La per­la más fi­na

Diario de Yucatán - - CALIDAD DE VIDA - AN­TO­NIO ALON­ZO RUIZ (*)

Aun no me di­ces tu nom­bre, le di­je a mi nue­va Maes­tra.

Soy la Paz Ver­da­de­ra, con­tes­tó con re­ve­ren­cia. Soy tan an­he­la­da, que­ri­do ami­go, co­mo mal in­ter­pre­ta­da.

Há­bla­me más de ti, le di­je en tono de sú­pli­ca.

Soy co­mo la mo­ne­da que bus­ca una mu­jer y pa­ra en­con­trar­la, en­cien­de una lám­pa­ra, bus­ca con di­li­gen­cia y ba­rre to­da su ca­sa has­ta en­con­trar­la. Y cuan­do la en­cuen­tra, jun­ta a sus ami­gas y ve­ci­nas y les di­ce:

Alé­gren­se con­mi­go, por­que he en­con­tra­do lo que tan­to an­he­la­ba.

Soy se­me­jan­te a un te­so­ro es­con­di­do en un cam­po y quien lo en­cuen­tra, vuel­ve a es­con­der­lo y es tan­ta su ale­gría que va y ven­de to­do lo que tie­ne pa­ra com­prar aquel cam­po.

Tam­bién pue­do com­pa­rar­me con la per­la más fi­na que, al en­con­trar­la, un buen co­no­ce­dor de per­las, ven­de to­das las que tie­ne pa­ra con­se­guir esa úni­ca per­la in­su­pe­ra­ble.

¿Có­mo in­ter­pre­tar es­tas com­pa­ra­cio­nes que de tí mis­ma ha­ces? Pre­gun­té con preo­cu­pa­ción.

La lám­pa­ra que la mu­jer en­cien­de, mi avi­sa­do apren­diz, es nues­tra gran lí­der, la Mo­ral. So­lo con la Luz de la Mo­ral po­drás en­con­trar­me. La bús­que­da di­li­gen­te, que­ri­do ami­go, es la Vir­tud.

Ba­rrer la ca­sa, de­cla­ra, sig­ni­fi­ca sa­nar y pa­ci­fi­car tus pen­sa­mien­tos.

Cuan­do la Vir­tud, mi avi­sa­do apren­diz, sane e ins­pi­re to­dos tus pen­sa­mien­tos y sea ella la úni­ca quien mue­va to­dos tus com­por­ta­mien­tos, se­rás tie­rra fér­til pa­ra que la Paz flo­rez­ca den­tro de ti, sen­ten­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.