Escuela ru­ral es un re­to Do­cen­te apli­ca es­tra­te­gia pa­ra que me­no­res apren­dan a re­sol­ver con­flic­tos me­dian­te el diá­lo­go

Diario de Xalapa - - General - CYNT­HIA SÁN­CHEZ

Va­nia se le­van­ta al des­pun­tar el día. Son las 5:30. A ve­ces qui­sie­ra dor­mir cin­co mi­nu­tos más, pe­ro de­be prepararse pa­ra via­jar de Xa­la­pa ha­cia La Bal­sa, una pe­que­ña y tran­qui­la comunidad per­te­ne­cien­te a Emiliano Za­pa­ta, don­de la es­pe­ran “sus ni­ños”.

Su escuela es una pri­ma­ria ru­ral mul­ti­gra­do de ape­nas dos au­las, pe­ro con un am­plio pa­tio que —aun­que sir­ve pa­ra que los lu­nes mar­che la es­col­ta— lo mis­mo es una pis­ta de ca­rre­ras de ve­lo­ces ji­ne­tes de ca­ba­llos ima­gi­na­rios que es­ce­na­rio de lu­chas en­tre gla­dia­do­res o una sa­la de té don­de los “to­pers” se con­vier­ten en va­ji­llas re­lu­cien­tes mien­tras se ha­bla de in­ci­pien­tes dra­mas amo­ro­sos.

Va­nia Co­lo­ra­do Nájera lle­va diez años en la do­cen­cia y ama la escuela ru­ral; ape­nas cru­zar el sim­bó­li­co por­tón, mi­ra con ter­nu­ra y agra­do a sus ni­ños: “Siem­pre he bus­ca­do dar cla­ses en es­cue­las ru­ra­les, porque sien­to que es aquí don­de hay mu­chas co­sas qué ha­cer y dón­de hay mu­cha li­ber­tad de bus­car nue­vas for­mas de en­se­ñar.

“Cuan­do lle­go al sa­lón y veo a los ni­ños que en­tran a las ocho de la ma­ña­na y voy a co­men­zar la cla­se, es cuan­do sé que sim­ple­men­te me gus­ta”, se­ña­la con una son­ri­sa.

La Escuela Pri­ma­ria Ru­ral “Fran­cis­co J. Mo­reno” es la opor­tu­ni­dad pa­ra po­co más de 30 me­no­res de apren­der y as­pi­rar a se­guir es­tu­dian­do, de abrir­se pa­so y so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des pro­pias de su en­torno.

Se­ña­ló que aun­que la po­bre­za, fal­ta de ac­ce­so a la ciu­dad y ni­vel de estudios de los pa­dres es im­por­tan­te pa­ra que se en­víe a un ni­ño a es­tu­diar, tam­bién la escuela tie­ne un pa­pel en es­ta de­ci­sión: “La escuela tie­ne que ser ca­paz de re­fle­jar su im­por­tan­cia, los pa­pás pien­san: ‘pa­ra qué in­ver­tir tan­tos años en la escuela si ter­mi­na­rá ha­cien­do lo que no­so­tros’; pe­ro no es cul­pa de los pa­pás, tam­bién so­mos no­so­tros, qué es­ta­mos ha­cien­do que en la vi­da ru­ral no se crea en la escuela”.

Agre­gó que “eso es tam­bién una crí­ti­ca a la escuela y que hay que aten­der, y un re­plan­tea­mien­to del pa­pel del do­cen­te: no pue­des ha­cer lo mis­mo sin ver dón­de es­tás; ade­más porque a ve­ces sin sa­ber­lo nues­tro pa­pel co­mo maes­tros re­per­cu­te en el con­tex­to en el que es­ta­mos”.

Va­nia se emo­cio­na mien­tras ha­bla, mue­ve las ma­nos y en­fa­ti­za las pa­la­bras cla­ve: ni­ños, com­pro­mi­so, escuela, maes­tro, fu­tu­ro… Nos cuen­ta que esa pa­sión la he­re­dó de su pa­dre, tam­bién do­cen­te, aho­ra ya ju­bi­la­do, y que des­de jo­ven su­po que en­se­ñar a pe­que­ños era su vo­ca­ción.

