MI­LA­GRO­SA RE­CU­PE­RA­CIÓN DE ABE­JAS NA­TI­VAS EN LA ZO­NA ZONAMAYA MA­YA

Lue­go de la muer­te ma­si­va, que lle­vó a la des­apa­ri­ción de más de 365 col­me­nas en 18 apia­rios, la re­cu­pe­ra­ción em­pie­za; el 40% de la pro­duc­ción na­cio­nal de miel se rea­li­za en Yu­ca­tán, Cam­pe­che y Quin­ta­na Roo

Diario La Verdad (Yucatan) - - PORTADA - _ARIEL VE­LÁZ­QUEZ

Lue­go de que ha­ce dos años fue no­ti­cia in­ter­na­cio­nal la muer­te de mi­llo­nes de abe­jas me­li­po­nas en los apia­rios de la Zo­na Ma­ya, lo que de­jó una es­te­la de­sola­ción e in­cer­ti­dum­bre en­tre los api­cul­to­res de la re­gión y que de acuer­do a ex­per­tos fue por el uso de pes­ti­ci­das de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da por los agri­cul­to­res de la re­gión, ade­más de la de­fo­res­ta­ción, aho­ra gra­dual­men­te se vuel­ven a re­pro­du­cir. Se con­ta­bi­li­za­ron por lo me­nos 365 col­me­nas des­apa­re­ci­das en 18 apia­rios lo que lle­vó a los api­cul­to­res a per­der su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos y pu­so en ries­go la ex­tin­ción de es­ta es­pe­cie en­dé­mi­ca y muy pe­cu­liar, por­que no tie­ne agui­jón.

Ca­te­drá­ti­cos de la Uni­ver­si­dad In­ter­cul­tu­ral Ma­ya de Quin­ta­na Roo, sos­tu­vie­ron que se re­que­rían ma­yo­res es­tu­dios pa­ra ana­li­zar el im­pac­to en otra cla­se de in­sec­tos co­mo ma­ri­po­sas, ara­ñas y abe­jas sil­ves­tres, en los man­tos freá­ti­cos e in­clu­so en la salud de los cam­pe­si­nos que fue­ron ex­pues­tos a los quí­mi­cos.

Se su­po que los apia­rios es­ta­ban cer­ca de plan­tíos de chi­le ha­ba­ne­ro. Ca­be re­sal­tar que ca­da col­me­na tie­ne un cos­to de 2 mil pe­sos, va­lor que se in­cre­men­ta por los ni­ve­les que ten­ga.

“Fue­ron 15 mi­llo­nes de abe­jas en pro­me­dio, por­que ca­da col­me­na al­ber­ga de 20,000, de­pen­dien­do, 25,000, 30,000, has­ta 50,000 abe­jas en una col­me­na cuan­do ya tie­ne un ni­vel de tres”, pre­ci­só Sa­ra Cuer­vo Ve­ga, coor­di­na­do­ra en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán del Consejo Ci­vil Me­xi­cano pa­ra la Sil­vi­cul­tu­ra Sos­te­ni­ble.

En su­ma por lo me­nos fue­ron más de 2 mi­llo­nes de pe­sos en pér­di­das du­ran­te ese pe­rio­do y con­for­me a di­cho or­ga­nis­mo, uno de los mo­ti­vos cau­san­tes fue la fu­mi­ga­ción con el quí­mi­co fi­pro­nil en pre­dios de chi­le ha­ba­ne­ro, ade­más de la de­fo­res­ta­ción co­mo se pre­ci­só.

Na­die los ayu­dó

El eji­do La Can­de­la­ria per­te­ne­ce al mu­ni­ci­pio de Jo­sé Ma­ría Mo­re­los, fue de los más afec­ta­dos, don­de de acuer­do al Ins­ti­tu­to Es­ta­tal de Educación Pa­ra los Adul­tos hay un al­to gra­do de anal­fa­be­tis­mo en­tre la po­bla­ción ma­yor de edad.

De la mis­ma ma­ne­ra cálcu­los ofi­cia­les es­ti­man que un cam­pe­sino de es­ta re­gión ga­na apro­xi­ma­da­men­te 50 pe­sos (ca­si 2 dó­la­res) por día, lo que re­pre­sen­ta in­gre­sos me­no­res a 20,000 al año, es de­cir me­nos de mil dó­la­res por año.

