Por de­ses­pe­ra­ción, ciu­da­da­nos pue­den con­ver­tir­se en de­lin­cuen­tes fi­nan­cie­ros

To­do co­mien­za des­de que se con­vier­ten en “pres­ta nom­bre”

Diario del Sur - - Chiapas - LENNYN FLO­RES

Car­los Méndez, au­di­tor cer­ti­fi­ca­do en pre­ven­ción de la­va­do de di­ne­ro y fi­nan­cia­mien­to del te­rro­ris­mo, acon­se­jó a la po­bla­ción chia­pa­ne­ca pa­ra es­tar pre­ve­ni­dos, ya que la pre­sión fi­nan­cie­ra de la cues­ta de ene­ro fa­ci­li­ta la po­si­bi­li­dad de caer en la co­mi­sión de de­li­tos fi­nan­cie­ros.

Di­jo que una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des en las que se re­cu­rren por de­ses­pe­ra­ción es la de pres­tar el nom­bre, lo que téc­ni­ca­men­te es co­no­ci­do co­mo tes­ta­fe­rros y que con­lle­va a en­fren­tar­se a tres ries­gos.

Uno de ellos, es que las víc­ti­mas sean ocu­pa­das pa­ra abrir cuen­tas ban­ca­rias, in­clu­so so­li­ci­tar tar­je­tas en tien­das de con­ve­nien­cia (am­bas si­tua­cio­nes se han vuel­to sen­ci­llas, ya que las com­pa­ñías so­li­ci­tan úni­ca­men­te la cre­den­cial de elec­tor); ex­pli­có que el ver­da­de­ro pro­ble­ma se en­cuen­tra en el ori­gen de los re­cur­sos que se uti­li­zan o ge­ne­ran pa­ra man­te­ner los plás­ti­cos fi­nan­cie­ros.

“En mu­chas oca­sio­nes pro­vie­ne de ex­tor­sio­nes te­le­fó­ni­cas y sa­be­mos que mu­chas ve­ces esas ex­tor­sio­nes se ha­cen des­de la cár­ce­les, pues se co­no­ce el trá­fi­co de te­lé­fo­nos mó­vi­les que se da den­tro de los cen­tros de re­in­ser­ción so­cial y, aun­que exis­te una ba­ta­lla en con­tra de esa ac­ti­vi­dad, no ha si­do su­fi­cien­te.”

Otro de los ries­gos es que los “pres­ta nom­bre” sean uti­li­za­dos pa­ra abrir em­pre­sas “fa­cha­da” que, aun­que son em­pre­sas le­gí­ti­mas, cons­ti­tui­das an­te un no­ta­rio pú­bli­co y con re­gis­tros del Sis­te­ma de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria (SAT), no rea­li­zan ope­ra­cio­nes y se de­di­can so­la­men­te a com­prar y ven­der fac­tu­ras por una co­mi­sión que a ve­ces van des­de los 50 has­ta los 300 pe­sos.

“Ahí arries­gan mu­cho por una co­mi­sión, por­que pue­den has­ta per­der la li­ber­tad por muy po­co di­ne­ro (…) otra de las ac­ti­vi­da­des más co­mu­nes tie­ne que ver con so­li­ci­tar un cré­di­to, ya que cuan­do fun­cio­nan co­mo “pres­ta nom­bre” se pue­den que­dar con la deu­da por­que la otra per­so­na no tie­ne ni la mí­ni­ma in­ten­ción de pa­gar. La cues­ta de ene­ro es un ries­go de vul­ne­ra­bi­li­dad”, abun­dó.

El au­di­tor en­fa­ti­zó el lla­ma­do a la po­bla­ción pa­ra no in­cu­rrir en es­te ti­po de ac­tos y mu­cho me­nos caer en la tram­pa de si­tua­cio­nes dis­fra­za­das de opor­tu­ni­da­des; por el con­tra­rio, acon­se­jó a la so­cie­dad a re­or­ga­ni­zar sus fi­nan­zas y es­pe­rar con cal­ma a que se con­clu­ya es­ta eta­pa, así co­mo a ser más cons­cien­tes en los ga­tos de ca­da fin de año.

Fo­to: LENNYN FLO­RES

La pre­sión fi­nan­cie­ra de la cues­ta de ene­ro fa­ci­li­ta la po­si­bi­li­dad de caer en la co­mi­sión de de­li­tos fi­nan­cie­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.