La tor­men­ta per­fec­ta

Diario de Yucatán - - PÁGINA EDITORIAL - JOR­GE CAS­TA­ÑE­DA (*)

Pemex se en­cuen­tra en dos vér­ti­ces de la ac­ti­vi­dad política de los úl­ti­mos días. Por un la­do, su chief fi­nan­cial of­fi­cer, Al­ber­to Velázquez Gar­cía, acom­pa­ñó al se­cre­ta­rio de Ha­cien­da en su roads­how en Nueva York la se­ma­na pa­sa­da. Por el otro, la cri­sis de abas­to de ga­so­li­na y la su­pues­ta gue­rra al “hua­chi­col” po­ne a Pemex en el cen­tro de un enig­ma: ¿qué vino pri­me­ro? ¿el desabasto, o la gue­rra?

El plan de ne­go­cios pre­sen­ta­do por Pemex en Nueva York fue re­cha­za­do por los in­ver­sio­nis­tas. El ren­di­mien­to del bono de 2027 subió 48 pun­tos ba­se, lo cual sig­ni­fi­ca que el va­lor del bono ba­jó. Pe­ro so­bre to­do, va­rias co­rre­du­rías fil­tra­ron sus im­pre­sio­nes so­bre la pre­sen­ta­ción de Velázquez Gar­cía, en­tre otras co­sas por las fal­tas de or­to­gra­fía en in­glés y su pro­pio do­mi­nio de­fec­tuo­so del idio­ma. Ha­cien­do a un la­do las con­no­ta­cio­nes cla­sis­tas y has­ta po­si­ble­men­te ra­cis­tas de es­tas apre­cia­cio­nes, el re­to es ma­yúscu­lo.

Un ejem­plo del pro­ble­ma del idio­ma en la pre­sen­ta­ción es­cri­ta de Pemex apa­re­ce en la cuar­ta lá­mi­na: “Pemex holds the right to ex­ploit ap­pro­xi­ma­tely 90% of Me­xi­co’s hy­dro­car­bon pro­ved re­ser­ves”. Es un his­pa­nis­mo; el tér­mino co­rrec­to, en in­glés, es “pro­ven”. No es gra­ve, pe­ro es muy fá­cil de evi­tar. Las de­más fal­tas, tam­bién. No tie­ne na­da de ma­lo que el CFO de una em­pre­sa del ta­ma­ño de Pemex no ha­ble in­glés co­rrec­ta­men­te; pa­ra eso hay in­tér­pre­tes. No con­tra­tó a nin­guno.

Cir­cu­la en muchos círcu­los, tan­to en México co­mo en Estados Unidos, una ver­sión al­ter­na­ti­va de la gue­rra con­tra el “hua­chi­col”. Es so­bre to­do producto de un cam­bio de se­cuen­cia, y de fac­to­res cau­sa­les. La hi­pó­te­sis, que ha­go mía, es que pri­me­ro ————— (*) Ex­can­ci­ller y ana­lis­ta po­lí­ti­co vino la de­ci­sión pre­si­den­cial de sus­pen­der las im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo cru­do li­ge­ro, que se mez­cla, so­bre to­do, en la re­fi­ne­ría de Tu­la, con el pe­sa­do me­xi­cano Ma­ya. Por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, aními­cas, his­tó­ri­cas y eco­ló­gi­cas, Ló­pez Obra­dor to­mó la de­ci­sión a fi­na­les de no­viem­bre y prin­ci­pios de di­ciem­bre de re­du­cir dra­má­ti­ca­men­te, co­mo in­for­mó “The Wall Street Jour­nal”, las im­por­ta­cio­nes de cru­do li­ge­ro. Se re­fi­na­ba prin­ci­pal­men­te en Tu­la.

Asi­mis­mo, por otros mo­ti­vos, el su­mi­nis­tro del adi­ti­vo MTB-I o E a la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca se sus­pen­dió tam­bién en esas fe­chas, de tal suer­te que pa­ra me­dia­dos de di­ciem­bre tan­to Tu­la co­mo Sa­la­man­ca se en­con­tra­ban ce­rra­das. Pa­ra la ter­ce­ra se­ma­na de di­ciem­bre, se vis­lum­bra­ba una si­tua­ción crí­ti­ca de desabasto, y fue esa la que pro­vo­có la de­ci­sión del cie­rre de duc­tos y de echar­le la cul­pa de to­do al “hua­chi­col”, o la gue­rra con­tra el mis­mo. Pri­me­ro vino el desabasto, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas; des­pués la de­ci­sión de la gue­rra y el cie­rre de duc­tos, im­pro­vi­sa­da y pre­ci­pi­ta­da. Una vez ce­rra­dos los duc­tos, tam­bién se pro­du­jo un desabasto de ga­so­li­nas, por la di­fi­cul­tad de des­car­gar las en­tre­gas en los puer­tos del Gol­fo, pe­ro tam­bién por una de­ci­sión de AMLO. Los me­dios ex­tran­je­ros in­for­ma­ron de­bi­da­men­te de la can­ti­dad de bu­que­tan­ques va­ra­dos en Tux­pan y Coat­zal­coal­cos.

En es­ta hi­pó­te­sis, la gue­rra con­tra el “hua­chi­col” se ade­lan­ta co­mo cor­ti­na de hu­mo; no por va­len­tía, com­ba­te a la co­rrup­ción ni na­da por el es­ti­lo. Se pa­re­ce mu­cho a la gue­rra de Fe­li­pe Cal­de­rón con­tra el nar­co: la vio­len­cia no pro­vo­có la gue­rra; la gue­rra pro­vo­có la vio­len­cia. Aquí, el desabasto pro­vo­có la gue­rra; la gue­rra no ha si­do un cos­to inevi­ta­ble y acep­ta­ble de la gue­rra.

De con­fir­mar­se es­ta hi­pó­te­sis, el fin de la cri­sis no es in­mi­nen­te. Pue­de tar­dar va­rios días, si no es que se­ma­nas. Qui­zás por ello, la je­fa de go­bierno de Ciu­dad de México su­gi­rió —no im­pu­so— un mé­to­do más efi­cien­te pa­ra que ca­da ca­pi­ta­lino se abas­tez­ca de ga­so­li­na.

Los que ten­gan en­go­ma­do de ve­ri­fi­ca­ción de co­lor azul, po­drían car­gar el lu­nes; los de ama­ri­llo, el mar­tes, los de rosa, el miér­co­les, y así su­ce­si­va­men­te. Se evi­ta­rían co­las ex­ce­si­vas, de­mo­ras eter­nas, y po­si­bles ro­ces en­tre con­su­mi­do­res exas­pe­ra­dos. En buen cas­te­llano, sin an­gli­cis­mos, es­to se lla­ma ra­cio­na­mien­to. Es­to exis­te en Cu­ba des­de los años se­sen­ta, y es mu­cho más jus­to que el or­den que im­po­ne el mercado. No muy efi­cien­te y mo­derno, que di­ga­mos.— Ciu­dad de México

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.