Brin­dar amor a los en­fer­mos

Diario de Yucatán - - RELIGIÓN -

“Las per­so­nas nun­ca son igua­les, de­ben ser com­pren­di­das y cui­da­das una por una, co­mo ha­ce Dios: Dios ha­ce así. Ob­via­men­te, es­to re­quie­re un com­pro­mi­so con­si­de­ra­ble por par­te de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, que a me­nu­do no es lo su­fi­cien­te­men­te apre­cia­do”.

Con es­tas pa­la­bras, el pa­pa Fran­cis­co ha que­ri­do sub­ra­yar la im­por­tan­cia del es­fuer­zo de los agen­tes sa­ni­ta­rios por tra­tar a las per­so­nas co­mo ta­les y no co­mo nú­me­ros, sin de­jar­se arras­trar por la men­ta­li­dad de em­pre­sa im­pe­ran­te de aba­ra­tar cos­tos y lo­grar la má­xi­ma efi­cien­cia.

En pri­mer lu­gar, el pa­pa Fran­cis­co se­ña­ló có­mo el sis­te­ma de asis­ten­cia mé­di­ca ha cam­bia­do en las úl­ti­mas dé­ca­das gra­cias, en gran par­te, a los avan­ces en la tec­no­lo­gía, que han ser­vi­do pa­ra in­cor­po­rar nue­vas téc­ni­cas de diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to.

El San­to Pa­dre ha­bló de la ob­je­ción de con­cien­cia en los ca­sos en los que es­to úl­ti­mo no se pro­duz­ca y ani­mó a ha­cer­la “con res­pe­to y con hu­mil­dad”, y aña­dió, “pa­ra no ge­ne­rar en quien les ob­ser­va un igual des­pre­cio, que im­pe­di­ría la com­pren­sión de los ver­da­de­ros mo­ti­vos que los em­pu­jan”.

Asi­mis­mo, el Pa­pa re­co­no­ció que la aten­ción a los en­fer­mos es una ta­rea “exi­gen­te y ab­sor­ben­te” y re­sal­tó la ne­ce­si­dad de que exis­tan ga­ran­tías en el desa­rro­llo de es­te ti­po de tra­ba­jo, de que sean re­co­no­ci­dos por su es­fuer­zo y de que pue­dan usar las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra es­tar ins­pi­ra­dos e ins­trui­dos.

Igual­men­te, los in­vi­tó a for­mar­se no so­lo pa­ra es­tar ac­tua­li­za­dos, sino pa­ra re­for­zar la di­men­sión es­pi­ri­tual del ser hu­mano, tan im­por­tan­te pa­ra los que es­tán en­fer­mos y los que es­tán cer­ca de los que su­fren.

Fi­nal­men­te, pa­ra man­te­ner vi­vo el es­pí­ri­tu, el pa­pa Fran­cis­co ex­hor­tó a “ser fie­les a la ora­ción y a nu­tri­se de la Pa­la­bra de Dios: siem­pre con el Evan­ge­lio en el bol­si­llo, al al­can­ce de la mano: cin­co mi­nu­tos, se lee, pa­ra que en­tre en no­so­tros la Pa­la­bra de Dios”. Y a ins­pi­rar­se con el ejem­plo de los santos, pues “mu­chos de ellos han ser­vi­do con amor y de­sin­te­rés a los en­fer­mos es­pe­cial­men­te a los más aban­do­na­dos”.—

El pa­pa Fran­cis­co pi­dió a quie­nes tie­nen a su cui­da­do a los en­fer­mos a ins­pi­rar­se en los santos, pues “mu­chos de ellos han ser­vi­do con amor y de­sin­te­rés a los en­fer­mos es­pe­cial­men­te a los más aban­do­na­dos”

Sa­lud Pas­to­ral de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.