Con la úni­ca obli­ga­ción

Diario de Yucatán - - POLÍTICA Y GOBIERNO - FI­LI­BER­TO PI­NE­LO SANSORES (*) fi­pi­[email protected]­digy.net.mx

La po­lí­ti­ca de pri­va­ti­za­cio­nes ha te­ni­do re­per­cu­sio­nes muy hon­das en la vi­da de los me­xi­ca­nos, des­de que co­men­zó a po­ner­se en prác­ti­ca a fi­nes de los 80 del si­glo pa­sa­do, orien­ta­da por el gu­rú de los neo­li­be­ra­les me­xi­ca­nos y exa­lumno de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri. És­te ase­gu­ra­ba que ese era el ca­mino co­rrec­to pa­ra que el país sa­lie­ra de la enor­me cri­sis en que co­rrup­tos gobernante­s an­te­rio­res de su mis­mo par­ti­do —so­bre to­do Ló­pez Portillo— lo ha­bían hun­di­do; la reali­dad no tar­dó en de­mos­trar, sin em­bar­go, que era por­que se tra­ta­ba de un gran ne­go­cio en el que sa­lían be­ne­fi­cia­dos los en­cum­bra­dos po­lí­ti­cos co­rrup­tos de su tiem­po, que re­ci­bían su ta­ja­da de las ven­tas del pa­tri­mo­nio pú­bli­co, y gran­des em­pre­sa­rios que re­ci­bían los bie­nes enaje­na­dos a pre­cios de gan­ga.

Así co­men­zó, des­pués de la lla­ma­da del “desa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor”, una nue­va eta­pa en la vi­da de Mé­xi­co: la del sa­queo de bie­nes y re­cur­sos na­tu­ra­les, me­dian­te pri­va­ti­za­cio­nes, que se ha pro­lon­ga­do a nues­tros días.

Du­ran­te dé­ca­das, los tra­fi­can­tes de la po­lí­ti­ca no han pa­ra­do de ha­cer tur­bios ne­go­cios con em­pre­sa­rios ami­gos con los que se re­par­ten los be­ne­fi­cios de lo que tran­san. En­con­tra­ron una for­ma de ha­cer di­ne­ro usan­do los car­gos pú­bli­cos pa­ra en­ta­blar re­la­cio­nes de com­pli­ci­dad con cier­tos “em­pre­sa­rios” y, me­dian­te em­pre­sas reales o fan­tas­mas —pa­ra el ca­so da lo mis­mo—, pues el fin úni­co es en­ri­que­cer­se, se de­di­ca­ron, jun­to con sus so­cios, al sa­queo. Es­ta for­ma de go­ber­nar hi­zo es­cue­la y se ex­ten­dió por el país.

Así, con el pre­tex­to de que los re­cur­sos del es­ta­do son in­su­fi­cien­tes pa­ra aten­der to­das las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción, los gobernante­s en­tre­gan con­ce­sio­nes, em­pre­sas o ser­vi­cios, in­dis­pen­sa­bles o no, a par­ti­cu­la­res, no de ma­ne­ra gra­tui­ta, sino re­ci­bien­do mi­llo­na­rios “mo­ches” o ac­cio­nes em­pre­sa­ria­les a tra­vés de pres­ta­nom­bres, de las em­pre­sas que se crean o ya exis­ten pa­ra es­tos me­nes­te­res, co­mo pa­go so­te­rra­do de los bie­nes o ju­go­sas con­ce­sio­nes re­ci­bi­das. En nues­tro es­ta­do te­ne­mos mu­chos ejem­plos.

He aquí dos: la cons­truc­ción del Gran Mu­seo del Mun­do Ma­ya por la go­ber­na­do­ra Ivon­ne Or­te­ga, con un cos­to de $4,643 mi­llo­nes a pa­gar­se en 21 años des­de 2013, ne­go­cio en que el era­rio ha sa­li­do per­dien­do gi­gan­tes­cas can­ti­da­des de di­ne­ro no só­lo por el cos­to ex­ce­si­vo de la edi­fi­ca­ción, sino por el des­ba­lan­ce en­tre los ingresos y egre­sos dia­rios de la ins­ti­tu­ción ahí asen­ta­da, de $23,640 y $605,870, res­pec­ti­va­men­te, que le sig­ni­fi­can pér­di­das, a per­pe­tui­dad si no hay un cam­bio, de más de $212 mi­llo­nes anua­les, con car­go al pre­su­pues­to del es­ta­do (D. de Y., 10-06-18).

La obra fue he­cha me­dian­te uno de los mé­to­dos fa­vo­ri­tos de los ma­fio­sos con po­der po­lí­ti­co pa­ra pri­va­ti­zar di­ne­ro pú­bli­co —una fi­gu­ra co­no­ci­da co­mo PPS, que con­sis­te en ha­cer obras pú­bli­cas a pre­cios in­fla­dos que el era­rio pa­ga du­ran­te años— por un em­pre­sa­rio “ami­go”, Car­los Hank Rhon. Cuan­do aqué­lla pi­dió en 2010 la au­to­ri­za­ción al Con­gre­so pa­ra fir­mar el con­tra­to ase­gu­ró que cos­ta­ría $411 mi­llo­nes con pa­gos anua­les de $33 mi­llo­nes.

