PRE­PA­RA­DOS

Jó­ve­nes im­par­ten cla­ses del buen uso de las re­des

Diario de Yucatán - - PORTADA -

En Ale­ma­nia, ado­les­cen­tes en­se­ñan a ni­ños a ma­ne­jar bien la tec­no­lo­gía.

ES­SEN (AP).— ¿Cuál es la me­jor for­ma de en­se­ñar­les a los ni­ños a ma­ne­jar­se en el mun­do di­gi­tal? Con ado­les­cen­tes.

Ha­ce po­co Chan­tal Hue­ben, de 18 años, se plan­tó fren­te a un gru­po de es­co­la­res de 5o. gra­do y les pi­dió que co­men­ta­sen có­mo usan el pro­gra­ma de men­sa­jes What­sApp, don­de tie­nen un chat re­la­cio­na­do con su cla­se. Ha­bla­ron de co­sas co­mo el “cy­ber­bu­lling” (aco­so a tra­vés de la in­ter­net) y que pue­den pu­bli­car y no.

“Mu­chos no es­tán al tan­to del im­pac­to que sus men­sa­jes pue­den te­ner en otros”, di­jo Hue­ben. “Les en­se­ña­mos a no pu­bli­car na­da que sea pri­va­do en el chat de la cla­se, a no en­viar fo­tos de otros y a no in­sul­tar a na­die”.

La se­sión en la es­cue­la se­cun­da­ria Ge­sam­ts­chu­le Bor­beck, en Es­sen, al oes­te de Ale­ma­nia, es par­te de un pro­gra­ma en gran es­ca­la en el que chi­cos ado­les­cen­tes en­se­ñan a ni­ños a ma­ne­jar­se en la web.

Con el co­rrer del tiem­po, par­ti­ci­pan tam­bién en ta­lle­res so­bre de­re­chos de au­tor y

“sex­teo”, y al com­ple­tar el 8o. gra­do rin­den un exa­men pa­ra ob­te­ner un “di­plo­ma de apa­ra­tos mó­vi­les” que los ha­bi­li­ta a usar sus te­lé­fo­nos en cier­tos mo­men­tos en los cen­tros de es­tu­dio.

Dos ter­cios de los ni­ños ale­ma­nes tie­nen un te­lé­fono de usos múl­ti­ples a los 11 años y, al igual que los chi­cos de to­do el mun­do, se ven abru­ma­dos por la can­ti­dad de men­sa­jes que re­ci­ben y no sa­ben có­mo ma­ne­jar posts inapro­pia­dos. Mu­chos pa­dres y pro­fe­so­res no tie­nen de­ma­sia­dos co­no­ci­mien­tos de tec­no­lo­gía y no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra guiar a los me­no­res en ese cam­po. Por ello las au­to­ri­da­des ale­ma­nas pen­sa­ron que los ado­les­cen­tes pue­den ser la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ins­truir­los.

La es­cue­la se­cun­da­ria Ge­sam­ts­chu­le Bor­beck, de la cual ha­bla­mos en la no­ta de por­ta­da, tie­ne 1,000 es­tu­dian­tes, 32 de ellos abo­ca­dos a la en­se­ñan­za del uso de te­lé­fo­nos y re­des so­cia­les.

“So­mos tam­bién es­tu­dian­tes, de mo­do que te­ne­mos una re­la­ción de com­pa­ñe­ros y mo­de­los a se­guir al mis­mo tiem­po pa­ra los más chi­cos y eso los mo­ti­va pa­ra apren­der”, di­jo Chan­tal Hue­ben.

Es­te pro­gra­ma po­ne a Ale­ma­nia por de­lan­te de otras na­cio­nes eu­ro­peas en las que es­tas en­se­ñan­zas las im­par­ten pro­fe­so­res, que se en­fo­can ma­yor­men­te en có­mo ac­ce­der a las re­des, y no en el im­pac­to que és­tas tie­nen en los jó­ve­nes.

El pro­gra­ma co­men­zó en 2011 y se fue ex­pan­dien­do. Hoy 11 de las 16 pro­vin­cias ale­ma­nas han adop­ta­do el pro­gra­ma o si­mi­la­res.

Ade­más de en­se­ñar­les có­mo ma­ne­jar­se con las co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les, los ex­per­tos di­cen que es im­por­tan­te en­se­ñar­les có­mo pro­te­ger­se del aco­so ci­ber­né­ti­co, de los de­pre­da­do­res se­xua­les y de las no­ti­cias fal­sas.

“Al prin­ci­pio prohi­bi­mos el uso de te­lé­fo­nos en nues­tra es­cue­la”, co­men­tó la pro­fe­so­ra Vera Ser­vaty, de Bor­beck. “Pe­ro la reali­dad es que las re­des son un as­pec­to cen­tral de la vi­da de los es­tu­dian­tes. Si la es­cue­la no los ayu­da a ma­ne­jar­se en ese te­rreno y los pa­dres tam­po­co son nin­gu­na ayu­da, ¿có­mo ha­cen los chi­cos pa­ra apren­der a ma­ne­jar­se res­pon­sa­ble­men­te en el mun­do di­gi­tal?”.

Los ins­truc­to­res de Bor­beck pa­san va­rias ho­ras en­se­ñán­do­les a los chi­cos de 5o. gra­do a no de­jar que What­sApp con­tro­le sus vi­das. Ade­más de co­sas prác­ti­cas co­mo ajus­tar la con­fi­gu­ra­ción pa­ra que la gen­te no sepa si uno ha leí­do su men­sa­je.

Al ter­mi­nar el ta­ller de Hue­ben, Si­mon Scha­ren­berg, de 11 años de edad, pa­re­cía ali­via­do.

Di­jo que a me­nu­do se sien­te abru­ma­do por los cien­tos de men­sa­jes de sus com­pa­ñe­ros de cla­se que recibe por What­sApp to­dos los días y que se sen­tía obli­ga­do a se­guir­los a to­dos por te­mor a perderse in­for­ma­ción im­por­tan­te so­bre las ta­reas u otras ac­ti­vi­da­des es­co­la­res.

“De­ja­ré el te­lé­fono en la co­ci­na cuan­do vuel­va a ca­sa”, co­men­tó Scha­ren­berg des­pués del ta­ller.

“Ve­ré los men­sa­jes cuan­do me voy a dor­mir y res­pon­de­rá so­lo si lo con­si­de­ro ne­ce­sa­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.