El Chu­pa­ca­bras de Yu­ca­tán: ¿Era hi­jo de la Xta­bay y del Huay Chi­vo?

El Chu­pa­ca­bras de Yu­ca­tán ¿sur­gió de la im­pía re­la­ción en­tre la Xta­bay el Huay Chi­vo’, al me­nos una hi­pó­te­sis así lo plan­tea.

Diario La Verdad (Yucatan) - - LEYENDA - _REDACCIÓN

La cien­cia con­fir­ma que la pri­me­ra per­so­na que vio al chu­pa­ca­bras fue Ma­dey­len To­len­tino, de Ca­nó­va­nas, es­te de Puer­to Ri­co, en 1995, sien­do des­cri­to co­mo un ser te­rro­rí­fi­co, pa­re­ci­do a un ex­tra­te­rres­tre, que pa­só fren­te a la ven­ta­na de su ca­sa.

Pe­ro un an­ti­gua sha­man maya afir­ma que esa cria­tu­ra bí­pe­da, de en­tre 1,20 y 1,50 me­tros de al­to, con gran­des ojos, púas a lo lar­go de su es­pal­da y lar­gas ga­rras, tu­vo su ori­gen en Yu­ca­tán, sien­do el fru­to del pe­ca­do de la Xta­bay y el Huay Chi­vo.

Co­rro­bo­rar es­ta his­to­ria nos lle­vó a via­jar a un lu­gar muy cer­cano a Te­kax, a ca­sa de don I.F.E.M., un an­ciano maya que acep­tó com­par­tir una teo­ría que se re­mon­ta mu­chos años en el pa­sa­do, cuan­do en la zo­na que in­cluía a Te­kax, Te­kan­tó y Mo­tul, se in­for­mó de la muer­te de va­rios ani­ma­les.

El an­ciano nos di­jo que era me­dia­dor, tér­mino con el que son co­no­ci­dos los que pre­pa­ran las me­di­ci­nas na­tu­ra­les que le dic­tan los es­pí­ri­tus a tra­vés de per­so­nas a las que es­tos se in­cor­po­ran. Por eso sus co­no­ci­mien­tos so­bre es­te ti­po de te­mas son am­plios. Nos di­ce su pa­dre le in­cul­có la afi­ción a la in­ves­ti­ga­ción, com­par­tien­do con é la tra­di­ción oral que pro­ve­nía de su abue­lo y va­rias ge­ne­ra­cio­nes atrás, por eso sa­be co­sas que otras per­so­nas no.

Di­jo que en el ca­so de es­ta bes­tia que co­men­zó a de­jar va­rios ani­ma­les muer­tos, sin una go­ta de san­gre, las au­to­ri­da­des ase­gu­ra­ban que era un ja­guar; los ga­na­de­ros se rie­ron al es­cu­char esas de­cla­ra­cio­nes: los ja­gua­res des­pe­da­zan y de­jan hue­lla. En es­te ca­so so­la­men­te apa­re­cían dos ori­fi­cios en el cue­llo.

La le­yen­da del Chu­pa­ca­bras de Yu­ca­tán

El abue­lo con­tó que ha­cía mu­chos años co­rrió el ru­mor de la apa­ri­ción de un en­te ma­ligno que en­tra­ba a aque­llas po­bla­cio­nes en

bus­ca de don­ce­llas pa­ra vio­lar­las; se le co­no­cía co­mo el “Chi­vo Brujo” o el “Huay Chi­vo”, mi­tad hom­bre, mi­tad chi­vo.

El te­rror in­va­día a los po­bla­do­res cuan­do es­cu­cha­ban el rui­do que ha­cían sus cas­cos al re­tum­bar en las pie­dras. “El “Huay Chi­vo” brin­ca­ba las al­ba­rra­das, con sus cuernos gol­pe­tea­ba las puer­tas que da­ban a los pa­tios. Una no­che no en­con­tró a nin­gu­na don­ce­lla en­con­tran­do en una gran ma­ta de Cei­ba, a una her­mo­sa mu­jer que pei­na­ba sus lar­gos y ne­gros ca­be­llos.

Esa mu­jer era la Xta­bay, quien por inex­pli­ca­bles ra­zo­nes acep­tó el en­cuen­tro car­nal con aquel en­te con tal fre­ne­sí que los ani­ma­les del mon­te sa­lie­ron es­pan­ta­dos de sus ma­dri­gue­ras al es­cu­char­los.

De esa re­la­ción pe­ca­mi­no­sa na­ció un ho­rri­pi­lan­te ser con cuer­po de go­ri­la, ga­rras, dos apén­di­ces en la es­pal­da co­mo pe­que­ñas alas, ca­ra pa­re­ci­da a un man­dril, y con na­riz acha­ta­da, co­mo la de un vam­pi­ro. “¡Ha­bía na­ci­do el Chu­pa­ca­bras!, hi­jo le­gí­ti­mo de la “X´ta­bay” y el “Huay Chi­vo”.

A par­tir de ese mo­men­to co­men­za­ron los ru­mo­res acer­ca de un ex­tra­ño ser que ma­ta­ba ani­ma­les, chu­pán­do­les la san­gre. In­clu­so nos re­ta a com­pro­bar sus di­chos re­vi­san­do en una he­me­ro­te­ca los re­por­tes del Chu­pa­ca­bras que des­de ha­ce dé­ca­das se han pu­bli­ca­do en Yu­ca­tán.

