Mé­xi­co y su tra­to a mi­gran­tes

Diario de Yucatán - - CIUDADANOS - CAR­LOS LORET DE MO­LA (*)

Vi­vo en un país que no es an­ti­in­mi­gran­te. To­do lo con­tra­rio. Vi­vo en un país en el que ca­da fa­mi­lia tie­ne a al­guien que cru­zó a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra bus­car un fu­tu­ro y su­frió maltrato.

Vi­vo en un país que exi­ge al go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que de­je de se­pa­rar a las fa­mi­lias de quie­nes en­tran a su te­rri­to­rio sin pa­pe­les.

Vi­vo en un país don­de to­do mun­do se in­dig­na por­que Do­nald Trump com­pa­ra a los mi­gran­tes con cri­mi­na­les.

Vi­vo en un país don­de la gen­te se in­dig­na por los ca­za­mi­gran­tes de Ari­zo­na.

Vi­vo en un país que se so­li­da­ri­za con los “drea­mers” (“so­ña­do­res”).

Con los agri­cul­to­res de la piz­ca.

Con las ma­más que se es­con­den en igle­sias en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que no las per­si­ga “la mi­gra”.

Vi­vo, pues, en un país que no es an­ti­in­mi­gran­te. O eso se pien­sa. Vi­vo en un país cu­yo go­bierno acor­dó con Do­nald Trump man­dar seis mil sol­da­dos y po­li­cías fe­de­ra­les a la fron­te­ra sur pa­ra que no pa­sen tan­tos mi­gran­tes.

Vi­vo en un país que en­cie­rra a los mi­gran­tes en cen­tros de de­ten­ción que pa­re­cen cár­ce­les clan­des­ti­nas.

Vi­vo en un país que ya es­tá cons­tru­yen­do más de és­tas.

Vi­vo en un país don­de el Ejér­ci­to es­tá fre­nan­do el flu­jo de Mé­xi­co a Es­ta­dos Uni­dos en la fron­te­ra nor­te, es de­cir, es­tá im­pi­dien­do a los ciu­da­da­nos sa­lir de su te­rri­to­rio pa­ra ir al de una na­ción ex­tran­je­ra.

Vi­vo en un país don­de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res ha di­cho a los mi­gran­tes: no quie­ro que pa­ses por aquí.

Vi­vo en un país que ha­ce to­do es­to por­que así lo pi­dió Es­ta­dos Uni­dos.

Vi­vo en un país don­de el go­bierno so­lía ser an­ti­mi­li­ta­ris­ta, pro­mi­gran­te y an­ti­in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro ya no.

Vi­vo en un país que des­pier­ta tran­qui­lo por­que Do­nald Trump lo fe­li­ci­ta en Twit­ter: Mé­xi­co es­tá ha­cien­do un gran tra­ba­jo pa­ran­do a los mi­gran­tes.

Así que vi­vo en un país cu­yo go­bierno se pe­lea con los mi­gran­tes y se en­tien­de con Do­nald Trump.

Vi­vo en un país don­de la gen­te ava­la to­do es­to.

Vi­vo en un país don­de el 70% de la ciu­da­da­nía di­ce que no hay que de­jar pa­sar a los mi­gran­tes.

Vi­vo en un país don­de los al­cal­des de la fron­te­ra ha­blan de los mi­gran­tes con la su­ti­le­za an­ti­me­xi­ca­na de aquel she­riff Joe Ar­paio.

Vi­vo en un país don­de hay bro­tes de vio­len­cia de ciu­da­da­nos con­tra mi­gran­tes, a quie­nes gri­tan que se va­yan de aquí.

Creo que vi­vo en un país an­ti­in­mi­gran­te. Sí, Mé­xi­co. Quién lo iba a de­cir. Ha­brá que em­pe­zar a asu­mir­lo.

SACIAMORBO­S

Por cier­to, vi­vo en un país don­de a un ex­pre­si­den­te acu­sa­do de co­rrup­ción, lo in­ves­ti­gan… en Es­ta­dos Uni­dos.— Ciu­dad de Mé­xi­co

————— (*) Con­duc­tor del no­ti­cia­rio ma­tu­tino “Des­pier­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.