De­fen­sa del te­rri­to­rio ma­ya

Diario de Yucatán - - PÁGINA EDITORIAL - RO­DRI­GO LLA­NES SA­LA­ZAR (*) ro­dri­go.lla­[email protected] @ Ro d L l a n e s

El 13 de enero de 2018 se con­for­mó en Mé­ri­da la Asam­blea de De­fen­so­res del Te­rri­to­rio Ma­ya Múuch’ Xíin­bal. A aque­lla pri­me­ra asam­blea asis­tie­ron cam­pe­si­nos y eji­da­ta­rios de San Jo­sé Tip­ceh, Pe­to, Va­lla­do­lid, Sa­ca­lum, Dzo­not Ca­rre­te­ro, Dzi­lam de Bra­vo, Si­nan­ché, Su­ma de Hidalgo, So­tu­ta, Chu­ma­yel, Te­kax, Cho­cho­lá y Ho­pel­chén, así co­mo al­gu­nos aca­dé­mi­cos e in­te­gran­tes de or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. La preo­cu­pa­ción co­mún de to­das las per­so­nas pre­sen­tes era el de­sa­rro­llo de “me­ga­pro­yec­tos”, prin­ci­pal­men­te de ener­gías re­no­va­bles, a lo lar­go de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán.

Pe­dro Uc, pro­fe­sor, es­cri­tor y ac­ti­vis­ta ma­ya ori­gi­na­rio de Buc­tzotz y uno de los con­vo­can­tes a la con­for­ma­ción de la Asam­blea, se re­fi­rió al de­sa­rro­llo de di­chos me­ga­pro­yec­tos co­mo una “in­va­sión al te­rri­to­rio ma­ya”, por lo que in­vi­tó a or­ga­ni­zar­se. Las em­pre­sas que lle­gan a ha­cer ne­go­cios lo ha­cen con en­ga­ños y ma­ni­pu­la­ción, de­nun­ció.

La Asam­blea Múuch’ Xíin­bal se de­fi­ne en su pá­gi­na en in­ter­net co­mo “mu­je­res y hombres ma­yas de di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, ma­yor­men­te eji­da­ta­rios y cam­pe­si­nos que ven afec­ta­dos el te­rri­to­rio pe­nin­su­lar por me­ga­pro­yec­tos de par­ques eó­li­cos y fo­to­vol­tai­cos im­ple­men­ta­dos por em­pre­sas que al clá­si­co mo­do con­quis­ta­dor lle­gan a arre­ba­tar nues­tras tie­rras pa­ra desa­rro­llar su ne­go­cio”.

En cier­to sen­ti­do, se tra­ta de una or­ga­ni­za­ción her­ma­na de la Ar­ti­cu­la­ción de Ener­gía Re­no­va­ble de Yu­ca­tán. Crea­da en 2017 por aca­dé­mi­cos, in­te­gran­tes de la so­cie­dad ci­vil y de co­mu­ni­da­des, la Ar­ti­cu­la­ción tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos “pro­mo­ver el de­ba­te pú­bli­co plu­ral so­bre mo­de­los de de­sa­rro­llo y uso del te­rri­to­rio en re­la­ción con los pro­yec­tos ener­gé­ti­cos” y “de­fen­der el de­re­cho de la par­ti­ci­pa­ción ciudadana y su ac­ce­so a la in­for­ma­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes y en la im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos ener­gé­ti­cos”.

De acuer­do con la Ar­ti­cu­la­ción, ac­tual­men­te hay por lo me­nos 22 pro­yec­tos de ener­gía eó­li­ca y so­lar en de­sa­rro­llo en Yu­ca­tán. Co­mo ha in­for­ma­do Dia­rio de Yu­ca­tán, dos par­ques eó­li­cos ya es­tán en ope­ra­ción: el de Dzi­lam de Bra­vo y el de Ti­zi­mín, que ge­ne­ran 70 y 84 megavatios dia­rios de ener­gía res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién se ha anun­cia­do que en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año en­tra­rán en fun­cio­nes otros tres par­ques y el Pro­gra­ma pa­ra el De­sa­rro­llo del Sis­te­ma Eléc­tri­co Na­cio­nal es­ti­ma que, pa­ra 2032, en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán es­ta­rán ins­ta­la­dos 32 pro­yec­tos de ener­gía re­no­va­ble.

