Co­rrup­ción y em­pre­sas fan­tas­ma

Diario de Yucatán - - CIUDADANOS - MARIO BEN­JA­MÍN VA­LA­DEZ MERAZ (*)

No sé si las de­nun­cias pre­sen­ta­das el 14 de enero por la ti­tu­lar de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral del Es­ta­do, Liz­beth Bas­to Avilés, an­te la Vi­ce­fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en Com­ba­te a la Co­rrup­ción y an­te la Au­di­to­ría Su­pe­rior del Es­ta­do de Yu­ca­tán (Asey) por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la ad­mi­nis­tra­ción de Ro­lan­do Za­pa­ta Be­llo que­da­rán im­pu­nes, pe­ro los ti­tu­la­res de esos or­ga­nis­mos, Jo­sé Enrique Goff Ai­lloud y Mario Can Marín, res­pec­ti­va­men­te, no tu­vie­ron el com­pro­mi­so pa­ra acla­rar­las.

Cen­tral 9, aun sin ser un ór­gano de vi­gi­lan­cia de los re­cur­sos pú­bli­cos, des­cu­brió lo que esas ins­ti­tu­cio­nes no pu­die­ron de­tec­tar: la pro­li­fe­ra­ción de un sin fin de des­víos al era­rio a tra­vés de em­pre­sas fan­tas­mas. ————— (*) Con­ta­dor-au­di­tor. Exa­se­sor de go­bier­nos ema­na­dos del PRI

El Dia­rio hi­zo su tra­ba­jo, so­lo se ne­ce­si­ta apli­car las nor­mas de au­di­to­ría ge­ne­ral­men­te acep­ta­das pa­ra con­cluir­las y emi­tir los dic­tá­me­nes.

Pe­ro ¿có­mo pue­den pe­dir­se re­sul­ta­dos a quie­nes son em­plea­dos del go­bierno? Es tan­to co­mo mor­der la mano de quien les da de co­mer. Es in­ne­ga­ble que des­de su nom­bra­mien­to (04/07/17), el desem­pe­ño del ti­tu­lar de la Asey ha si­do me­dio­cre por­que ha se­gui­do la lí­nea de sus an­te­ce­so­res. Las apro­ba­cio­nes del gas­to pú­bli­co de los ejer­ci­cios 2017 y 2018 del go­bierno del Es­ta­do, a sa­bien­das que es­ta­ban in­fec­ta­dos con em­pre­sas fan­tas­ma, son prue­bas irre­fu­ta­bles de es­tas ase­ve­ra­cio­nes.

Y ya que es­toy ha­blan­do de in­com­pe­ten­tes, no pue­do de­jar de men­cio­nar al zar an­ti­co­rrup­ción Goff Ai­lloud, quien co­mo pri­me­ra ac­ción des­pués de re­ci­bir las de­nun­cias de la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral del Es­ta­do de­bió so­li­ci­tar in­for­ma­ción so­bre las em­pre­sas fan­tas­mas, pe­ro des­pués de per­ma­ne­cer cin­co me­ses en si­len­cio nos sa­le con la ri­dí­cu­la ex­cu­sa de que el Ser­vi­cio de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT) se nie­ga a pro­por­cio­nar­la.

La mal­ver­sa­ción de las cuo­tas de $2,100 mi­llo­nes, des­con­ta­das y no en­tre­ga­das al Ins­ti­tu­to de Se­gu­ri­dad So­cial de los Tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do de Yu­ca­tán (Iss­tey) du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ivon­ne Or­te­ga Pa­che­co es otro de­li­to que has­ta hoy no se ha es­cla­re­ci­do.

En lu­gar de de­nun­ciar el pe­cu­la­do que co­me­tió su an­te­ce­so­ra, Ro­lan­do Za­pa­ta Be­llo co­me­tió el error de nom­brar co­mo di­rec­tor del Iss­tey a Uli­ses Ca­rri­llo Ca­bre­ra, quien ade­más de es­tar vin­cu­la­do con la ex­man­da­ta­ria es­ta­tal fue se­ña­la­do por el gru­po de in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas del Dia­rio de Yu­ca­tán (C9) co­mo ce­re­bro de la pri­va­ti­za­ción “si­len­cio­sa” de los po­lé­mi­cos prés­ta­mos a tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les.

En vir­tud de que es­toy men­cio­nan­do a quien hoy pre­ten­de ser la pre­si­den­ta na­cio­nal del PRI, en re­la­ción con ese reportaje es­cri­bió en Twit­ter: “el @Dia­rio de Yu­ca­tán pu­bli­ca una no­ta que me men­cio­na con da­tos que ocu­rrie­ron des­pués de mi ges­tión co­mo go­ber­na­do­ra”.

Pa­ra fi­na­li­zar, le su­gie­ro al go­ber­na­dor Mau­ri­cio Vi­la Do­sal que con­vo­que a la elec­ción de nue­vos fis­cal an­ti­co­rrup­ción y au­di­tor su­pe­rior del Es­ta­do.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

————— (*) Li­cen­cia­do en De­re­cho, maes­tro en Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.