Pe­sar por un pe­dia­tra

Mue­re en Tur­quía el yu­ca­te­co Jor­ge Gam­boa Ló­pez

Diario de Yucatán - - COMUNIDADE­S - CAR­LOS F. CÁ­MA­RA GU­TIÉ­RREZ

En un re­co­rri­do que bus­có co­no­cer los úl­ti­mos pa­sos de Je­su­cris­to, el mé­di­co pe­dia­tra Jor­ge Car­los Gam­boa Ló­pez reali­zó una pe­re­gri­na­ción a Tie­rra San­ta que ter­mi­nó an­tea­yer con su fa­lle­ci­mien­to.

El pro­fe­sio­nal yu­ca­te­co, de 61 años de edad, mu­rió ayer miér­co­les 19 en Es­tam­bul, apro­xi­ma­da­men­te a las 3 de la ma­dru­ga­da (7 p.m. de an­tea­yer mar­tes, ho­ra yu­ca­te­ca) en un hos­pi­tal me­to­dis­ta de la ca­pi­tal de Tur­quía, a ca­si 11,000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de Mé­ri­da.

El de­ce­so del es­pe­cia­lis­ta cau­só pen­sar en­tre la co­mu­ni­dad mé­di­ca y uni­ver­si­ta­ria, y tam­bién en el ám­bi­to del ser­vi­cio pú­bli­co y so­cial don­de el doc­tor Gam­boa, se­gún co­men­tan va­rios de sus co­no­ci­dos, se for­jó un nom­bre y vi­vió el ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co que hi­zo des­pués de egre­sar co­mo mé­di­co de la fa­cul­tad del ra­mo de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Yu­ca­tán, y pos­te­rior­men­te es­tu­diar el pos­gra­do en pe­dia­tría en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral “Agus­tín O'Ho­rán”.

La tris­te no­ti­cia se su­po des­pués de que du­ran­te 18 días el pe­dia­tra lu­chó por su vi­da en el no­so­co­mio tur­co, don­de fue in­gre­sa­do el sá­ba­do 1 pa­sa­do des­pués de su arri­bo a Es­tam­bul, don­de jun­to con su es­po­sa, Ma­ría Ele­na Gómez Bar­ba, pla­neó dis­fru­tar una se­ma­na de des­can­so, pos­te­rior al iti­ne­ra­rio re­li­gio­so en Is­rael en com­pa­ñía de otros ma­tri­mo­nios, al­gu­nos ami­gos su­yos, que in­te­gra­ron la de­le­ga­ción yu­ca­te­ca que par­tió de tie­rras del Ma­yab el sá­ba­do 18 de ma­yo pa­sa­do.

El gru­po de 32 pe­re­gri­nos yu­ca­te­cos, en el que no es­tu­vie­ron en prin­ci­pio el doc­tor Gam­boa y su es­po­sa, lle­gó a Egip­to, y lue­go se di­ri­gió a Tel Aviv, Is­rael, don­de el sá­ba­do 25 de ma­yo pa­sa­do el ga­leno y su es­po­sa se unie­ron al res­to de la co­mi­ti­va, que re­co­rrió los mis­mos pa­sos de Je­su­cris­to has­ta el vier­nes 31 de ese mes.

En las pri­me­ras ho­ras del día si­guien­te el ma­tri­mo­nio Gam­boa Gómez via­jó a Es­tam­bul y ya en el ho­tel, don­de ha­bían con­tra­ta­do un pe­ri­plo por la an­ti­gua ca­pi­tal tur­ca, el pe­dia­tra co­men­zó a sen­tir­se mal y, an­te lo crí­ti­co de su es­ta­do de sa­lud, fue tras­la­da­do a un hos­pi­tal me­to­dis­ta. De acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas, el mé­di­co yu­ca­te­co pre­sen­tó sig­nos de en­fer­me­dad pro­gre­si­va gra­ve, que con­di­cio­na­ron su in­gre­so in­me­dia­to a te­ra­pia in­ten­si­va, con un diag­nós­ti­co ini­cial de neu­mo­nía bi­la­te­ral (en am­bos pul­mo­nes), de pro­ba­ble etio­lo­gía u ori­gen vi­ral y/o bac­te­riano.