Mis­ti­cis­mo

Una an­ti­gua le­yen­da ma­ya que el dios Ah Mu­zen­kab ba­jó a la Tie­rra y les re­ga­ló a los hu­ma­nos las abe­jas y su miel; des­de en­ton­ces, és­tas son con­si­de­ra­das sa­gra­das. Pe­se a que se en­cuen­tran en pe­li­gro de ex­tin­ción por la de­fo­res­ta­ción y el cam­bio cli­má­ti­co es­ta es­pe­cie, la aca­dé­mi­ca Adria

na Co­rrea Be­ní­tez, de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria y Zoo­tec­nia de la UNAM, tie­ne es­pe­ran­za de que so­bre­vi­van. Su nom­bre cien­tí­fi­co co­mo di­ji­mos son me­li­po­nas y tri­go­nas, es­tas abe­jas son ori­gi­na­rias del con­ti­nen­te Ame­ri­cano y se ca­rac­te­ri­zan por­que no pi­can.

De es­ta for­ma, tra­ba­jar con ellas es muy se­gu­ro,

pues pue­den ser ma­ne­ja­das por la fa­mi­lia in­clui­dos los ni­ños, aña­dió la tam­bién je­fa del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na y Zoo­tec­nia de Abe­jas, Co­ne­jos y Or­ga­nis­mos Acuá­ti­cos di­cha fa­cul­tad.

Las abe­jas Apis me­lli­fe­ra pro­ve­nien­tes de Eu­ro­pa, és­tas lle­ga­ron a Mé­xi­co des­pués de la con­quis­ta es­pa­ño­la, se­ña­ló la pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria y es la que ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de otros es­ta­dos co­no­cen.

En cam­bio, las me­li­po­nas y tri­go­nas son en­dé­mi­cas de las zo­nas tro­pi­ca­les ubi­ca­das des­de Mé­xi­co has­ta el Ecua­dor y al­gu­nas pue­den en­con­trar­se en Ar­gen­ti­na. En Amé­ri­ca exis­ten 2 mil 700 es­pe­cies, y ori­gi­nal­men­te eran ma­ne­ja­das por los in­dí­ge­nas, so­bre to­do, por los an­ti­guos ma­yas.

Un da­to so­bre­sa­lien­te pun­tua­li­zó es que el ti­po de miel que pro­du­cen po­see ca­rac­te­rís­ti­cas me­di­ci­na­les y cu­ra­ti­vas, lo que la ha­ce un me­jor pro­duc­to que el de las abe­jas eu­ro­peas. En el her­ba­rio az­te­ca se na­rra có­mo se usa es­ta miel pa­ra tra­tar va­rias en­fer­me­da­des, y en los true­ques prehis­pá­ni­cos en­tre gru­pos del al­ti­plano y tró­pi­co era ad­qui­ri­da a un pre­cio al­to pa­ga­do a las co­mu­ni­da­des ma­yas, por es­ta ra­zón, con­clu­yó.

De­fo­res­ta­ción

La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO, por sus si­glas en in­glés), in­for­mó que la de­fo­res­ta­ción se man­tu­vo en ni­ve­les al­tos en las úl­ti­mas dé­ca­das en el mun­do.

So­lo de 1999 al 2000, se per­die­ron 8.3 mi­llo­nes de hec­tá­reas por año, a una ta­sa del 0.2 por cien­to anual. No obs­tan­te, la pér­di­da con­ti­núa por­que en el pe­rio­do del 2000-2005 se cal­cu­ló en 4.8 mi­llo­nes de hec­tá­reas anua­les (0.12 por cien­to anual), y del 2005-2010 se ele­vó a 5.6 mi­llo­nes (0.14 por cien­to anual).

En Mé­xi­co, la Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat), es­ti­mó que en los úl­ti­mos 20 años se han de­fo­res­ta­do des­de 155 mil has­ta 776 mil hec­tá­reas al año.

Re­cu­pe­ra­ción

Me­li­po­na bee­cheii, lla­ma­da Xu­nán-Kab en ma­ya, na­ti­va de las sel­vas llu­vio­sas de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, en el sur de Mé­xi­co.

La Xu­nán-Kab, es una pro­lí­fi­ca po­li­ni­za­do­ra de la sel­va llu­vio­sa, in­dis­pen­sa­ble pa­ra el eco­sis­te­ma lo­cal, pe­ro la de­fo­res­ta­ción es­tá im­pac­tan­do gra­ve­men­te en las po­bla­cio­nes sil­ves­tres.

Ro­gel Vi­lla­nue­va Gu­tié­rrez, bió­lo­go que se es­pe­cia­li­za en las in­ter­ac­cio­nes en­tre abe­jas y bos­ques tro­pi­ca­les di­jo pa­ra el por­tal eco­lo­gis­ta Mon­ga­bay Latam que “pa­ra po­der con­ser­var las abe­jas, se de­be con­ser­var el bos­que.

