“Que na­da pue­da apar­tar­nos del amor del se­ñor”

Diario La Verdad (Yucatan) - - OPINIÓN - Emi­lio Carlos Ber­lie Be­laun­za­rán

Es­te tro­zo del Se­gun­do Isaías pro­vie­ne del si­glo VI an­tes de Cris­to, es una in­vi­ta­ción a los is­rae­li­tas que es­tán en el exi­lio a par­ti­ci­par en la abun­dan­cia de los bie­nes de la Nue­va Alian­za y a bus­car la con­ver­sión.

Por­que mu­chos de los exi­lia­dos, a cau­sa de su la­bo­rio­si­dad ha­bían acu­mu­la­do di­ne­ro y ob­te­ni­do bie­nes­tar, lo que les com­por­ta­ba un se­rio pe­li­gro de ol­vi­dar­se de su pa­tria y por con­si­guien­te tam­bién del Se­ñor Dios, fa­vo­re­cien­do la con­vi­ven­cia y con­ta­gio de cos­tum­bres pa­ga­nas.

Es una ex­hor­ta­ción pro­fé­ti­ca pa­ra no aco­mo­dar­se a esa nue­va si­tua­ción, pues se ase­gu­ra que en la pa­tria le­ja­na en­con­tra­rán a su re­gre­so agua, vino y leches abun­dan­tes, be­bi­das es­tas que en­cie­rran to­da una sim­bo­lo­gía me­siá­ni­ca. (Cf. Is. 25,6)

Se pi­de el re­cha­zo a los gas­tos inú­ti­les, pro­ba­ble­men­te la ad­qui­si­ción de bie­nes in­mue­bles, que arrai­gan y es­ta­bi­li­zan en tie­rra ex­tran­je­ra. El pro­fe­ta in­sis­te pues, en la gra­tui­dad de los ali­men­tos.

Las aguas se vuel­ven pues em­ble­ma de la vi­da, de la li­ber­tad, y del Es­pí­ri­tu pues el Se­ñor la da­rá a los que es­tán a pun­to de re­gre­sar y en­con­tra­rán, en el tem­plo re­cién re­cons­trui­do de Je­ru­sa­lén, la fuen­te de agua vi­va.

El Vino y la le­che son sig­nos de fer­ti­li­dad de la tie­rra pro­me­ti­da. El pan es sos­tén pri­ma­rio y fun­da­men­tal. El tex­to des­cri­be a la Nue­va Je­ru­sa­lén, cuan­do se lo­gre el ni­vel más al­to de in­ti­mi­dad en­tre Dios y el hom­bre.

El te­ma del ali­men­to se con­ti­núa en el sal­mo res­pon­so­rial, que es el nú­me­ro 144. Es­te sal­mo es la úl­ti­ma com­po­si­ción al­fa­bé­ti­ca del sal­te­rio y exal­ta la in­fi­ni­ta ter­nu­ra del co­ra­zón de Dios, Pa­dre y Crea­dor: (Cf. Sal 104.27): “To­dos ellos de ti es­tán es­pe­ran­do que les des a su tiem­po el ali­men­to, tú se los das y ellos lo to­man, abres tu mano y se sa­cian de bie­nes”. El ali­men­to ad­quie­re el sig­ni­fi­ca­do de la pro­vi­den­cia pa­ter­na y amo­ro­sa de Dios con res­pec­to a sus cria­tu­ras.

Rm. 8,35. 37-39

Es­tos ver­sícu­los son la cul­mi­na­ción de es­te her­mo­so ca­pí­tu­lo que ha ex­pues­to “la vi­da de los cris­tia­nos se­gún el Es­pí­ri­tu”. Es un himno al amor de Dios, que de por sí es in­ven­ci­ble, y que na­die pue­de arran­car­lo de quien se en­tre­ga a Él. Es de tal ma­ne­ra gran­de la fuer­za de es­te amor que ven­ce a to­dos los enemi­gos, su­pera to­dos los obs­tácu­los, triun­fa so­bre to­das las di­fi­cul­ta­des.

San Pa­blo pro­po­ne una lis­ta de los po­si­bles enemi­gos: La muer­te, por el te­mor que le te­ne­mos.

La vi­da con sus atrac­ti­vos.

Los án­ge­les y los prin­ci­pa­dos, po­ten­cias mis­te­rio­sas que di­ri­gen los acon­te­ci­mien­tos de la his­to­ria.

Las co­sas que el co­ra­zón agre­ga a ellas en el pre­sen­te, o que en el fu­tu­ro ge­ne­ra­rán preo­cu­pa­cio­nes y an­sias.

La al­tu­ra y pro­fun­di­dad, ele­men­tos de la cos­mo­lo­gía de la épo­ca

Es­te lis­ta­do obe­de­ce evi­den­te­men­te a la men­ta­li­dad de la épo­ca, pe­ro lo que real­men­te cuen­ta aquí es la te­sis de que, no obs­tan­te, los obs­tácu­los, in­si­dias, y las di­fi­cul­ta­des, el amor de Dios co­no­ci­do en Cris­to, es vic­to­ria y sal­drá siem­pre triun­fan­te de to­da opo­si­ción. Se tra­ta de un pre­cio­so himno de es­pe­ran­za, que a ma­ne­ra de bál­sa­mo cu­ra nues­tras preo­cu­pa­cio­nes y es co­mo un an­tí­do­to que nos reha­ce de nues­tros desáni­mos y de­pre­sio­nes. (J. Hor­tet)

Es­te himno es una pa­la­bra de op­ti­mis­mo, de con­fian­za, de se­re­ni­dad in­que­bran­ta­ble, só­lo el mal uso de la li­ber­tad rom­pe es­te víncu­lo; pe­ro Dios es in­fi­ni­ta­men­te pa­cien­te y es­pe­ra “el re­gre­so del res­to fiel” pa­ra ha­cer que de nue­vo flo­rez­ca el amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.