La im­por­tan­cia de la ora­ción

El Pa­pa di­ce que la Igle­sia na­ce del “fue­go del amor”

Diario de Yucatán - - INTERNACIO­NAL -

“La ora­ción es el ‘pul­món’ que da res­pi­ro a los dis­cí­pu­los de to­dos los tiem­pos”, afir­mó ayer el pa­pa Fran­cis­co du­ran­te en su ca­te­que­sis de la au­dien­cia ge­ne­ral ce­le­bra­da en la Pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano.

En su en­se­ñan­za, el Su­mo Pon­tí­fi­ce des­ta­có có­mo Dios irrum­pió en el Ce­nácu­lo 50 días des­pués de la Pas­cua, don­de se en­con­tra­ban en ora­ción los Após­to­les con Ma­ría, la ma­dre de Je­sús.

“Se tra­ta de una irrup­ción que no to­le­ra el cie­rra, que des­atran­ca las puer­tas con la fuer­za de un vien­to que re­cuer­da a la “ruah”, el so­plo pri­mor­dial, y que cum­ple la pro­me­sa de la fuer­za rea­li­za­da por el Re­su­ci­ta­do an­tes de su des­pe­di­da”, ex­pli­có el pa­pa Fran­cis­co.

Tras el vien­to, lle­ga­ron las len­guas de fue­go, “que nos re­cuer­dan a la zar­za ar­dien­te y al Si­naí, con el don de los 10 Man­da­mien­tos”. En ese sen­ti­do, re­cor­dó que “en la tra­di­ción bí­bli­ca el fue­go acom­pa­ña a la ma­ni­fes­ta­ción de Dios”.

En el fue­go, “Dios en­tre­ga su pa­la­bra vi­va y enér­gi­ca que abre al fu­tu­ro; el fue­go ex­pre­sa sim­bó­li­ca­men­te su tra­ba­jo pa­ra ca­len­tar, ilu­mi­nar pro­bar los co­ra­zo­nes, su cui­da­do a la ho­ra de pro­bar la re­sis­ten­cia de las obras hu­ma­nas, de pu­ri­fi­car­las y re­vi­ta­li­zar­las”.

“Mien­tras que en el Si­naí se oye la voz de Dios”, ob­ser­vó el Pa­pa, “en Jerusalén, du­ran­te la fies­ta de Pen­te­cos­tés, quien ha­bla es Pe­dro, la ro­ca so­bre la que Cris­to de­ci­dió edi­fi­car su Igle­sia. Su pa­la­bra, dé­bil y ca­paz, por lo tan­to, de re­ne­gar del Señor, atra­ve­sa­da por el fue­go del Es­pí­ri­tu, ad­quie­re fuer­za, se ha­ce ca­paz de trans­for­mar

los co­ra­zo­nes y de mo­ver a la con­ver­sión”.

De he­cho, “Dios eli­ge aque­llo que en el mun­do es dé­bil pa­ra con­fun­dir a los fuer­tes” in­di­có el lí­der ca­tó­li­co.

El Su­mo Pon­tí­fi­ce sub­ra­yó que “la Igle­sia na­ce del fue­go del amor, de un in­cen­dio que se des­en­ca­de­na en Pen­te­cos­tés y que ma­ni­fies­ta la fuer­za de la Pa­la­bra del re­su­ci­ta­do em­pa­pa­da por el Es­pí­ri­tu San­to”.—ACIPRENSA

El pa­pa Fran­cis­co sa­lu­da a una ni­ña des­pués de ce­le­brar su au­dien­cia ge­ne­ral se­ma­nal en la Pla­za de San Pe­dro, en Ciu­dad del Va­ti­cano

El pa­pa Fran­cis­co be­sa a una ni­ña al fi­nal de su au­dien­cia se­ma­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.