Mé­xi­co tam­bién se­pa­ra a ni­ños mi­gran­tes de sus pa­dres: Uni­cef

En Mé­xi­co, los me­no­res de 12 años se que­dan con la ma­má, mien­tras los pa­dres y ado­les­cen­tes tie­nen un es­pa­cio es­pe­cí­fi­co en la mis­ma Estación Mi­gra­to­ria, pe­ro no tie­nen con­tac­to con el res­to de su fa­mi­lia, lo que pa­ra ellos se con­vier­te en una cár­cel, por

Diario del Sur - - Portada -

En Mé­xi­co tam­bién los ni­ños mi­gran­tes son de­te­ni­dos y se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias y el Fon­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) con­si­de­ra que la de­ten­ción no es la so­lu­ción pa­ra con­tra­rres­tar el flu­jo de mi­gran­tes que cru­zan la fron­te­ra con el ob­je­ti­vo de lle­gar a EU.

“Nos preo­cu­pa por su si­tua­ción aquí en Mé­xi­co, don­de no hay al­ter­na­ti­vas a la de­ten­ción. Los ni­ños es­tán de­te­ni­dos y las au­to­ri­da­des no ven otra op­ción de de­te­ner­los o re­tor­nar­los o de­por­tar­los”, di­ce Ch­ris­tian Skoog, re­pre­sen­tan­te de Uni­cef en Mé­xi­co.

En en­tre­vis­ta con El Sol de Mé­xi­co, el fun­cio­na­rio de la ONU co­men­ta que al igual que en EU, Mé­xi­co no só­lo de­tie­ne a los mi­gran­tes en sus es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias don­de pue­den pa­sar va­rios me­ses si de­ci­den so­li­ci­tar el asi­lo, sino tam­bién se­pa­ran los ni­ños de sus pa­dres.

“Es una cár­cel. Si vi­si­tas la estación mi­gra­to­ria es co­mo una cár­cel con gran­des puer­tas, to­do ce­rra­do. Es una ex­pe­rien­cia muy di­fí­cil. Me he en­tre­vis­ta­do con al me­nos 50 ni­ños du­ran­te los úl­ti­mos años y hu­ye­ron de una si­tua­ción muy di­fí­cil que vi­vían en su país. Hu­yen de la vio­len­cia. Al­go muy trau­má­ti­co. Lle­gan a Mé­xi­co y los en­cie­rran en es­tas es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias y des­pués de uno o dos días, di­cen: ‘Pre­fie­ro re­gre­sar. Es­to es­tá peor’. No sa­ben lo que va a pa­sar. Es­tán en­ce­rra­dos y quie­ren sa­lir”, ex­pli­ca Skoog.

Si bien ad­mi­te no ha­ber vi­si­ta­do los cen­tros de de­ten­ción de mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, Ch­ris­tian Skoog ase­gu­ra que, por lo que ha vis­to y es­cu­cha­do, la si­tua­ción es si­mi­lar en Mé­xi­co. Las au­to­ri­su da­des mi­gra­to­rias me­xi­ca­nas tam­bién se­pa­ran a las fa­mi­lias mi­gran­tes, aun­que es­ta se­pa­ra­ción se ha­ce en la mis­ma ins­ta­la­ción de la estación mi­gra­to­ria.

“No es el mis­mo trau­ma, por­que los ni­ños sa­ben que sus pa­pas es­tán del otro la­do, aun­que no ten­gan con­tac­to. En EU, di­cen que van a re­unir a las fa­mi­lias se­pa­ra­das, pe­ro no sa­ben dón­de es­tá el ni­ño, pue­de es­tar a mi­les de ki­ló­me­tros o en otro es­ta­do”, re­la­ta.

Una di­fe­ren­cia muy importante es que en Mé­xi­co los ni­ños mi­gran­tes me­no­res de 12 años se que­dan con la ma­má, mien­tras que los ado­les­cen­tes tie­nen su es­pa­cio es­pe­cí­fi­co y los pa­dres tam­bién, aun­que en la mis­ma estación mi­gra­to­ria. Los ado­les­cen­tes y los pa­dres no tie­nen con­tac­to con el res­to de su fa­mi­lia.

Skoog con­si­de­ra que el he­cho de que los me­no­res se que­dan con su ma­dre es me­jor, tam­po­co es­tá de acuerdo con la de­ten­ción. “Al me­nos los ni­ños me­no­res se que­dan con la ma­dre”, afir­ma, pe­ro la­men­ta que los ni­ños no pue­dan te­ner ac­ce­so a su pa­dre y los ado­les­cen­tes no pue­dan ver a sus pa­pás.

“No es la mis­ma se­pa­ra­ción que en Es­ta­dos Uni­dos, por­que aquí la ma­dre se que­da con los ni­ños me­no­res, pe­ro ha­ce fal­ta que ha­ya la unión de la fa­mi­lia du­ran­te to­do el pro­ce­so”, co­men­ta.

Si la fa­mi­lia no pi­de asi­lo, se re­gre­san muy rá­pi­da­men­te a su país. De he­cho, se es­ti­ma que 138 mil ni­ños mi­gran­tes fue­ron de­te­ni­dos y pro­ce­sa­dos pa­ra lue­go ser deportados por las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas en los úl­ti­mos cin­co años.

Cuan­do pi­den asi­lo, es­tas per­so­nas tie­nen de­re­cho de que­dar­se en Mé­xi­co y el pro­ce­so de­be ser re­suel­to den­tro de tres me­ses, pe­ro, de acuerdo con Skoog, mu­chas ve­ces se tar­dan mu­cho más tiem­po.

“Pue­den que­dar­se has­ta seis me­ses o tal vez más en la estación mi­gra­to­ria y eso es muy di­fí­cil. No de­be­rían es­tar en la estación y me­nos cuan­do ha­yan ini­cia­do el pro­ce­so de asi­lo”, se­ña­la.

Los mi­gran­tes, quie­nes pro­vie­nen en

Mé­xi­co se opu­so al pe­di­do de EU de que las per­so­nas que so­li­ci­ten re­fu­gio en la fron­te­ra lo ha­gan en su te­rri­to­rio en vez de en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún un do­cu­men­to ofi­cial

gran ma­yo­ría de Cen­troa­mé­ri­ca, es­pe­cial­men­te de Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la, hu­yen de si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, de una cre­cien­te vio­len­cia cau­sa­da por el cri­men or­ga­ni­za­do o de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des en sus paí­ses.

La ma­yo­ría quie­re ir a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro mu­chos se que­dan en Mé­xi­co en el ca­mino. Una vez que ini­cia­ron su pro­ce­so de asi­lo, Ch­ris­tian Skoog con­si­de­ra que es­tas per­so­nas pue­dan vivir nor­mal­men­te den­tro del país.

EDUAR­DO TORRES /DIA­RIO DEL SUR

Chia­pas cuen­ta con al­gu­nos albergues pa­ra la re­ten­ción de me­no­res de edad que in­ten­tan cru­zar la fron­te­ra sur de Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.