La su­mi­sión y la gue­rra

Diario de Yucatán - - CIUDADANOS - EDUAR­DO R. HU­CHIM (*)

El 5 de oc­tu­bre de 1938, días des­pués del omi­no­so Acuer­do de Mú­nich, por el cual el Reino Uni­do, Fran­cia e Ita­lia acep­ta­ron que Hitler se ane­xa­ra la re­gión che­co­es­lo­va­ca de los Su­de­tes, el pre­mier bri­tá­ni­co, Art­hur Ne­vi­lle Cham­ber­lain, se pre­sen­tó an­te el Par­la­men­to pa­ra de­fen­der el con­ve­nio pre­ten­di­da­men­te pa­ci­fi­ca­dor. La ca­si to­ta­li­dad del Par­la­men­to lo apo­yó, pe­ro Wins­ton Chur­chill dis­cre­pó y lan­zó su ad­mo­ni­to­ria fra­se:

“Os die­ron a ele­gir en­tre el des­ho­nor y la gue­rra… ele­gis­teis el des­ho­nor, y aho­ra ten­dréis la gue­rra”.

Hay otras ver­sio­nes so­bre la fra­se atri­bui­da a Chur­chill, pe­ro el he­cho es que a Che­cos­lo­va­quia le si­guie­ron Po­lo­nia y otros paí­ses, y me­nos de dos años des­pués, la Luft­waf­fe bom­bar­dea­ba Lon­dres y otras 15 ciu­da­des.

Mu­ta­tis mu­tan­dis, el epi­so­dio es útil pa­ra ilus­trar lo que pue­de ocu­rrir con la ame­na­za aran­ce­la­ria de Do­nald Trump a Mé­xi­co.

LA HU­MI­LLA­CIÓN

En po­lí­ti­ca, lo que pa­re­ce es, de­cían los po­lí­ti­cos de an­ta­ño. Y lo que pa­re­ció fue que la mi­sión me­xi­ca­na de ju­nio en Was­hing­ton asu­mió una ac­ti­tud su­mi­sa que ter­mi­nó sien­do con­ce­si­va. Lo pa­re­ció des­de la sa­li­da ur­gen­te de los en­via­dos a la ca­pi­tal im­pe­rial, en reac­ción ¡a un tuit! de Trump. ¿No era más sen­sa­to pe­dir pri­me­ro ex­pli­ca­cio­nes a la Ca­sa Blan­ca y son­dear las opi­nio­nes de con­gre­sis­tas de Es­ta­dos Uni­dos?

En­tre la ame­na­za y la im­po­si­ción de aran­ce­les muy pro­ba­ble­men­te ha­brían trans­cu­rri­do más de los 45 días que aho­ra pe­san so­bre Mé­xi­co, por­que el ti­rano ha­bría te­ni­do que en­fren­tar­se a los fuer­tes me­dios de con­trol que to­da­vía fun­cio­nan en Es­ta­dos Uni­dos. En ese sen­ti­do, la reac­ción de Nancy Pe­lo­si —Trump apli­ca a su alia­do, Mé­xi­co, una ley di­se­ña­da pa­ra enemi­gos de Es­ta­dos Uni­dos— fue más fuer­te que la com­pla­cien­te con­duc­ta de la Can­ci­lle­ría.

Lo de Was­hing­ton fue ren­di­ción más que ne­go­cia­ción en­ca­be­za­da por el can­ci­ller ————— (*) Pe­rio­dis­ta Mar­ce­lo Ebrard, quien con re­tó­ri­ca en­de­ble le di­jo lue­go al Pre­si­den­te, en el mi­tin de Ti­jua­na, que “sa­li­mos con la dig­ni­dad in­tac­ta”. Cuan­do eso ocu­rre, no es ne­ce­sa­rio de­cir­lo, pe­ro sí lo es cuan­do la dig­ni­dad es­tá he­ri­da. Ese sá­ba­do en Ti­jua­na se ol­vi­dó que, pa­ra­fra­sean­do el pro­ver­bio sal­man­tino, lo que los he­chos no dan, la re­tó­ri­ca non pres­ta.

