TRAT­TO­RIA LA PAS­TA NOR­TE ALES­SAN­DRO DOL­FI

Pa­cien­cia y cons­tan­cia han si­do dos cla­ves pa­ra el éxi­to del chef ita­liano Ales­san­dro Dol­fi, quien com­bi­na és­ta y su fa­ce­ta de em­pre­sa­rio con los res­tau­ran­tes Trat­to­ria La Pas­ta de Pa­seo de Mon­te­jo y Nor­te.

Diario de Yucatán - Plan B - - ESPECIAL -

La cons­tan­cia y se­gu­ri­dad en sí mis­mo le han lle­va­do a crear un pres­ti­gio, el cual re­afir­ma al con­tar con po­si­ti­va acep­ta­ción, pe­ro ¿cuá­les fue­ron los orí­ge­nes de Ales­san­dro? ¿Fue el año­ro de su pa­tria lo que lo con­du­jo a abrir un res­tau­ran­te de co­mi­da tí­pi­ca pro­ve­nien­te de la pe­nín­su­la itá­li­ca? “He pa­sa­do mu­chos años de mi vi­da via­jan­do; pre­ci­sa­men­te, ésa es una de mis pa­sio­nes —cuen­ta en en­tre­vis­ta—, pe­ro la prin­ci­pal me la he­re­dó mi abue­la Anna: ¡Cocinar! Des­de chi­co apren­dí to­dos los se­cre­tos de la au­tén­ti­ca co­ci­na ca­se­ra ita­lia­na. Em­pe­cé a los 19 años tra­ba­jan­do en co­ci­nas de to­da Eu­ro­pa; abrí cua­tro res­tau­ran­tes en Es­pa­ña e In­gla­te­rra. A los 28, de­ci­dí cru­zar el océano y lle­gué a Mé­ri­da”.

A su arri­bo a la ca­pi­tal de Yu­ca­tán, el chef ita­liano de­ci­dió con­fiar en sus raí­ces y, ha­cien­do ga­la de los do­tes pa­ra cocinar y la con­fian­za en sí mis­mo, in­ten­tó una fór­mu­la clá­si­ca, la de una “Trat­to­ria”, que así se le lla­ma a los pe­que­ños res­tau­ran­tes de su país que sir­ven co­mi­da ca­se­ra a buen pre­cio en una ins­ta­la­ción có­mo­da y fa­mi­liar.

Así na­ció “Trat­to­ria La Pas­ta”. “Nues­tra es­pe­cia­li­dad es la pas­ta he­cha en ca­sa, con una re­ce­ta de más de 100 años. Em­pe­cé en 2009 con 5 me­sas de plás­ti­co en un Pa­seo de Mon­te­jo ca­si aban­do­na­do. No fue na­da fá­cil al prin­ci­pio: con ciu­dad nue­va, una es­po­sa em­ba­ra­za­da y un pe­que­ño res­tau­ran­te de pas­ta, pe­ro el buen tra­ba­jo dio sus fru­tos”. Cons­tan­cia, pa­cien­cia y tra­ba­jo fue­ron los in­gre­dien­tes que es­te em­pre­sa­rio mez­cló en su vi­da pa­ra al­can­zar el éxi­to. Po­co a po­co, su es­po­sa, Ro­mi­na Me­di­na, le ayu­dó a cocinar la historia. La hi­ja de am­bos na­ció al po­co tiem­po de abrir el res­tau­ran­te y se le lla­mó en ho­nor a quien en­se­ñó al chef ita­liano a cocinar las recetas cen­te­na­rias de las pas­tas he­chas en ca­sa. Ales­san­dro y Ro­mi­na co­men­za­ron el ne­go­cio in­fil­trán­do­se a la opi­nión de sus clien­tes, ha­cien­do ga­la de su pa­cien­cia y me­jo­ran­do ca­da día. “Las bue­nas crí­ti­cas son siem­pre bien acep­ta­das, pe­ro pa­ra mí son mu­cho más im­por­tan­tes las ma­las, por­que a lo lar­go de es­tos 10 años son las que me ayu­da­ron a ser lo que soy y a

