Un po­co de his­to­ria

Diario de Yucatán - - POLÍTICA Y GOBIERNO - LEÓN DÍAZ MAR­TÍN (*)

En al­gu­nas oca­sio­nes nos en­te­ra­mos de per­so­nas o per­so­na­jes que qui­zá para pre­su­mir, de­mos­trar “co­no­ci­mien­tos”, pro­yec­tar o man­te­ner ima­gen, o sim­ple­men­te lla­mar la aten­ción ha­cen de­cla­ra­cio­nes u opi­nan so­bre co­sas que po­co o na­da sa­ben. Es­to es al­go que ca­si siem­pre ocu­rre en­tre po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios al ha­blar en even­tos pú­bli­cos en los que par­ti­ci­pan o son el cen­tro del ac­to.

Es­to vie­ne a cuen­to de­bi­do a que el año pa­sa­do, cuan­do ini­ció ac­ti­vi­da­des la nue­va plan­ta cer­ve­ce­ra en las in­me­dia­cio­nes de Hu­nuc­má, se­gún cró­ni­ca del Dia­rio (ma­yo 3/2017), tam­bién se ha­bló de otra in­dus­tria y se di­jo “Hu­nuc­má tam­bién ten­drá por pri­me­ra vez en su his­to­ria una red fe­rro­via­ria por­que, (...) ade­más de la cen­tral fe­rro­via­ria de Umán, la vía se ex­ten­de­rá para que lle­gue a la zo­na in­dus­trial de Hu­nuc­má”; cra­so error co­me­ti­do tal vez por no sa­ber del te­ma o por des­co­no­ci­mien­to de una par­te de nues­tra his­to­ria.

Ha­blar de fe­rro­ca­rri­les es re­fe­rir­se a al­go de im­por­tan­cia que en su mo­men­to sig­ni­fi­có un gran ade­lan­to para nues­tro país, por­que esa in­dus­tria sig­ni­fi­có un pa­so al pro­gre­so y su­pera­ción, sin ol­vi­dar el pa­pel que ju­gó du­ran­te la re­vo­lu­ción. En el ca­so par­ti­cu­lar de nues­tra en­ti­dad, tam­bién fue de mu­cha sig­ni­fi­ca­ción pues, para or­gu­llo nues­tro y has­ta don­de se sa­be, Yu­ca­tán fue el úni­co es­ta­do de la Re­pú­bli­ca que tu­vo sus pro­pios fe­rro­ca­rri­les, cons­trui­dos por vi­sio­na­ros con de­seos de pro­gre­so y su­pera­ción, por­que yu­ca­te­cos fue­ron los in­ver­sio­nis­tas y cons­truc­to­res, y yu­ca­te­co fue el di­ne­ro que se em­pleó en la cons­truc­ción, co­mo se men­cio­na en el li­bro “Los fe­rro­ca­rri­les de Yu­ca­tán a la luz de la his­to­ria”, es­cri­to por el señor Mi­guel Vidal Ri­ve­ro, pu­bli­ca­do en 1960, y al que se acu­de en breve re­pa­so his­tó­ri­co, para co­no­ci­mien­to de mu­chos, en el que se men­cio­na a per­so­na­jes y pro­yec­tos fe­rro­via­rios para la re­gión pe­nin­su­lar, aun­que to­do aque­llo se fue ol­vi­dan­do po­co a po­co y el po­si­ble des­cui­do de la in­dus­tria fue tal has­ta lle­gar al gra­do de ser ven­di­da a la ini­cia­ti­va pri­va­da.

Co­mo se pue­de ver, el fe­rro­ca­rril a Hu­nuc­má no es na­da nue­vo, co­mo erró­nea­men­te se di­jo, co­mo tam­po­co la idea de cons­truir una vía fé­rrea al Es­ta­do de Quin­ta­na Roo, ya que de es­to úl­ti­mo se sa­be que exis­te un pro­yec­to que se hi­zo en la dé­ca­da de los 70 del si­glo pa­sa­do, que con­sis­te en un cir­cui­to Es­cár­ce­ga-Chetumal-Mé­ri­da-Es­cár­ce­ga, que bien po­dría re­to­mar­se y ac­tua­li­zar para po­ner­lo en prác­ti­ca, lo que sig­ni­fi­ca­ría tal vez un cos­to me­nor para la épo­ca de aus­te­ri­dad que se pro­po­ne.

La vía del fe­rro­ca­rril Mé­ri­da-Hu­nuc­má, o sea, un ra­mal de Umán a ese lu­gar, fue des­man­te­la­do en los años 50 del si­glo pa­sa­do, se­gún el li­bro “Nos lle­vó el tren”, de Pe­dro Eche­ve­rría V., pu­bli­ca­do en 1999.

Por lo que res­pec­ta al men­cio­na­do Tren Ma­ya, re­sul­ta un pro­yec­to am­bi­cio­so por lo po­co que se ha da­do a co­no­cer y al res­pec­to se han ex­pues­to va­rias ideas de di­ver­sos sec­to­res, pe­ro ca­da uno ha­bla por sus pro­pios in­tere­ses. El sec­tor tu­rís­ti­co ha­bla de tre­nes de pa­sa­je­ros para mo­vi­li­zar tu­ris­mo, pe­ro ha­bría que sa­ber la can­ti­dad de gen­te que vi­si­ta las zo­nas ar­queo­ló­gi­cas que se in­clu­yen en el pro­yec­to y si re­di­túa el ser­vi­cio; tam­bién se ha men­cio­na­do tre­nes mix­tos, pe­ro un tren de pa­sa­je­ros co­rre a ma­yor ve­lo­ci­dad que uno de car­ga. Ca­be se­ña­lar que lo que trans­por­te un tren de 60 uni­da­des arras­tra­das por una sola lo­co­mo­to­ra re­du­ce cos­tos y con­ta­mi­na me­nos, com­pa­ra­do con el trans­por­te ca­rre­te­ro.

Es en­ten­di­ble que el pró­xi­mo pre­si­den­te ten­ga la idea de be­ne­fi­ciar a su es­ta­do na­tal, pe­ro si se tra­ta de aus­te­ri­dad co­mo ha pre­go­na­do, tal vez lo in­di­ca­do se­ría me­jo­rar y tra­ba­jar con lo que se tie­ne.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

————— (*) Es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.