A pri­me­ra vis­ta, el de­sa­rro­llo de ener­gías re­no­va­bles en Yu­ca­tán pa­re­ce al­go po­si­ti­vo. Ade­más, una ————— (*) In­ves­ti­ga­dor del Ceph­cis-UNAM de las prin­ci­pa­les de­man­das de los em­pre­sa­rios del Es­ta­do es que dis­mi­nu­yan las al­tas tarifas eléc­tri­cas, a lo que el se­cre­ta­rio de Fo­men­to Eco­nó­mi­co del Es­ta­do ha res­pon­di­do que la úni­ca for­ma es pro­du­cien­do ener­gía lim­pia (D. de. Y., 3-1-19).

Sin em­bar­go, la Ar­ti­cu­la­ción y la Asam­blea Múuch’ Xíin­bal han se­ña­la­do, do­cu­men­ta­do y de­nun­cia­do va­rios de los problemas re­la­cio­na­dos con el de­sa­rro­llo de par­ques de ener­gía eó­li­ca y so­lar en Yu­ca­tán. Pa­ra em­pe­zar, es­tos pro­yec­tos se di­se­ñan de ma­ne­ra ver­ti­cal, con cri­te­rios fi­nan­cie­ros y téc­ni­cos, sin tomar en cuen­ta a las co­mu­ni­da­des y los im­pac­tos so­cia­les, cul­tu­ra­les y am­bien­ta­les, lo que re­sul­ta preo­cu­pan­te en una re­gión di­ver­sa y vul­ne­ra­ble co­mo Yu­ca­tán.

Otros de los problemas son que se ha vio­la­do el ar­tícu­lo 19 de la Ley de Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca que or­de­na ela­bo­rar una Eva­lua­ción Am­bien­tal Es­tra­té­gi­ca de ca­rác­ter re­gio­nal; que va­rios de los per­mi­sos se han ob­te­ni­do de ma­ne­ra irre­gu­lar y que las eva­lua­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal, de im­pac­to so­cial y las con­sul­tas a co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas se han rea­li­za­do igual con va­rios problemas, en­tre ellos, la fal­ta de in­for­ma­ción cla­ra y cul­tu­ral­men­te ade­cua­da. Asi­mis­mo, los con­tra­tos son su­ma­men­te de­sigua­les: mien­tras que las em­pre­sas se lle­van la ma­yor par­te de las ganancias, las co­mu­ni­da­des re­ci­ben co­mo principal be­ne­fi­cio un ba­jo in­gre­so por la ren­ta de sus tie­rras.

En es­te es­ce­na­rio, la Asam­blea Múuch’ Xíin­bal, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ha cen­tra­do sus ac­ti­vi­da­des en la de­fen­sa del te­rri­to­rio. Pa­ra ello, han rea­li­za­do asam­bleas en di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des de la Pe­nín­su­la, a tra­vés de las cua­les per­so­nas afec­ta­das por los pro­yec­tos de ener­gía han po­di­do en­trar en con­tac­to. Aca­so su principal ac­ti­vi­dad, en pa­la­bras de Pe­dro Uc, sea la vi­si­ta a pue­blos afec­ta­dos pa­ra in­for­mar­les so­bre los im­pac­tos de los pro­yec­tos. “Lo más que podemos pre­su­mir es el con­tac­to con los pue­blos”, di­ce Uc.

A di­fe­ren­cia de al­gu­nos crí­ti­cos del de­sa­rro­llo de ener­gías re­no­va­bles en Yu­ca­tán que pro­po­nen que los eji­dos de­ben re­ci­bir ma­yo­res mon­tos por la ren­ta de sus tie­rras, uno de los acuer­dos fun­da­men­ta­les de Múuch’ Xíin­bal es que “no ven­de­mos ni ren­ta­mos la tie­rra”: “No lu­cha­mos por al­gu­na ne­go­cia­ción por el precio de la tie­rra, nues­tra tie­rra no es ne­go­cia­ble, no que­re­mos ser des­po­ja­dos de ella por­que es la fuen­te de nues­tra vi­da, de nues­tra ali­men­ta­ción, de nues­tro apren­di­za­je, de nues­tra len­gua y cul­tu­ra, por eso no podemos es­tar fue­ra de ella ni per­mi­tir que sea las­ti­ma­da”.

