Los ra­yos gamma cau­san asom­bro

Es­tu­dian res­tos de una es­tre­lla de ha­ce 30 años

Diario de Yucatán - - CALIDAD DE VIDA -

MA­DRID (EFE).— Cuan­do las es­tre­llas más gran­des del uni­ver­so mue­ren, colapsan y ex­plo­sio­nan en una su­per­no­va. Al­gu­nas lan­zan un des­te­llo que du­ra se­gun­dos pe­ro que con­tie­ne tan­ta ener­gía co­mo la que pro­du­ci­rá el Sol en to­da su vi­da: son es­ta­lli­dos de ra­yos gamma, una de las ra­re­zas más im­pre­sio­nan­tes del cos­mos.

Aho­ra, un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos li­de­ra­do por el as­tro­fí­si­co cán­ta­bro Benito Mar­co­te, del Ins­ti­tu­to JIVE (Paí­ses Ba

jos), des­cu­brió los res­tos de una de es­tas ex­plo­sio­nes.

Los as­tró­no­mos pien­san que los es­ta­lli­dos de ra­yos gamma se pro­du­cen cuan­do el ma­te­rial de la es­tre­lla es ex­pul­sa­do a gran ve­lo­ci­dad en for­ma de cho­rro du­ran­te la ex­plo­sión pe­ro es­te des­te­llo so­lo es vi­si­ble si el ma­te­rial apun­ta di­rec­ta­men­te ha­cia la Tie­rra, lo que ocu­rre en muy po­cas oca­sio­nes.

Des­pués del des­te­llo, el ma­te­rial in­ter­ac­cio­na con el gas que se en­cuen­tra al­re­de­dor y se fre­na y ex­pan­de pro­du­cien­do una en­vol­tu­ra que du­ra años. Cuan­do el es­ta­lli­do no fue vi­si­ble, se ha­bla de “en­vol­tu­ra huér­fa­na”.

La in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por Mar­co­te y pu­bli­ca­da en “As­trophy­si­cal Jour­nal Let­ters”, ob­ser­vó el ras­tro de una ex­plo­sión que tu­vo lu­gar ha­ce 30 años y que nun­ca fue ob­ser­va­da y que, por lo tan­to, de­jó los res­tos de una en­vol­tu­ra “huér­fa­na”.

El hallazgo se pro­du­jo al es­tu­diar un ob­je­to, FIRST J1419+3940, lo­ca­li­za­do a 300 mi­llo­nes de años luz y de­tec­ta­do en 2018 con luz vi­si­ble y on­das de ra­dio.

Es­te ob­je­to ha es­ta­do ate­nuán­do­se du­ran­te 30 años y se en­cuen­tra en un en­torno muy pa­re­ci­do al del úni­co es­ta­lli­do rá­pi­do de ra­dio que se co­no­ce con pre­ci­sión, unos mis­te­rio­sos even­tos del uni­ver­so que du­ran mi­lé­si­mas de se­gun­do y que se cree que po­drían es­tar ori­gi­na­dos por es­tre­llas de neu­tro­nes o re­ma­nen­tes de su­per­no­vas.

Tras el des­cu­bri­mien­to de es­te ob­je­to, los cien­tí­fi­cos li­de­ra­dos por Mar­co­te lle­va­ron al ca­bo ob­ser­va­cio­nes de ra­dio con la red eu­ro­pea de VLBI (EVN, por sus si­glas en in­glés) que com­bi­na an­te­nas re­par­ti­das por Eu­ro­pa, Asia y Su­dá­fri­ca y que, uni­das, per­mi­ten es­tu­diar un ob­je­to con una re­so­lu­ción que per­mi­ti­ría leer un pe­rió­di­co a 40 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

Con es­te ni­vel de de­ta­lle, los as­tró­no­mos de­ter­mi­na­ron que tie­ne un ta­ma­ño de unos cin­co años luz y que el ma­te­rial que emi­te es­ta luz fue lan­za­do al es­pa­cio ha­ce unos 30 años a unos 100 mi­llo­nes de km/h, en “una ex­plo­sión muy enér­gi­ca”.

La ima­gen de una re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de un es­ta­lli­do de ra­yos gamma pro­por­cio­na­da por la NASA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.