ÁN­GEL CAS­TI­LLO OR­TIZ REUMA­TÓ­LO­GO

La gra­ti­fi­ca­ción per­so­nal por la en­tre­ga a sus se­me­jan­tes es uno de los mo­to­res que im­pul­san al doc­tor Án­gel Alejandro Cas­ti­llo Or­tiz a tra­ba­jar por me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus pa­cien­tes. El es­pe­cia­lis­ta en Reuma­to­lo­gía da vas­ta cuen­ta de lo que es

Diario de Yucatán - Plan B - - ESPECIAL -

¿Có­mo es que de­ci­dí es­tu­diar me­di­ci­na? Vie­ne co­mo el sen­ti­mien­to de una ne­ce­si­dad in­te­rior, que es la ver­da­de­ra vo­ca­ción, la gra­ti­fi­ca­ción per­so­nal por la en­tre­ga a nues­tros se­me­jan­tes; te­nien­do en cuen­ta que di­cha ac­ción no sólo ser­vi­rá pa­ra tra­tar o cu­rar al en­fer­mo, sino tam­bién a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Se di­ce fá­cil, pe­ro de­trás hay mu­cho es­fuer­zo”, res­pon­de el doc­tor Alejandro Cas­ti­llo Or­tiz al ser cues­tio­na­do so­bre el mo­tor que lo en­ca­rri­la a en­fo­car­se en su vo­ca­ción y desa­rro­llar­la co­mo una pro­fe­sión. Es­pe­cia­li­za­do en Reuma­to­lo­gía, el mé­di­co se de­di­ca al diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des muscu­loes­que­lé­ti­cas y au­to­in­mu­nes sis­té­mi­cas. “Es to­do un con­jun­to de pa­de­ci­mien­tos di­ver­sos y com­ple­tos que afec­tan al apa­ra­to lo­co­mo­tor, pe­ro que tam­bién pueden aque­jar a otros ór­ga­nos y te­ji­dos co­mo la piel, ojos y sis­te­ma ner­vio­so.

“En es­pe­cí­fi­co, me to­ca tra­tar des­de do­lo­res ar­ti­cu­la­res, mus­cu­la­res y ar­tri­tis en ge­ne­ral has­ta pa­de­ci­mien­tos cró­ni­cos co­mo Ar­tri­tis Reuma­toi­de y Pso­riá­si­ca, Lu­pus Eri­te­ma­to­so y Sis­té­mi­co, Es­pon­di­li­tis An­qui­lo­san­te y En­fer­me­dad de Sjö­gren, en­tre otras”, es­pe­ci­fi­ca. Cons­cien­te de que mu­chos de di­chos pa­de­ci­mien­tos son di­fí­ci­les de de­tec­tar, el es­pe­cia­lis­ta cuen­ta en­tre sus prin­ci­pa­les va­lo­res la pa­cien­cia pa­ra desem­pe­ñar su pro­fe­sión, es­ta úl­ti­ma la de­fi­ne en una pa­la­bra co­mo de­di­ca­ción. “Dis­ci­pli­na, gra­ti­tud y res­pe­to son tam­bién tres ha­bi­li­da­des que cual­quier reuma­tó­lo­go de­be te­ner, en mi ca­so tam­bién apli­ca la pa­sión, ya que me en­can­ta ver co­mo los pa­cien­tes se rein­cor­po­ran a su vi­da ha­bi­tual y has­ta se ol­vi­dan de la en­fer­me­dad y de uno co­mo mé­di­co (ríe). Es mo­ti­van­te ver a un jo­ven que pre­ce­den­te­men­te es­ta­ba en si­lla de rue­das o im­po­si­bi­li­ta­do a rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des un año des­pués prac­ti­can­do de­por­tes y dan­do con­ti­nui­dad a su edu­ca­ción”, co­men­ta. Al pla­ti­car es­to, Alejandro re­cuer­da un ca­so de éxi­to si­mi­lar a lo plan­tea­do “En cier­ta oca­sión me to­ca un pa­cien­te jo­ven con no más de 19 años, mu­chos diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos pre­vios, pe­ro po­ca res­pues­ta a ellos. Se sos­pe­cha de cán­cer en la san­gre, pe­ro al fi­nal se des­cu­bre que to­do el mal es­tá aso­cia­do a un pa­de­ci­mien­to au­to­in­mu­ne. Ini­cia­mos con tra­ta­mien­to a ba­se de te­ra­pia bio­ló­gi­ca y res­pon­de ade­cua­da­men­te. Hoy, rea­li­za sus ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas y de­por­ti­vas con to­da nor­ma­li­dad”, re­la­ta. An­te la con­tin­gen­cia sa­ni­ta­ria por el Co­vid-19, Án­gel co­men­ta que de­di­ca su tiem­po a “hob­bies” co­mo la pin­tu­ra, gas­tro­no­mía y ci­ne des­de ca­sa, ade­más de aten­der du­das vía on­li­ne a tra­vés de re­des so­cia­les “En mi ca­so es indispensa­ble co­mo par­te del pro­to­co­lo de diag­nós­ti­co y con­trol de en­fer­me­dad la re­vi­sión clí­ni­ca del pa­cien­te, ade­más los me­di­ca­men­tos que re­ce­to son con­tro­la­dos, pa­ra los cua­les es ne­ce­sa­ria la re­ce­ta ex­pe­di­da y fir­ma­da por un mé­di­co. “An­te ello, me es­toy li­mi­tan­do a aten­der úni­ca­men­te ur­gen­cias, pa­cien­tes ba­jo tra­ta­mien­to con te­ra­pia bio­ló­gi­ca y qui­mio­te­ra­pia, to­do con me­di­das es­tric­tas de hi­gie­ne. An­te to­do siem­pre es­ta­re­mos pa­ra los mo­men­tos di­fí­ci­les”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.