“Pue­de cos­tar­le ca­ro”

La fal­ta de un com­ba­te real a la co­rrup­ción en­via­ría un mal men­sa­je del go­ber­na­dor a los yu­ca­te­cos, ad­vier­ten en un fo­ro de Gru­po Me­ga­me­dia.— Ecos de las em­pre­sas fan­tas­ma

Diario de Yucatán - - ESPECIAL -

En opi­nión del maes­tro An­to­nio Sal­ga­do Bor­ge, el go­ber­na­dor Mau­ri­cio Vi­la Do­sal tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad política muy gran­de en el te­ma de las de­nun­cias por des­fal­cos de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior y se de­be unir a las vo­ces que exi­gen que se llegue has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias en esos ca­sos.

Si no es así, apun­tó el ana­lis­ta po­lí­ti­co y edi­to­ria­lis­ta del Dia­rio, la de­cep­ción so­cial en tér­mi­nos po­lí­ti­cos pue­de cos­tar­le ca­ro al man­da­ta­rio, con la se­ñal de que “no pa­sa na­da”.

La pro­fe­so­ra Blanca Es­tra­da Mo­ra, in­te­gran­te del gru­po pro­mo­tor del pro­yec­to ciu­da­dano ¡Ya Bas­ta!, sub­ra­yó que has­ta aho­ra el go­ber­na­dor na­da ha di­cho so­bre las em­pre­sas fan­tas­ma crea­das du­ran­te el se­xe­nio an­te­rior y ha­ce no­tar que las de­nun­cias anun­cia­das el mar­tes pasado, en rue­da de pren­sa, se re­fie­ren úni­ca­men­te a lo hallado du­ran­te los pro­ce­sos de entrega-re­cep­ción.

“Bueno, a lo me­jor hay que aco­mo­dar va­rias co­sas, no va­ya a ser que al­gu­na de esas em­pre­sas fan­tas­ma que ha do­cu­men­ta­do Gru­po Me­ga­me­dia le ha­ya fac­tu­ra­do tam­bién al an­te­rior Ayun­ta­mien­to”, en­fa­ti­zó la pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Co­lo­nos Ur­ba­nos de Yu­ca­tán (Fe­cuy).

El doc­tor Freddy Es­pa­das So­sa, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal (UPN), se­ña­ló que Vi­la Do­sal de­bió in­ter­ve­nir rá­pi­da­men­te cuan­do Cen­tral 9, la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Pe­rio­dís­ti­ca de Gru­po Me­ga­me­dia, dio a co­no­cer los pri­me­ros re­por­ta­jes so­bre la red fan­tas­ma. El he­cho de no ha­cer­lo, in­di­có, dio lu­gar a sos­pe­chas.

El li­cen­cia­do Asís Cano Ce­ti­na, presidente del Co­mi­té Di­rec­ti­vo Es­ta­tal del PAN, con­si­de­ró que con el anun­cio de las de­nun­cias el go­bierno de Mau­ri­cio Vi­la dio un gran pa­so que con­tras­ta con el “fe­roz com­ba­te a la co­rrup­ción” de su an­te­ce­sor, que no de­ri­vó ni en de­nun­cias ni en san­cio­nes.

Es­tos con­cep­tos fue­ron for­mu­la­dos du­ran­te el fo­ro que, co­mo pu­bli­ca­mos ayer, reali­zó Gru­po Me­ga­me­dia con mo­ti­vo de los cien pri­me­ros días de la ad­mi­nis­tra­ción que en­ca­be­za Vi­la Do­sal.

Se pre­gun­tó a los in­vi­ta­dos có­mo ca­li­fi­can el pa­pel del go­ber­na­dor fren­te a las de­nun­cias de co­rrup­ción de la ad­mi­nis­tra­ción que le an­te­ce­dió. Ofre­ce­mos una sín­te­sis de las res­pues­tas, en el or­den en que fue­ron pre­sen­ta­das:

Asís Cano.— Me pa­re­ce que es­te pri­mer pa­so que da el go­bierno va por la di­rec­ción co­rrec­ta, al pre­sen­tar de­nun­cias pre­ci­sa­men­te en mu­chas de las áreas don­de pe­rio­dís­ti­ca­men­te (se re­fe­ría a nues­tras pu­bli­ca­cio­nes de la red fan­tas­ma) se ha da­do un gran avan­ce.

