Cons­truir uni­dos...

Diario de Yucatán - - POLÍTICA Y GOBIERNO - JO­SÉ GUI­LLER­MO FOUR­NIER RAMOS (*)

Ha vuel­to a es­ce­na un vie­jo de­ba­te en el que se abor­da la re­la­ción en­tre los po­de­res eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Bá­si­ca­men­te, se es­pe­cu­la so­bre su­pues­tas com­pli­ci­da­des, pre­sun­tas dispu­tas y teo­rías de la cons­pi­ra­ción es­pec­ta­cu­la­res. Me pa­re­ce que es­te en­fo­que en la dis­cu­sión no sue­le en­ri­que­cer el aná­li­sis, por el con­tra­rio, tien­de a en­su­ciar­lo y des­vir­tuar­lo de sus ver­da­de­ros ob­je­ti­vos.

Aho­ra bien, ¿exis­te un víncu­lo en­tre el sec­tor em­pre­sa­rial y el apa­ra­to gu­ber­na­men­tal? En de­fi­ni­ti­va, sí, lo cual es sano, pe­ro so­bre to­do ne­ce­sa­rio. El ca­pi­tal pri­va­do es el me­jor alia­do del Es­ta­do pa­ra pro­mo­ver el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a tra­vés de la in­ver­sión. La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es la res­pon­sa­ble de pro­veer las con­di­cio­nes in­dis­pen­sa­bles pa­ra que el desa­rro­llo se dé, por lo que ha­bla­mos de una la­bor de com­ple­men­ta­rie­dad.

Así, la coope­ra­ción de las au­to­ri­da­des de los di­fe­ren­tes ór­de­nes de go­bierno con el ca­pi­tal pri­va­do de­be ser es­tre­cha, por lo que una co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te se­rá de vi­tal im­por­tan­cia. Pa­ra tal co­me­ti­do, las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les han ju­ga­do un rol de tras­cen­den­cia a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das. Es su fun­ción al­zar la voz pa­ra re­pre­sen­tar sus in­tere­ses, co­mo tam­bién es su de­ber mos­trar una dis­po­si­ción por tra­ba­jar en con­jun­to con los go­bier­nos.

En es­te pro­ce­so de coor­di­na­ción di­ná­mi­ca, la trans­pa­ren­cia ocu­pa un si­tio per­ma­nen­te, con lo que se ase­gu­ra la ren­di­ción de cuen­tas tan jus­ta­men­te de­man­da­da por los ciu­da­da­nos. Hay me­ca­nis­mos es­ta­ble­ci­dos por la le­gis­la­ción pa­ra ga­ran­ti­zar que las obras pú­bli­cas en las que ha­ya par­ti­ci­pa­ción de ca­pi­tal pri­va­do sean trans­pa­ren­tes y pro­cu­ren siem­pre el in­te­rés co­lec­ti­vo. En es­te sen­ti­do, Yu­ca­tán y la ciu­dad de Mé­ri­da son re­fe­ren­tes a ni­vel na­cio­nal de bue­nas prác­ti­cas den­tro del ru­bro de la ren­di­ción de cuen­tas; va­mos por buen ca­mino.

Por úl­ti­mo, con­si­de­ro que la dis­cu­sión so­bre la pre­do­mi­nan­cia de un ti­po de po­der so­bre el otro se de­be su­pe­rar. La ini­cia­ti­va pri­va­da y el po­der es­ta­tal no son en­tes que de­ban com­pe­tir en­tre sí. Es­ta vi­sión es no­ci­va, ya que dis­trae la aten­ción del es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo que de­bie­ra pre­va­le­cer en to­do pro­yec­to de na­ción.

El po­der no es bueno ni ma­lo en sí, sino que es fun­da­men­tal pa­ra em­plear­se al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía. Los in­tere­ses que real­men­te cuen­tan son los de la gen­te que tra­ba­ja día a día con la con­vic­ción de crear un me­jor en­torno.

Em­pre­sa­rios, fun­cio­na­rios pú­bli­cos y ciu­da­da­nos, so­mos co­rres­pon­sa­bles de ge­ne­rar una si­ner­gia de ac­cio­nes pun­ta­les que nos acer­quen a las me­tas del pro­gre­so y la paz so­cial. De­je­mos atrás los jue­gos del po­der pa­ra ejer­cer el po­der de­mo­crá­ti­co a fin de cons­truir jun­tos, de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da, un me­jor fu­tu­ro.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.