Es­te acuer­do, jun­to con su po­si­ción apar­ti­dis­ta (“No a los par­ti­dos po­lí­ti­cos”), ha lle­va­do a al­gu­nas per­so­nas a ca­li­fi­car a Múuch’ Xíin­bal de “ra­di­ca­les”. Pe­dro Uc es cons­cien­te de ello y re­co­no­ce que es una po­si­ción pro­ble­má­ti­ca pa­ra tra­ba­jar en los pue­blos. De acuer­do con Uc, en las co­mu­ni­da­des se en­fren­tan a la fal­ta de in­for­ma­ción en­tre la gen­te, a la po­bre­za y a la pre­va­len­cia de un es­pí­ri­tu de con­su­mis­mo. Así, en muchos ca­sos son los pro­pios co­mi­sa­rios ejida­les quie­nes venden o ren­tan la tie­rra. “La mis­ma gen­te ha es­ta­do en­tre­gan­do la tie­rra”, di­ce Uc. Los em­pre­sa­rios e in­ter­me­dia­rios (“co­yo­tes”) de los pro­yec­tos, se­ña­la, se apro­ve­chan de es­ta si­tua­ción, lu­cran­do con la po­bre­za por me­dio de con­tra­tos que re­sul­tan po­co com­pren­si­bles pa­ra los eji­da­ta­rios. “El es­pa­ñol que ha­bla­mos no sir­ve pa­ra en­ten­der con­tra­tos, pa­la­bras co­mo ‘usu­fruc­to’”, me co­men­ta Uc. Así, la gen­te, a pe­sar de no en­ten­der los con­tra­tos, los firma por­que se es­tá re­par­tien­do di­ne­ro.

En un con­tex­to de po­bre­za e in­clu­so de ex­tre­ma po­bre­za, los cientos de pesos que re­ci­ban los eji­da­ta­rios por la ren­ta de sus hec­tá­reas re­pre­sen­tan una de las po­cas fuen­tes de in­gre­so se­gu­ras en mu­chas lo­ca­li­da­des.

Pe­ro la po­bre­za, el anal­fa­be­tis­mo y el es­pí­ri­tu de con­su­mis­mo no son los úni­cos problemas pa­ra la de­fen­sa del te­rri­to­rio. De acuer­do con Uc, ade­más de las em­pre­sas y los co­yo­tes que pro­mue­ven los pro­yec­tos de ener­gía, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, las re­li­gio­nes e in­clu­so las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil tam­bién pre­sen­tan problemas.

En ese es­ce­na­rio, Múuch’ Xíin­bal tam­bién ha asu­mi­do co­mo he­rra­mien­tas de de­fen­sa la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción en in­ter­net y re­des so­cia­les, así co­mo la alian­za con otras or­ga­ni­za­cio­nes y la vía ju­rí­di­ca. De acuer­do con Uc, las re­des so­cia­les sir­ven pa­ra co­nec­tar y cir­cu­lar in­for­ma­ción. En su pá­gi­na en in­ter­net com­par­ten ar­tícu­los de opi­nión, no­ti­cias y do­cu­men­tos so­bre el te­ma.

Fi­nal­men­te, en un con­tex­to en el que ca­si to­das las lu­chas so­cia­les pa­san por los tri­bu­na­les, Múuch’ Xíin­bal tam­bién ha apos­ta­do por la vía ju­rí­di­ca. Re­cu­pe­ro unas pa­la­bras de Uc al res­pec­to: “Nos ur­ge un des­pa­cho ju­rí­di­co a ni­vel pe­nin­su­lar que pue­da res­pon­der a los problemas de la Pe­nín­su­la (...) es un sue­ño, ca­si una uto­pía”.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.