Es­to nos per­mi­ti­rá eva­luar con la so­cie­dad ci­vil, la aca­de­mia y los par­ti­dos po­lí­ti­cos la efi­ca­cia del Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción. Es de­cir, es­pe­ra­mos la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de otros ac­to­res que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des con­cre­tas pa­ra po­der ce­rrar el círcu­lo del com­ba­te a la co­rrup­ción.

El anun­cio que hi­zo el go­bierno del Es­ta­do (de las de­nun­cias) es un gran pa­so. Qui­zás cien días es po­co tiem­po pa­ra eva­luar a un go­bierno, pe­ro si to­ma­mos co­mo pun­to de com­pa­ra­ción la pro­me­sa de com­ba­te fe­roz a la co­rrup­ción de ha­ce seis años, que no de­ri­vó en nin­gu­na san­ción o de­nun­cia, hoy es­ta­mos an­te una ac­ción con­cre­ta y me­di­ble, que es­tá a la vis­ta.

An­to­nio Sal­ga­do.— Es po­si­ti­vo es­te anun­cio (la ac­ción ju­di­cial). Al me­nos re­co­no­ce el go­ber­na­dor, por fin, to­da la la­bor pe­rio­dís­ti­ca que han venido realizando us­te­des. Bá­si­ca­men­te de aquí (el Dia­rio) ha sa­li­do to­da la do­cu­men­ta­ción que sus­ten­ta la exis­ten­cia de es­ta red.

Sin em­bar­go, me per­mi­to ser es­pe­cí­fi­co, en pri­mer lu­gar por­que lla­ma la aten­ción lo tar­de que ocu­rre es­ta reac­ción. Tu­vie­ron que pa­sar quin­ce en­tre­gas (pe­rio­dís­ti­cas) y dos me­ses y me­dio aproximadamente (de las pu­bli­ca­cio­nes) pa­ra que hu­bie­ra si­quie­ra un po­si­cio­na­mien­to.

Mau­ri­cio Vi­la tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad política y se de­be unir a las vo­ces de la so­cie­dad que va­mos a exi­gir que es­tas ins­ti­tu­cio­nes in­ves­ti­guen has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias y sean se­rias en su tra­ba­jo.

Y fi­nal­men­te, creo que la tar­dan­za de Mau­ri­cio Vi­la en

re­co­no­cer es­to tie­ne efec­tos. El men­sa­je que se dio has­ta ayer es “to­do se va­le, no pa­sa na­da”. Es­te men­sa­je era con­sis­ten­te con la po­si­ción que el PAN, y creo que Mau­ri­cio Vi­la, adop­ta­ron du­ran­te la gu­ber­na­tu­ra de Ro­lan­do Za­pa­ta. Pa­re­cía una “con­ti­nui­tis” de la amis­tad... Pal­ma­das en la es­pal­da y ce­ro co­men­ta­rios crí­ti­cos al pa­pel de los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos.

Si es­to va a cam­biar o no, es al­go que se ten­drá que mos­trar pron­to, por­que el men­sa­je de la so­cie­dad es im­por­tan­te. La de­cep­ción en tér­mi­nos po­lí­ti­cos pue­de cos­tar­le ca­ro al go­ber­na­dor, pe­ro creo que el efec­to más con­cre­to y pal­pa­ble es la fal­ta de com­ba­te real a la co­rrup­ción. Es de­cir, la se­ñal que se man­da es: no pa­sa na­da, per­do­na­mos a los de an­tes. Así, tal vez los fun­cio­na­rios ac­tua­les se sien­tan ani­ma­dos a con­ti­nuar con ese ti­po de com­por­ta­mien­tos.

Creo que no es su­fi­cien­te pre­sen­tar cier­to ti­po de de­nun­cias. Es­tas de­nun­cias tie­nen que ser bien sus­ten­ta­das, tie­nen que abar­car to­dos los ni­ve­les, tie­nen que lle­gar al fon­do del en­tra­ma­do de la red de que se es­tá ha­blan­do y tie­nen que ir acom­pa­ña­das por una po­si­ción política fuer­te en­ca­be­za­da por el go­ber­na­dor del Es­ta­do.