La hu­mi­lla­ción es­tá he­cha y, cum­pli­do­res que so­mos, ya es­ta­mos des­ple­gan­do pre­ma­tu­ra­men­te a la Guar­dia Na­cio­nal en la fron­te­ra sur pa­ra fre­nar el flu­jo de mi­gran­tes y ya nos di­ji­mos dis­pues­tos a ser la an­te­sa­la de mi­les de so­li­ci­tan­tes de asi­lo.

Pa­re­ce evi­den­te que, ade­más de ig­no­rar de­re­chos hu­ma­nos uni­ver­sa­les, Mé­xi­co no po­drá fre­nar la mi­gra­ción ha­cia el nor­te por­que, a pe­sar del mu­ro hu­mano que se es­tá cons­tru­yen­do, el mie­do y la de­ses­pe­ra­ción, hi­jos de re­pre­sión y mi­se­ria, son mo­to­res más po­de­ro­sos que los va­lla­da­res de un ob­se­quio­so go­bierno. ¿Cuán­to fal­ta pa­ra que la mi­gra­ción te­rres­tre se ha­ga ma­rí­ti­ma?

La buena vo­lun­tad de Mé­xi­co pa­ra evi­tar la gue­rra co­mer­cial es pa­ten­te y ha te­ni­do so­li­da­ri­dad ge­ne­ral en el país, pe­ro pue­de ser inú­til fren­te a un ti­rano. Cuan­do Trump lo crea con­ve­nien­te pa­ra su re­elec­ción, vol­ve­rá la ame­na­za que pon­drá en ja­que a la eco­no­mía me­xi­ca­na. Ni si­quie­ra es ne­ce­sa­rio que Trump cum­pla sus ame­na­zas pa­ra cau­sar da­ño, y él lo sa­be. Un tuit bas­ta­rá pa­ra po­ner de nue­vo al can­ci­ller de ro­di­llas. Y no ha­brá com­pro­mi­so que sa­cie la vo­ra­ci­dad y la sin­ra­zón.

Sin de­jar de re­co­no­cer que Mé­xi­co lo­gró fre­nar da­ños eco­nó­mi­cos tem­po­ral­men­te, ¿es­tá pre­pa­rán­do­se el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­ra la gue­rra co­mer­cial que po­dría ini­ciar Trump, quien ya co­no­ce la do­ci­li­dad me­xi­ca­na?

¿Hay ges­tio­nes con po­ten­cia­les alia­dos in­ter­na­cio­na­les, es sen­sa­to au­sen­tar­se de la pró­xi­ma cum­bre del G-20? ¿Se po­see in­for­ma­ción so­bre la lla­ma­da “des­do­la­ri­za­ción” de la eco­no­mía mun­dial que pre­sun­ta­men­te es­tán ana­li­zan­do Ru­sia, Chi­na y la Unión Eu­ro­pea? ¿Se han reuni­do Ha­cien­da y Eco­no­mía con em­pre­sa­rios pa­ra di­se­ñar un plan de re­sis­ten­cia con­jun­ta?

¿O es­tán to­dos es­pe­ran­do, al es­ti­lo Cham­ber­lain, que la buena fe y el es­pí­ri­tu pa­ci­fi­ca­dor con­ten­gan el ím­pe­tu irra­cio­nal de un ti­rano que de­cla­ra­da­men­te ne­go­cia so­lo cuan­do su ad­ver­sa­rio es fuer­te… y lo aplas­ta si es dé­bil?

El per­so­na­je no es gra­to en Pa­la­cio Na­cio­nal, pe­ro su pos­tu­la­do es per­ti­nen­te: “A los ti­ra­nos no se les apa­ci­gua. A los ti­ra­nos se les en­fren­ta. Es­ta es la lec­ción del si­glo XX”, ha di­cho Enrique Krau­ze.— Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.