Pa­ra po­der con­ser­var el bos­que, se de­ben con­ser­var las abe­jas. Las abe­jas no pue­den vi­vir sin el bos­que. El bos­que no pue­de vi­vir sin las abe­jas”. La Xu­nán-Kab ha si­do par­te de la cul­tu­ra ma­ya yu­ca­te­ca por mu­chas ge­ne­ra­cio­nes. Los api­cul­to­res lo­ca­les han man­te­ni­do co­lo­nias do­mes­ti­ca­das de Xu­nán-Kab por al me­nos 3000 años, pe­ro en tiem­pos mo­der­nos se han de­di­ca­do a la abe­ja eu­ro­pea (Apis me­lli­fe­ra) y a la abe­ja afri­ca­ni­za­da, que son más pro­duc­ti­vas.

Na­die sa­be cuán­tas co­lo­nias de Xu­nán-Kab exis­ten en es­ta­do sil­ves­tre, pe­ro la es­pe­cie es una po­li­ni­za­do­ra pro­lí­fi­ca del bos­que tro­pi­cal.

Sin em­bar­go ex­pu­so Vi­lla­nue­va, la de­fo­res­ta­ción ya sea por cau­sa hu­ma­na o por los hu­ra­ca­nes, tie­ne un im­pac­to se­rio en las po­bla­cio­nes sil­ves­tres, pe­ro la cría de abe­jas es una ma­ne­ra de mi­ti­gar la pér­di­da de col­me­nas sil­ves­tres.

Vi­lla­nue­va tra­ba­ja en el Co­le­gio de la Fron­te­ra Sur (ECOSUR) en Che­tu­mal, cen­tro pú­bli­co de in­ves­ti­ga­ción y de educación su­pe­rior, que tra­ba­ja por el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble de per­so­nas marginadas en los es­ta­dos fron­te­ri­zos del sur, in­clui­dos los abo­rí­ge­nes ma­yas. El me­li­po­na­rio de la Uni­ver­si­dad, o “ca­sa de las abe­jas”, es­tá ad­mi­nis­tra­do por Vi­lla­nue­va y sus téc­ni­cos co­mo un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción y con­ser­va­ción.

Son una se­rie de mo­der­nas col­me­nas ti­po ca­jón, lla­ma­das “ca­jas ra­cio­na­les”, y las tra­di­cio­na­les col­me­nas de tron­co hue­co, lla­ma­das “jo­bo­nes”, or­ga­ni­za­das en es­tan­tes ba­jo un re­fu­gio he­cho con ho­jas de pal­ma. Un téc­ni­co abrió una pa­ra que pu­dié­ra­mos ver­la.

El es­pe­cia­lis­ta des­cu­brió que las Xu­nán-Kab, al igual que sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­ras (las abe­jas eu­ro­peas y las afri­ca­ni­za­das), se ali­men­tan de plan­tas de so­to­bos­que y de ma­le­za. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de las otras dos cla­ses, tam­bién po­li­ni­zan ár­bo­les na­ti­vos en do­se­les ar­bó­reos más al­tos. La Xu­nán-Kab es una par­te real­men­te vi­tal pa­ra el eco­sis­te­ma del bos­que tro­pi­cal.

Vi­lla­nue­va ma­ni­fes­tó que se es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un mo­des­to re­sur­gi­mien­to., Vi­lla­nue­va reunió a 50 per­so­nas lo­ca­les y los ca­pa­ci­tó en la cría de la Xu­nán-Kab, lo que res­ca­tó ese ar­te de la ex­tin­ción. La api­cul­tu­ra tra­di­cio­nal en Quin­ta­na Roo ha cre­ci­do des­de en­ton­ces, y al­gu­nas au­to­ri­da­des es­tán fi­nan­cian­do a as­pi­ran­tes a api­cul­to­res.

Vi­lla­nue­va sos­tu­vo que los ca­za­do­res fur­ti­vos es­tán ro­ban­do col­me­nas sil­ves­tres pa­ra co­men­zar ope­ra­cio­nes con abe­jas o pa­ra venderlas a po­ten­cia­les em­pren­de­do­res.

Asi­mis­mo, re­co­no­ció que api­cul­to­res con ca­pa­ci­ta­ción inade­cua­da es­tán ad­mi­nis­tran­do mal las co­lo­nias; es­to cau­sa que las abe­jas se va­yan o se mue­ran. En otros ca­sos, los es­pe­cu­la­do­res lo­ca­les com­pran la to­ta­li­dad de las col­me­nas de api­cul­to­res an­cia­nos con lo que se pier­de una vi­da de co­no­ci­mien­to eco­ló­gi­co tra­di­cio­nal.

LAS CI­FRAS RÉ­CORD DE NIS­SAN MÉ­XI­CO

el ti­po de miel que pro­du­cen po­see ca­rac­te­rís­ti­cas me­di­ci­na­les y cu­ra­ti­vas, lo que la ha­ce un me­jor pro­duc­to que el de las abe­jas eu­ro­peas.

api­cul­to­res con ca­pa­ci­ta­ción inade­cua­da es­tán ad­mi­nis­tran­do mal las co­lo­nias; es­to cau­sa que las abe­jas se va­yan o se mue­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.