me­jo­rar mu­chí­si­mo nues­tra ca­li­dad de la co­mi­da. Los clien­tes que te ha­blan pa­ra acon­se­jar­te son la me­jor ar­ma que pue­des uti­li­zar pa­ra el bien de tu ne­go­cio”, di­ce. Me­jo­rar los pro­duc­tos día tras día plan­tea­ba ser un re­to, pe­ro tam­bién to­ma­ba im­por­tan­cia dar un buen ser­vi­cio. Crear un buen cli­ma de tra­ba­jo ayu­dó al aho­ra em­pre­sa­rio a lo­grar su co­me­ti­do. “Los em­plea­dos tra­ba­jan con­ti­go, no pa­ra ti. Lo bueno de tra­ba­jar con no­so­tros es el diá­lo­go. Siem­pre hay diá­lo­go en­tre com­pa­ñe­ros, y diá­lo­go con­mi­go y mi es­po­sa Ro­mi­na pa­ra po­der me­jo­rar o so­lu­cio­nar pro­ble­mas. A dia­rio ha­bla­mos con to­dos nues­tros em­plea­dos”. Con­ser­var esen­cia y sa­bor, a la par del ser­vi­cio in­me­jo­ra­ble en ubi­ca­ción ex­qui­si­ta, hi­cie­ron con­sa­grar a “Trat­to­ria La Pas­ta” co­mo un res­tau­ran­te con­sen­ti­do en­tre los me­ri­da­nos y ex­tran­je­ros que ca­mi­na­ban por la em­ble­má­ti­ca ave­ni­da don­de se ubi­ca la lo­ca­ción, que en 2013 tu­vo una re­mo­de­la­ción. “El pa­sa­pa­la­bra lo hi­zo ca­si to­do; no fue rá­pi­do, pe­ro sí exi­to­so. El Pa­seo de Mon­te­jo se reac­ti­vó gra­cias a la in­mi­gra­ción y tu­ris­mo ex­tran­je­ros. Aho­ra ten­go una ma­ra­vi­llo­sa hi­ja de 9 años, Anna (co­mo mi abue­la), y una so­cia, mi es­po­sa, que me ayu­da en prác­ti­ca­men­te to­do. Lo lo­gra­mos, y va­mos por más”. Fue pre­ci­sa­men­te en es­te pun­to que Ales­san­dro se mo­ti­va a con­tar de su nue­vo res­tau­ran­te: Trat­to­ria La Pas­ta Nor­te. “Creo que des­pués de tan­to tiem­po vi­vien­do en Mé­ri­da, ne­ce­si­ta­ba nue­vos re­tos y es­tí­mu­los. Abri­mos ha­ce 3 me­ses y sor­pren­dió lo bien que reac­cio­nó la gen­te; to­dos me co­men­tan que se sien­ten có­mo­dos ¡Co­mo en ca­sa!”. En esa nue­va lo­ca­ción, al me­nú se le agre­ga­ron dos no­ve­da­des im­por­tan­tes: la piz­za es­ti­lo na­po­li­tano, he­cha al horno de le­ña im­por­ta­do de Ita­lia, y los cor­tes de carne a la pa­rri­lla ita­lia­nos, ar­gen­ti­nos y me­xi­ca­nos de la me­jor ca­li­dad. “Apar­te de es­to, nues­tro me­nú in­clu­ye en­sa­la­das, en­tra­das, pos­tres y una carta de vi­nos y li­co­res in­ter­na­cio­na­les. Por eso nues­tro es­lo­gan es “Trat­to­ria La Pas­ta, lo te­ne­mos to­do”. Al con­cep­to de Trat­to­ria se le agre­gó una te­rra­za/bar con mú­si­ca en vi­vo, pan­ta­llas y pis­ci­na. “In­vi­ta­mos to­dos los que ya nos co­no­cen y aque­llos que to­da­vía no nos vi­si­ta­ron, a co­no­cer nues­tra nue­va su­cur­sal Trat­to­ria La Pas­ta Nor­te pa­ra que dis­fru­ten de una rica co­mi­da ita­lia­na al bor­de de la pis­ci­na y es­cu­chan­do mú­si­ca en vi­vo”, fi­na­li­za Ales­san­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.