Y el hos­pi­tal de Ti­cul, acor­da­do por la mis­ma con otros em­pre­sa­rios cuates a la ca­za de es­ta cla­se de bis­nes, con la mis­ma in­ten­ción, la de re­par­tir­se mi­llo­na­rias can­ti­da­des de di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes. En es­te ca­so, a unos días de de­jar el car­go, fir­mó un con­tra­to con la em­pre­sa, Gru­po Marh­nos, pa­ra cons­truir, me­dian­te la mis­ma fi­gu­ra so­co­rri­da­men­te usa­da por los la­dro­nes del era­rio, un no­so­co­mio de 90 ca­mas a un cos­to de $948.8 mi­llo­nes a pa­gar du­ran­te 25 años, que has­ta su mis­mo su­ce­sor, Za­pa­ta Be­llo, con­si­de­ró ex­ce­si­vo y lo can­ce­ló, al cos­to de te­ner que pa­gar aho­ra, con car­go al era­rio, por su­pues­to, una can­ti­dad aun no cuan­ti­fi­ca­da por da­ños y per­jui­cios que re­cla­ma la em­pre­sa en un li­ti­gio to­da­vía en cur­so (D. de Yuc., 02-08-18).

¿Al­guien se chu­pa el de­do pa­ra creer que es­tos más que ju­go­sos ne­go­cios pa­ra unos cuan­tos se han he­cho sin di­vi­sión de uti­li­da­des de por me­dio? Lo que ocu­rre es que las au­to­ri­da­des “com­pe­ten­tes” del Es­ta­do, que de­be­rían in­ves­ti­gar los he­chos, son omi­sas y ni si­quie­ra in­ten­tan ave­ri­guar qué es­tá pa­san­do cuan­do los es­cán­da­los es­tán en su apo­geo.

En es­ta lí­nea de con­duc­ta se ins­cri­be el lu­cra­ti­vo ne­go­cio de la pri­va­ti­za­ción de la fun­ción de dar prés­ta­mos a sus afi­lia­dos que tie­ne por obli­ga­ción el ór­gano de se­gu­ri­dad so­cial de los tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do, el Iss­tey, otro ne­go­cio mi­llo­na­rio en que la con­fa­bu­la­ción de dos po­de­res, el po­lí­ti­co y el del di­ne­ro, han con­ver­ti­do una obli­ga­ción de Es­ta­do en una fun­ción par­ti­cu­lar, con per­jui­cio de un seg­men­to so­cial que tie­ne de­re­chos que le son es­ca­mo­tea­dos, en aras del in­te­rés ocul­to de fun­cio­na­rios que usan los car­gos pú­bli­cos co­mo me­dio pa­ra en­ri­que­cer­se jun­to con so­cios su­pues­ta­men­te pri­va­dos que des­de las som­bras los acom­pa­ñan.

En­tre los dos gobernante­s, Ivon­ne Or­te­ga y su su­ce­sor Za­pa­ta Be­llo cons­tru­ye­ron la coar­ta­da per­fec­ta pa­ra el ne­go­cio ac­tual: una des­fon­dó a la ins­ti­tu­ción usán­do­la de ca­ja chi­ca, al gra­do de que cuan­do la re­ci­bió del go­bierno que la pre­ce­dió, el de Pa­trón La­via­da, su deu­da era de $13 mi­llo­nes y cuan­do de­jó el car­go ya as­cen­día a $2,078 mi­llo­nes, un cre­ci­mien­to bru­tal de más de 150 ve­ces la he­re­da­da; el otro, en lu­gar de en­cau­sar­la por el des­fal­co usó el des­ca­la­bro pa­ra mon­tar otro pin­güe ne­go­cio, en­tre­gán­do­le a un gru­po de su­pues­tos em­pre­sa­rios por él pri­vi­le­gia­dos la fa­cul­tad de dar di­ne­ro al agio a nom­bre del Iss­tey, la ins­ti­tu­ción obli­ga­da a rea­li­zar la fun­ción de ayu­dar a me­jo­rar la vi­da de los em­plea­dos es­ta­ta­les.

Pres­tar a cor­to pla­zo al 20% anual cla­ro que es un ne­go­cio muy ju­go­so, so­bre to­do cuan­do se tie­ne a una clien­te­la cau­ti­va y no hay com­pe­ten­cia. Com­pá­re­se es­ta ta­sa de in­te­rés con la que im­po­ne otra ins­ti­tu­ción del es­ta­do, és­ta fe­de­ral, el Issste, de 9% en prés­ta­mos or­di­na­rios y de 12% en es­pe­cia­les y se ve­rá que el atra­co no es me­nor.

La pre­gun­ta es: el que otor­gó es­tas con­ce­sio­nes al­ta­men­te le­si­vas al in­te­rés de los tra­ba­ja­do­res de­pen­dien­tes de la ins­ti­tu­ción ¿no re­ci­bió na­da a cam­bio? La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, en­ca­be­za­da por el go­ber­na­dor Vi­la, en aras de la ho­nes­ti­dad que pre­su­me es­tá obli­ga­da a abrir una in­ves­ti­ga­ción y a des­fa­cer el en­tuer­to de los prés­ta­mos con al­tas ta­sas de in­te­rés en be­ne­fi­cio de par­ti­cu­la­res.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán. ————— (*) Maes­tro en Es­pa­ñol. Es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­ca y ges­tión edu­ca­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.