co de­seo de co­no­cer más so­bre la his­to­ria y la cultura de ca­da uno de los paí­ses y en­ti­da­des por don­de le lle­ve su má­qui­na de dos rue­das.

Ayer al me­dio­día, el ex­com­ba­tien­te ga­lo vi­si­tó Pro­gre­so, el prin­ci­pal puer­to de Yu­ca­tán, y con­tó a re­por­te­ros de Dia­rio de Yu­ca­tán par­te de la tra­ve­sía que pla­neó y le to­ma­ría dos años cul­mi­nar en el mis­mo si­tio de don­de par­tió el 18 de ju­lio pa­sa­do, Es­tras­bur­go, ur­be de Al­sa­cia, ca­pi­tal del de­par­ta­men­to del Ba­jo Rin, don­de re­si­de.—

El rugido de la po­ten­te mo­to­ci­cle­ta de Anthony Tur­pin se pier­de a lo lar­go del malecón de Pro­gre­so.

Des­pués de que de­ci­dió co­men­zar una ru­ta por el mundo, que pri­me­ro di­bu­jó en su men­te y lue­go la plas­mó en un ma­pa que co­lo­có en los ex­tre­mos de la má­qui­na que es su com­pa­ñe­ra, el ex­mi­li­tar ga­lo de 40 años par­tió de Es­tras­bur­go, en los lí­mi­tes fran­ce­ses con Ale­ma­nia.

Ha­ce cua­tro me­ses co­men­zó una an­dan­za para vi­si­tar, co­no­cer, re­gio­nes, ciu­da­des y pue­blos de cua­tro de los cin­co con­ti­nen­tes del pla­ne­ta.

Pro­gre­so fue ayer la si­guien­te pa­ra­da en el iti­ne­ra­rio de Anthony, que par­tió de Stras­bourg —su nom­bre en fran­cés—, an­ti­gua ciudad ga­la que es­tá más cer­ca de Stutt­gart, Ale­ma­nia (108 ki­ló­me­tros), que de Pa­rís, la ca­pi­tal de Fran­cia, a 398 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Del­ga­do, al­to, el ros­tro aún al­bo de Anthony, ape­nas co­lo­rea­do por el sol yu­ca­te­co, con­tras­ta con su ves­ti­men­ta, equi­po es­pe­cial y la mo­to­ci­cle­ta ne­gros, con los que ya tran­si­tó Ca­na­dá, Alas­ka, la costa oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, el nor­te y cen­tro de Mé­xi­co, an­tes de lle­gar al su­r­es­te, en par­ti­cu­lar a Yu­ca­tán, don­de se­gún afir­ma le atrae por su his­to­ria, la cultura ma­ya, sus zo­nas ar­queo­ló­gi­cas y, “por su­pues­to, su rica gas­tro­no­mía”.

La char­la con el mi­li­tar ju­bi­la­do, sol­te­ro, sur­ge de ma­ne­ra im­pre­vis­ta, cuan­do Tur­pin to­ma­ba al­gu­nas fo­to­gra­fías en la pla­za don­de es­tá el as­ta ban­de­ra mo­nu­men­tal y las le­tras que iden­ti­fi­can a Pro­gre­so, al fi­nal del sec­tor orien­te del malecón, fren­te a la em­ble­má­ti­ca “Ca­sa del pas­tel” del puer­to.

Con al­gu­nas di­fi­cul­ta­des, y en una mez­cla de inglés con fran­cés y es­ca­sas fra­ses en es­pa­ñol, Anthony re­la­ta que des­pués de par­tir de la Ciudad Luz con su es­ca­so equi­pa­je. Su mo­to­ci­cle­ta BMW, modelo F 800GS, que al­can­za una ve­lo­ci­dad de 200 ki­ló­me­tros por ho­ra con unos ac­ce­so­rios es­pe­cia­les: el ma­pa que mues­tra los si­tios del mundo que re­co­rre y una pe­que­ña ban­de­ra fran­ce­sa que on­dea a un cos­ta­do de su asien­to; su equi­po es­pe­cial para so­por­tar tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y un po­co de ro­pa, lle­gó a Mon­treal, prin­ci­pal ciudad de la pro­vin­cia de Que­bec, Ca­na­dá, don­de co­men­zó a ro­dar por los ca­mi­nos del ex­tre­mo nor­te del con­ti­nen­te ame­ri­cano, in­clui­da Alas­ka.

Des­pués de vi­si­tar Mia­mi, Nue­va Or­leáns y otras ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que se ex­tien­den en las már­ge­nes del Gol­fo de Mé­xi­co, el aven­tu­re­ro fran­cés in­gre­só a te­rri­to­rio me­xi­cano por el ex­tre­mo opues­to, en la costa es­te. Ahí, en el nor­te me­xi­cano co­men­zó su trán­si­to por los es­ta­dos del li­to­ral del océano Pa­cí­fi­co has­ta lle­gar a Yu­ca­tán.

An­te­ayer, des­pués de un cir­cui­to sin so­bre­sal­tos por cues­tio­nes de in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en al­gu­nas re­gio­nes del país, arri­bó a Mé­ri­da, con una es­ca­la en Ux­mal, an­ti­gua ur­be prehis­pá­ni­ca ma­ya que lo de­jó, de acuer­do con sus pro­pias pa­la­bras, im­pre­sio­na­do. “Es ma­ra­vi­llo­so Ux­mal, úni­co”. En la ca­pi­tal yu­ca­te­ca el mo­to­ci­clis­ta per­noc­tó.

An­tes de sa­lir rum­bo a Ciudad del Car­men y Campeche, Tur­pin co­no­ce­ría los si­tios ar­queo­ló­gi­cos de Dzi­bil­chal­tún y Chi­chén It­zá, para pos­te­rior­men­te, ma­ña­na do­min­go con­ti­nuar su pro­lon­ga­do via­je por Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca has­ta don­de la tie­rra su­da­me­ri­ca­na se es­tre­cha, en la Pa­ta­go­nia. Lue­go, ya del la­do del mar Atlán­ti­co, ha­cer un al­to en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, don­de pla­nea abor­dar un ae­ro­plano para via­jar a otro le­jano he­mis­fe­rio, Aus­tra­lia.

Y de ahí, des­pués de ro­dear la costa aus­tra­lia­na del pe­que­ño con­ti­nen­te, pro­se­guir al de Asia, a Ja­pón, y por úl­ti­mo ir a Ru­sia, Mon­go­lia y otros paí­ses del es­te eu­ro­peo para re­tor­nar al pun­to ini­cial de su odi­sea por par­te del mundo, su ca­sa en sue­lo fran­cés, Es­tras­bur­go.—

Anthony Tur­pin, un mi­li­tar fran­cés re­ti­ra­do, que a bor­do de su mo­to­ci­cle­ta rea­li­za un re­co­rri­do por cua­tro de los cin­co con­ti­nen­tes

Anthony Tur­pin, fran­cés que a bor­do de su mo­to­ci­cle­ta es­tá de pa­so por Yu­ca­tán. Ayer vi­si­tó Pro­gre­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.