Si tie­nes hi­jos, vi­vi­rías más

El pa­pá sol­te­ro tie­ne más “vi­da” que el ca­sa­do

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

Al ana­li­zar los pros y los con­tras de ser padre, aho­ra hay que te­ner en cuen­ta un nue­vo fac­tor: quien tie­ne des­cen­den­cia au­men­ta sus po­si­bi­li­da­des de lle­gar a vie­jo, como con­clu­ye un es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka, en Es­to­col­mo (Sue­cia).

Los in­ves­ti­ga­do­res, que han publicado su tra­ba­jo en la re­vis­ta “Jour­nal of Epi­de­miology & Com­mu­nity Health”, hi­cie­ron un ex­haus­ti­vo aná­li­sis es­ta­dís­ti­co de los his­to­ria­les de más de 700,000 mu­je­res y hom­bres sue­cos na­ci­dos en­tre 1911 y 1925. Ade­más de la lon­ge­vi­dad de es­tas per­so­nas, se tu­vo en con­si­de­ra­ción otros fac­to­res, como su es­ta­do ci­vil, el ni­vel de edu­ca­ción y el nú­me­ro de hi­jos.

Así pu­die­ron ob­ser­var que a par­tir de los se­sen­ta años, cuan­do la sa­lud em­pie­za a de­te­rio­rar­se, los hom­bres que han si­do pa­dres tie­nen una es­pe­ran­za de vi­da de dos años más, como pro­me­dio. Ob­via­men­te, el ries­go de mo­rir au­men­ta­ba se­gún los su­je­tos, se­gún eran más ma­yo­res, pe­ro asi­mis­mo lo ha­cía la bre­cha en­tre los que ha­bían te­ni­do des­cen­den­cia y los que no. Por ejem­plo, las pro­ba­bi­li­da­des de fa­lle­cer pa­ra un hom­bre de 80 años con al me­nos un hi­jo era del 7.4 por cien­to, com­pa­ra­do con el 8.3 por cien­to de un hom­bre de la mis­ma edad y sin hi­jos.

En las mu­je­res con ma­yor es­pe­ran­za de vi­da en ge­ne­ral, la re­la­ción era me­nor, aun­que tam­bién exis­tía.

Los pa­dres sol­te­ros tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de lle­gar a an­cia­nos que los ca­sa­dos.

Es­te tra­ba­jo es­tá en con­so­nan­cia con otros que ya apun­ta­ban a la in­fluen­cia no­ci­va en­ve­je­cer sin des­cen­den­cia, qui­zá por las ca­ren­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas que de­ben en­fren­tar las per­so­nas so­las en los úl­ti­mos tra­mos de su vi­da. En lo que los cien­tí­fi­cos sue­cos no han de­tec­ta­do di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas es en el he­cho de que los hi­jos sean hom­bres o mu­je­res, ya que am­bos pa­re­cen brin­dar el mis­mo gra­do de apo­yo a sus pro­ge­ni­to­res. In­ves­ti­ga­cio­nes su­ge­rían que las hi­jas se ocu­pa­rían más de sus pa­dres cuan­do es­tos al­can­zan eda­des avan­za­das.

A par­tir de los se­sen­ta años, cuan­do la sa­lud em­pie­za a de­te­rio­rar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.