Se­ña­la que en al­gu­nas cró­ni­cas no se le lla­ma­ba así, pe­ro cree que el Chu­pa­ca­bras in­ver­na, des­apa­re­ce por al­gún tiem­po y lue­go ata­ca de nue­vo a pa­vos, ga­lli­nas, cer­dos, ca­bras, bo­rre­gos, de­ján­do­los sin una go­ta de san­gre.

La Xta­bay

La le­yen­da de la Xta­bay si­gue tras­cen­dien­do en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ha­bi­tan­tes de Yu­ca­tán, des­cri­ta co­mo una mu­jer que se­du­ce dia­bó­li­ca­men­te a los hom­bres de la en­ti­dad.

De la Ix­ta­bay se di­ce que es el es­pec­tro de una mu­jer in­dia, ex­tra­or­di­na­ria­men­te be­lla, sen­sual y pro­vo­ca­ti­va, cu­yo ar­te o em­bru­jo es se­du­cir en for­ma dia­bó­li­ca a los hom­bres, prin­ci­pal­men­te en las no­ches de lu­na lle­na. Se ase­gu­ra que le gus­ta va­gar por los ca­mi­nos del ma­yab en bus­ca de in­cau­tos a quie­nes atrae con su vo­lup­tuo­so cuer­po y su ne­gra ca­be­lle­ra lar­ga has­ta la cin­tu­ra, con la cual for­ma una red que atra­pa a sus víc­ti­mas, des­pués de se­du­cir­las, pa­ra aho­gar­las, o de­jar­las lo­cas, va­gan­do so­las por la sel­va im­pe­ne­tra­ble del Ma­yab.

Se­gún la na­rra­ti­va de las le­yen­das ma­yas, la Ix­ta­bay sur­ge en la an­ti­gua ciu­dad maya de Za­cí, don­de un brujo se enamo­ró de una sa­cer­do­ti­sa vir­gen des­ti­na­da al cui­da­do y ali­men­ta­ción del fue­go sa­gra­do de los tem­plos ma­yas de la ciu­dad san­ta de Za­yil. un amor prohi­bi­do los ha­cía que re­pre­sen­ta­ba cas­ti­go y muer­te si les lle­ga­ban a des­cu­brir.

De­ci­die­ron es­ca­par de Za­yil ha­cía lo más inac­ce­si­ble de las im­pe­ne­tra­bles sel­vas de la pe­nín­su­la yu­ca­te­ca don­de vi­vie­ron du­ran­te años. Una no­che la mu­jer fue po­seí­da de un en­te dia­bó­li­co que le desató un de­seo car­nal in­sa­cia­ble que obli­gó a su hom­bre a rea­li­zar ver­da­de­ros es­fuer­zos pa­ra con­te­ner a esa mu­jer que desea­ba ha­cer el amor una y otra vez.

La pa­re­ja res­ca­tó a un náu­fra­go que di­jo ser de la is­la de Cu­za­mil, quien so­lo les tra­jo des­gra­cias. El es­po­so fue mor­di­do por una ser­pien­te ve­ne­no­sa y mien­tras se re­cu­pe­ra­ba su es­po­sa co­men­zó a acos­tar­se con el otro. Al des­cu­brir la trai­ción el ma­ri­do se fue por me­ses, pe­ro re­tor­nó con sus ído­los de ba­rro en la mano y sahu­mán­do­los con co­pal, rea­li­zan­do re­zos y cán­ti­cos, so­me­tien­do a los aman­tes con una fuer­za ex­tra­ña y mis­te­rio­sa, dic­tan­do una cruel sen­ten­cia.

Le di­jo a la mu­jer que ha­bía con­ce­bi­do el fru­to de un ma­le­fi­cio, que na­ce­ría una be­lla hem­bra que no era de él ni de su aman­te. El cas­ti­go im­pues­to por los dio­ses se­ría el na­ci­mien­to de una hi­ja pro­ve­nien­te del pe­ca­do que ca­mi­na­ría so­la en­tre las sel­vas, mon­tes, ma­res, ríos y mon­ta­ñas pa­ra de­jar su es­pec­tro en to­da la faz del Ma­yab.

Ella es­ta­rá viva, pe­ro se­rá ai­re, se­rá ama­da, pe­ro ja­más sen­ti­rá el ca­lor del amor, por­que se­rá vien­to. Bus­ca­rá el amor y la pa­sión de los hom­bres, pe­ro nun­ca po­drá lo­grar­lo en ple­ni­tud y go­zo por­que ca­da uno que in­ten­te se­du­cir la be­lle­za de su ca­ra y pa­sión mor­bo­sa de su cuer­po mo­ri­rá, en­lo­que­ce­rá cuan­do lo to­quen sus ve­llu­das ma­nos o los be­se sus la­bios mal­di­tos.

Fue así que de ese cas­ti­go sur­gió la Xta­bay, he­re­de­ra de la lu­ju­ria y el de­seo que des­per­ta­rá en ca­da man­ce­bo que la vea. Ellos, si pue­den, ten­drán que huir de ella cuan­do sien­tan que al aca­ri­ciar­la to­can el vien­to he­la­do con la fi­gu­ra de mu­jer y pa­tas de ave.

El Chu­pa­ca­bras de Yu­ca­tán al pa­re­cer sur­gió co­mo pro­duc­to mal­di­to de una re­la­ción en­tre la Xta­bay y el Huay­chi­vo.

El Chu­pa­ca­bras es una cria­tu­ra que ha desafia­do to­das las le­yen­das, al­can­za­do una fa­ma mun­dial al ser vis­to des­de Puer­to Ri­co has­ta Ru­sia, así co­mo en Yu­ca­tán, don­de se cree exis­te des­de ha­ce dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.