ATEN­CIÓN AL RE­CIÉN NA­CI­DO FRAN­CIS­CO GONZÁLEZ MARTÍNEZ

El pe­dia­tra neo­na­tó­lo­go Fran­cis­co González Martínez brin­da aten­ción a re­cién na­ci­dos du­ran­te los pri­me­ros 28 días de vi­da. En uno de sus “breaks”, ya que se en­cuen­tra de guar­dia en el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial an­te la con­tin­gen­cia sa­ni­ta­ria por

Diario de Yucatán - Plan B - - ESPECIAL -

Los pri­me­ros 28 días de un ni­ño son bá­si­cos pa­ra su de­sa­rro­llo; yo me de­di­co a aten­der­los; du­ran­te es­te pe­río­do, aumentan un pro­me­dio de po­co más de me­dio ki­lo y de 3 a 4 cen­tí­me­tros. Si pre­sen­tan com­pli­ca­cio­nes en di­chos as­pec­tos, son pre­ma­tu­ros o su­fren mal­for­ma­cio­nes; es cuan­do en­tra­mos a ha­cer nues­tra la­bor has­ta que se nor­ma­li­ce”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta cer­ti­fi­ca­do por el Co­le­gio Me­xi­cano de Pe­dia­tría y cer­ti­fi­ca­do por el Co­le­gio Me­xi­cano de Neo­na­to­lo­gía, y tam­bién cer­ti­fi­ca­do pa­ra la aten­ción y re­ani­ma­ción neo­na­tal vi­gen­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría. “Es­tu­dié en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Yu­ca­tán, pos­te­rior­men­te me fui a la Ciu­dad de Mé­xi­co a es­pe­cia­li­zar­me en Pe­dia­tría; re­gre­sé al fi­na­li­zar a mi al­ma má­ter, don­de me cer­ti­fi­co des­pués de un pe­río­do de es­tu­dios co­mo Neo­na­tó­lo­go”. Ac­tual­men­te ofre­ce sus ser­vi­cios par­ti­cu­la­res en el Hos­pi­tal Fa­ro del Ma­yab y en la Torre Mi­le­nium, aten­dien­do a re­cién na­ci­dos sa­nos, en­fer­mos, de tér­mino y pre­ma­tu­ros. Sin em­bar­go, de­bi­do a la con­tin­gen­cia, úni­ca­men­te da con­sul­tas en la Torre Mi­le­nium, pre­via ci­ta y en ho­ra­rio ves­per­tino, y atien­de emer­gen­cias las 24 hrs del día.

¿Lle­ga a ser di­fí­cil tra­ba­jar con re­cién na­ci­dos? ¿No es al­go de­li­ca­do? ¿Im­pli­ca mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad? Pre­gun­ta­mos. El es­pe­cia­lis­ta res­pon­de: “Pue­de lle­gar a ser­lo, pe­ro co­mo to­do, en la me­di­ci­na re­quie­re de­di­ca­ción y es­fuer­zo”. Asi­mis­mo, co­men­ta que lo que ha­ce po­si­ble su tra­ba­jo es la pa­sión que sien­te al acom­pa­ñar y orien­tar a pa­dres y ma­dres de fa­mi­lia en el cui­da­do de sus hi­jos. “Hoy día, gra­cias al ma­ra­vi­llo­so in­ven­to que es la in­cu­ba­do­ra y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­de­mos sal­var mu­chas vi­das. Es real­men­te gra­ti­fi­can­te ver co­mo los pa­pás mues­tran sus ca­ras de fe­li­ci­dad cuan­do se les en­tre­ga a sus be­bés sa­nos ya pa­sa­do el pe­río­do”, re­la­ta. Se­ña­la, tam­bién, la im­por­tan­cia de la va­cu­na­ción. “Co­mo neo­na­tó­lo­gos, nos to­ca apli­car las va­cu­nas con­tra la He­pa­ti­tis B y BCG; ya des­pués van las si­guien­tes has­ta lle­gar a un to­tal de en­tre 12 a 15 va­cu­nas”, re­la­ta el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.