Blanca Es­tra­da.— Em­pie­zo por de­cir que an­do “he­cha pe­lo­tas” con es­to. Tex­tual­men­te nos di­cen (en la pre­gun­ta plan­tea­da) có­mo se ca­li­fi­ca la pos­tu­ra del go­ber­na­dor an­te las de­nun­cias de co­rrup­ción. Lo que pa­sa es que se han he­cho mu­chas de­nun­cias, des­de per­so­nas que se que­jan “en el Fa­ce”, di­cien­do que ta­les pla­zas se die­ron de ma­ne­ra irre­gu­lar o ya se lle­va­ron tal co­sa, has­ta las de­nun­cias pú­bli­cas que ha he­cho Gru­po Me­ga­me­dia. A par­tir de ayer (el mar­tes pasado, día en que se an­ti­ci­pa­ron las de­nun­cias del go­bierno), mi con­fu­sión aumenta. Eso no tie­ne na­da que ver con otras de­nun­cias an­te­rio­res. Nos con­ta­ron lo que nos qui­sie­ron contar, de pre­sun­tos fal­tan­tes en­con­tra­dos du­ran­te el pro­ce­so de entrega-re­cep­ción.

A es­te pro­ce­so no tie­ne ac­ce­so cual­quie­ra, so­la­men­te la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te. A lo me­jor esos 500 mi­llo­nes de pesos son la su­ma que les dio por­que en la de­pen­den­cia tal les fal­tan cin­co ca­mio­ne­tas y en la de­pen­den­cia tal faltaron diez compu­tado­ras en re­la­ción con lo que tie­nen in­ven­ta­ria­do.

Si la pre­gun­ta se re­fie­re a la pos­tu­ra del ac­tual ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo an­te las de­nun­cias do­cu­men­ta­das so­bre las lla­ma­das em­pre­sas fan­tas­ma, en­ton­ces dis­cúl­pen­me, no ha di­cho na­da. Hay un ab­so­lu­to si­len­cio. Na­die se ha re­fe­ri­do en lo ab­so­lu­to a ese te­ma.

Lo de ayer es­pe­cí­fi­ca­men­te es so­bre el pro­ce­so de entrega-re­cep­ción, y en un pro­ce­so de es­te ti­po el fal­tan­te no tie­ne que ver con las em­pre­sas fan­tas­ma.

Freddy Es­pa­das.— To­da es­ta in­da­ga­to­ria que se es­tá co­men­tan­do so­bre las de­nun­cias pú­bli­cas, do­cu­men­ta­das, con­du­ce a que es­ta­mos fren­te a “Alí Ba­bá y los 40 la­dro­nes”, una ban­da de fas­ci­ne­ro­sos, y se com­prue­ba, se­gún las de­cla­ra­cio­nes de la con­tra­lo­ra, que hay des­víos de más de $500 mi­llo­nes.

Des­de lue­go, no de­ja de ser sos­pe­cho­sí­si­mo que an­te las pri­me­ras de­nun­cias que dio a co­no­cer Cen­tral 9 so­bre es­te es­cán­da­lo de co­rrup­ción el go­ber­na­dor no di­jo na­da. De­bió ha­blar a tiem­po pa­ra dar cer­te­za so­bre su pos­tu­ra y sa­lir a de­cir que se in­ves­ti­ga­rá, que se lle­ga­rá al fon­do de es­te asun­to y se cas­ti­ga­rá con­for­me a la ley. Es lo mínimo que de­bió sa­lir a de­cir cuan­do las de­nun­cias comenzaron a aflo­rar.

Fue excesivamente cau­te­lo­so y pru­den­te —“ca­lla­di­to se ve más bo­ni­to”—, lo cual, ob­via­men­te, ge­ne­ró mu­cha sus­cep­ti­bi­li­dad en la so­cie­dad y sos­pe­chas de acuer­dos in­con­fe­sa­bles.

Sin em­bar­go, con­ce­de­mos el be­ne­fi­cio de la du­da. A ver qué ha­rán el fis­cal an­ti­co­rrup­ción y el au­di­tor su­pe­rior.

La pos­tu­ra del go­ber­na­dor fren­te a es­tos en­tes au­tó­no­mos de­be ser la de exi­gir­les que ac­túen. Creo que es una gran prue­ba.

Las pro­me­sas

Los in­vi­ta­dos tam­bién res­pon­die­ron a una pre­gun­ta so­bre el cum­pli­mien­to de las pro­me­sas de campaña de Mau­ri­cio Vi­la. En otro lu­gar de es­ta pá­gi­na ofre­ce­mos un extracto de sus opi­nio­nes.

En yu­ca­tan.com.mx pre­sen­ta­mos una ver­sión más am­plia.— ÁN­GEL NOH ES­TRA­DA

“Es­ta­mos fren­te a Alí Ba­bá y los 40 la­dro­nes... fas­ci­ne­ro­sos...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.