Rosy Aran­go, or­gu­llo­sa de sus raí­ces me­xi­ca­nas

Es una ar­tis­ta que com­par­ten en ca­da pie­za el amor por México, por sus tex­ti­les, sa­bo­res y aro­mas de la ri­que­za gas­tro­nó­mi­ca, una in­tér­pre­te que en su can­to man­tie­ne co­mo tó­ni­ca el gé­ne­ro fu­sión, pe­ro con res­pe­to a la mú­si­ca tra­di­cio­nal.

Diario La Verdad (Yucatan) - - LA PURA VERDAD - POR RI­CAR­DO PAT

¿Eres ori­gi­na­ria de Her­mo­si­llo?

Na­cí en Her­mo­si­llo, So­no­ra, pe­ro real­men­te fue una ca­sua­li­dad de la vi­da: mi ma­dre y mi abue­la son oa­xa­que­ñas, pe­ro mu­cha de la fa­mi­lia de Oa­xa­ca se fue a tra­ba­jar a la pis­ca, al nor­te, y mu­cho se edi­fi­ca allá. A mi ma­má se le per­dió la cuen­ta y pen­só que na­ce­ría en septiembre, pe­ro na­cí en agos­to. Así na­cí ya­qui so­no­ren­se, pe­ro con co­ra­zón oa­xa­que­ño. Ra­di­co en la Ciudad de México. ¡Va­ya com­bi­na­ción!

¿Des­de cuan­do te enamo­ras­te de la mú­si­ca me­xi­ca­na’?

Fí­ja­te que to­da mi vi­da me he de­di­ca­do a la mú­si­ca tra­di­cio­nal me­xi­ca­na. Me de­di­qué al es­tu­dio, ade­más de ser apa­sio­na­da de mi país, cuan­do era chi­ca, cuan­do es­ta­ba pe­pi­ta, pe­ro aho­ra que ya soy ca­la­ba­za ten­go pen­sa­mien­tos más va­lien­tes.

En tu pri­mer dis­co can­ta­bas ba­la­das ¡Qué su­ce­dió?

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­trar a BMG Ario­la y sa­car mi pri­mer dis­co. Ese dis­co fue pa­ra una com­pa­ñía, pe­ro to­da mi vi­da es­tu­ve es­tu­dian­do en la Es­cue­la y Ca­sa de la Mú­si­ca Me­xi­ca­na con el maes­tro Al­ber­to Án­gel “El Cuer­vo”.

¿Cóm fue es­tu­diar con tan im­por­tan­te per­so­na­je?

Ca­si 4 años. To­mé cla­ses en esa es­cue­la don­de te en­se­ña­ban mú­si­ca e ins­tru­men­tos de to­da la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, par­te de sus tex­ti­les, co­no­ci­mien­to de tus et­nias, co­no­ci­mien­to de tus len­guas y, so­bre to­do, en­ca­mi­na­do ha­cia la mú­si­ca. Con el maes­tro Al­ber­to eran cur­sos vo­ca­les y ta­lle­res de mo­vi­mien­to es­cé­ni­co. Des­pués tu­ve la for­tu­na de abrir­le con­cier­tos mu­cho tiem­po.

¿Qúe sgi­ni­fi­ca can­tar ti can­tar “Ai­res del Ma­yab”?

Ade­más que es em­ble­má­ti­ca pa­ra Yu­ca­tán, creo que pa­ra to­das las in­tér­pre­tes de la can­ción me­xi­ca­na, no hay una que se la pue­da brin­car. To­das la he­mos can­ta­do. Pa­ra mí es una co­ne­xión muy es­pe­cial, cuan­do la can­to es par­te de mi rú­bri­ca musical, por­que en esa can­ción ha­blo del or­gu­llo de las mujeres me­xi­ca­nas, que las mujeres so­mos esa ma­gia di­vi­na que en­vuel­ve nues­tra cul­tu­ra.

México en la piel Los ar­tis­tas te­ne­mos que ser in­quie­tos, atre­vi­dos, vi­bran­tes. Te­ne­mos la obli­ga­ción de darle cul­tu­ra y pa­sión a nues­tros oyen­tes, a nues­tra gen­te; yo, Rosy Aran­go, ten­go ese com­pro­mi­so por­que soy una em­ba­ja­do­ra de mi cul­tu­ra y mi mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.