Así, ba­jo esas se­ve­ras con­di­cio­nes es­tu­vo ba­jo cui­da­dos in­ten­si­vos du­ran­te 18 días, has­ta que ayer miér­co­les 19, al­re­de­dor de las 3 de la ma­dru­ga­da, ho­ra de Tur­quía, fa­lle­ció de­bi­do a una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da se­cun­da­ria a sep­ti­ce­mia y fa­llas or­gá­ni­cas múl­ti­ples.

Has­ta el mo­men­to, se des­co­no­ce la cau­sa de la muer­te del es­pe­cia­lis­ta, pe­ro se cree, por los da­tos ob­te­ni­dos, que se de­bió a una fa­lla or­gá­ni­ca que oca­sio­nó que de­ja­ran de fun­cio­nar el co­ra­zón y los ri­ño­nes.

Tam­bién se ave­ri­guó que el pro­ce­so in­fec­cio­so mor­tal lo ha­bría ad­qui­ri­do el doc­tor Gam­boa Ló­pez du­ran­te el via­je que hi­zo fue­ra del país, don­de, por ejem­plo, en un vue­lo de 12 ho­ras se pue­de con­traer al­gún vi­rus o bac­te­ria su­ma­men­te agre­si­vos.

De acuer­do con al­gu­nos acom­pa­ñan­tes a Tie­rra San­ta, du­ran­te la pe­re­gri­na­ción por Is­rael no mos­tró sig­nos de im­por­tan­cia o es­pe­cí­fi­cos, más que can­san­cio y de­bi­li­dad, pe­ro no tu­vo tos, fie­bre o do­lor. Qui­zá su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se vio afec­ta­do y en Es­tam­bul desa­rro­lló la en­fer­me­dad que lo con­du­jo a un ines­pe­ra­do des­tino. Nin­guno de los 32 pe­re­gri­nos de ese pe­ri­plo, in­clui­da su es­po­sa, tie­ne al­gún in­di­cio de la do­len­cia que le cau­só la muer­te al doc­tor Gam­boa.

Le so­bre­vi­ven, ade­más de su viu­da, sus hi­jos Ale­jan­dra de Ar­ci­la, Jor­ge Car­los y Da­nie­la; hi­jos po­lí­ti­cos Jor­ge Ar­ci­la Gual y Eri­ka Go­ro­ci­ca Rojas, y nie­tos Rafael y Jor­ge Gam­boa Go­ro­ci­ca.

El pe­dia­tra se desem­pe­ña­ba co­mo aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ma­ris­ta don­de im­par­tía las ma­te­rias de Pro­pe­deú­ti­ca Clí­ni­ca y Ca­li­dad y Se­gu­ri­dad del pa­cien­te a alum­nos de ter­cer gra­do de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na. Ade­más, ofre­cía con­sul­tas gra­tui­tas en el dis­pen­sa­rio “Ma­ría So­le­dad” de las Sier­vas de Ma­ría y Mi­nis­tras de los En­fer­mos, en la co­lo­nia Gar­cía Gi­ne­rés; en el Cen­tro Ste­la Ma­ris de Pro­gre­so y en uni­da­des so­cia­les ma­ris­tas.

En la ad­mi­nis­tra­ción deMa­nuel Fuen­tes Al­co­cer (2004-2007) fue sub­di­rec­tor mé­di­co del Ayun­ta­mien­to, y en la prác­ti­ca pri­va­da te­nía dos con­sul­to­rios, en Al­ta­bri­sa y la Gar­cía Gi­ne­rés.—

So­bre es­tas lí­neas, el doc­tor Jor­ge Car­los Gam­boa Ló­pez y su es­po­sa, Ma­ría Ele­na Gómez Bar­ba, pa­sean por Is­rael. A la iz­quier­da en la ima­gen de la de­re­cha el ma­tri­mo­nio Gam­boa Gómez con los 32 pe­re­gri­nos yu­ca­te­cos que via­ja­ron a Tie­rra San­ta en ma­yo pa­sa­do

Jor­ge Car­los Gam­boa, co­mo sub­di­rec­tor mu­ni­ci­pal mé­di­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.