Go­bierno de es­pe­ran­za: AMLO, pre­si­den­te

Diario de Yucatán - - POLÍTICA Y GOBIERNO - MAR­CE­LO PÉ­REZ RO­DRÍ­GUEZ (*)

El 1 de di­ciem­bre An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor to­mó po­se­sión co­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co, des­pués de una ar­dua lu­cha de 12 años en bus­ca de la pre­si­den­cia y dos fa­lli­dos fra­ca­sos. Si en el ayer re­cien­te los tro­pie­zos elec­to­ra­les se de­bie­ron en mu­cho al ma­ne­jo elec­to­ral no tan trans­pa­ren­te, hoy to­do fue dis­tin­to por­que una can­ti­dad his­tó­ri­ca de vo­tan­tes, 53%, lo lle­vó al po­der pre­si­den­cial.

Una to­ma de po­se­sión his­tó­ri­ca por to­do lo di­fe­ren­te en pro­to­co­los oficialistas y pro­tec­ción des­me­di­da. No hu­bo ca­mio­ne­tas po­la­ri­za­das, ni ex­ce­so de mo­to­ci­cle­tas abrien­do el pa­so pre­si­den­cial ni aca­rrea­dos en las ca­lles o a la en­tra­da del re­cin­to le­gis­la­ti­vo. El mo­des­to au­to blan­co del fu­tu­ro man­da­ta­rio re­co­rrió las ca­lles has­ta el des­tino le­gis­la­ti­vo, mien­tras sa­lu­da­ba a la gen­te reuni­da cer­ca de la ca­sa del fu­tu­ro pre­si­den­te, en las ca­lles y ave­ni­das y a la en­tra­da del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de San Lázaro, pues desea­ban ser tes­ti­gos de ese mo­men­to iné­di­to. ————— (*) Pro­fe­sor

Ya con la ban­da pre­si­den­cial y al pro­tes­tar co­mo pre­si­den­te del país, en un dis­cur­so sen­ci­llo, de com­pro­mi­sos y con­tun­den­te con­tra el modelo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral de 36 años que “lle­vó al país a cri­sis, a la ga­lo­pan­te co­rrup­ción y a la des­ho­nes­ti­dad de los go­ber­nan­tes y de la pe­que­ña mi­no­ría que ha lu­cra­do con el in­flu­yen­tis­mo”, AMLO re­fren­dó su com­pro­mi­so con el pue­blo en la tras­for­ma­ción pa­cí­fi­ca y or­de­na­da del país.

Al­go iné­di­to tam­bién fue el su­fri­mien­to de un ex­pre­si­den­te al en­tre­gar la ban­da pre­si­den­cial y es­cu­char el dis­cur­so del su­ce­sor. Pa­re­cía un jui­cio al se­xe­nio de Pe­ña Nie­to. Su­dan­do en al­gu­nos mo­men­tos, pa­sán­do­se la mano en la fren­te o es­cri­bien­do al­go en un pa­pel, el ex­pre­si­den­te es­cu­chó pri­me­ro el agra­de­ci­mien­to por no me­ter las ma­nos en el pro­ce­so elec­to­ral, pe­ro des­pués una ava­lan­cha de crí­ti­cas y ci­fras que lo de­ja­ron im­pá­vi­do en mo­men­tos.

El pre­si­den­te ha­bló de co­rrup­ción, vio­len­cia e im­pu­ni­dad, de des­ho­nes­ti­dad de mu­chos go­ber­nan­tes y de los que han lu­cra­do con el in­flu­yen­tis­mo en los úl­ti­mos 36 años. Y le to­có di­rec­to a Pe­ña Nie­to.

Des­pués, ha­bló de la es­can­da­lo­sa deu­da ex­ter­na: si con Vi­cen­te Fox es­ta deu­da que­dó en $1.7 bi­llo­nes, con Fe­li­pe Calderón au­men­tó a la es­tra­tos­fé­ri­ca ci­fra de $5.2 bi­llo­nes y con EPN cie­rra en $10 bi­llo­nes. Otro gol­pe al ex­pre­si­den­te. Pe­ro son ci­fras que no se di­cen en los dis­cur­sos.

Esa can­ti­dad bi­llo­na­ria es es­can­da­lo­sa, más por la for­ma co­mo en los úl­ti­mos dos se­xe­nios se mul­ti­pli­ca vo­raz­men­te una deu­da que cues­ta cien­tos de millones de pe­sos de in­te­rés anual. Y es­to se da por la co­rrup­ción de go­ber­na­do­res, fun­cio­na­rios de al­to ni­vel y de­más ser­vi­do­res pú­bli­cos que en vez de ser­vir y mi­rar por el bie­nes­tar del país pre­fi­rie­ron vi­vir con lu­jos y de­rro­ches, con “mo­ches”, des­fal­cos y ro­bos des­ca­ra­dos.

Por eso la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la po­bre­za son com­pro­mi­sos que anun­ció Ló­pez Obra­dor des­de que fue can­di­da­to y re­fren­dó en sus dos dis­cur­sos, el del Con­gre­so y en el zó­ca­lo.

La co­rrup­ción se­rá de­li­to gra­ve en el ac­tual go­bierno, no co­mo an­tes cuan­do no se in­ves­ti­ga­ba o si se ha­cía y ha­bía pro­ce­sa­dos con una mul­ta sa­lían para ven­ti­lar su pro­ble­ma des­de la co­mo­di­dad de la ca­sa. ¿Cuán­tos go­ber­na­do­res y fun­cio­na­rios hay en la cár­cel de los mu­chos que de­ben es­tar? ¿Cuán­tos sa­len li­bres y si­guen su pro­ce­so fue­ra de las re­jas?

Des­pués del dis­cur­so pre­si­den­cial tam­po­co hu­bo el con­sa­bi­do be­sa­ma­nos. AMLO se fue di­rec­to a ha­blar y re­fren­dar los com­pro­mi­sos con el pue­blo, en un aba­rro­ta­do zó­ca­lo don­de la gen­te emo­cio­na­ba aplau­día, llo­ra­ba an­te la es­pe­ran­zas de un pre­si­den­te que se­ña­la­ba que él no tie­ne el de­re­cho a fa­llar­nos.

Hay mu­cha es­pe­ran­za de un pue­blo y país gol­pea­do por tan­tos go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos co­rrup­tos, de­rro­cha­do­res e in­jus­tos, que se va­lie­ron en mu­chos ca­sos de la po­bre­za para man­te­ner­se en el po­der. Aho­ra se vis­lum­bra al­go di­fe­ren­te. Es­pe­re­mos que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, im­pu­ni­dad, po­bre­za y de­más ma­les del país se ami­no­ren y erra­di­quen.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.