“La escuela ru­ral es una mo­da­li­dad muy bo­ni­ta, re­quie­re una se­rie de ha­bi­li­da­des ma­yo­res a las ne­ce­sa­rias en una uni­gra­do; aquí vi­ves de fren­te a la di­ver­si­dad porque tie­nes, en mi ca­so, ni­ños de 9 a 13 años en un es­pa­cio, con in­tere­ses di­ver­sos, con ne­ce­si­da­des muy par­ti­cu­la­res; que­rer­los ho­mo­ge­ni­zar es im­po­si­ble, ex­pe­ri­men­tas mu­cho con la li­ber­tad; aquí se enar­bo­la la ban­de­ra de que to­dos so­mos di­fe­ren­tes, pe­ro to­dos te­ne­mos el mis­mo fin que es apren­der”. APREN­DER A SER CIU­DA­DA­NOS

An­tes de lle­gar a La Bal­sa, Va­nia em­pren­dió una es­tra­te­gia en su escuela an­te­rior, ubi­ca­da en Las Vi­gas: “La si­tua­ción ahí era pe­cu­liar porque ha­bía mu­cha violencia en el am­bien­te, so­bre to­do de gé­ne­ro, y eso les im­pe­día a los ni­ños te­ner una re­la­ción sa­na con sus com­pa­ñe­ros; eran ni­ños que por su en­torno tu­vie­ron que tra­ba­jar des­de pe­que­ños, así que apren­die­ron a so­bre­vi­vir y ol­vi­dar que eran ni­ños”.

Bus­can­do con­tra­rres­tar ese am­bien­te de violencia, la maes­tra im­ple­men­tó la es­tra­te­gia Asam­blea Es­co­lar, re­to­ma­da de la co­rrien­te del pe­da­go­go Cé­les­tin Frei­net, don­de los ni­ños a tra­vés del con­sen­so y el diá­lo­go dan so­lu­ción a sus pro­ble­mas en una pla­ta­for­ma de igua­les.

“La es­tra­te­gia con­sis­te en dar­les a los ni­ños la li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­dir, en­se­ñar­los a dia­lo­gar, es­cu­char al otro y apren­der a to­mar con­sen­sos en­tre to­dos; yo co­men­cé a apli­car­la en mi escuela an­te­rior co­mo una es­tra­te­gia pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos, pe­ro es una es­tra­te­gia di­ver­sa, pue­de te­ner mu­chos en­fo­ques”, in­di­có la do­cen­te.

“En una asam­blea ma­tu­ti­na nos po­nía­mos a dia­lo­gar có­mo nos sen­tía­mos, pe­ro sí de pron­to ha­bía un con­flic­to en­tre dos o tres ni­ños de­te­nía­mos la cla­se, ha­cía­mos asam­blea y a par­tir de cues­tio­na­mien­tos se lle­va­ba a los ni­ños a la re­fle­xión de qué era lo que ha­bía pa­sa­do; des­cu­brí que en las prácticas do­cen­tes no se les da a ellos las he­rra­mien­tas pa­ra re­sol­ver con­flic­tos sin que un adul­to sea el in­ter­me­dia­rio, en­ton­ces fue em­pe­zar a ver que el con­flic­to ayu­da­ba a en­ten­der quién era el otro”.

En un te­rreno de igua­les, en­tre to­dos los in­te­gran­tes se re­fle­xio­na­ba so­bre el con­flic­to y se co­no­cía có­mo to­das las par­tes veían un mis­mo he­cho: “Era im­pre­sio­nan­te ver el ros­tro de los ni­ños y es­cu­char­los de­cir ‘yo no lo ha­bía vis­to así’, porque no se da uno el tiem­po pa­ra pen­sar có­mo el otro ve los he­chos, y más en un am­bien­te don­de ha­bía mu­cha hos­ti­li­dad; po­co a po­co se pu­do per­ci­bir una me­jo­ría en las re­la­cio­nes”. En La Bal­sa, el con­tex­to es di­fe­ren­te.

Se tra­ta de dar­les las ha­bi­li­da­des so­cia­les que les en­se­ñen a ser ciu­da­da­nos, hay mu­chos re­tos en la cons­truc­ción de la ciu­da­da­nía: es­cu­char al otro, crear em­pa­tía, re­sol­ver con­flic­tos de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, po­ten­ciar a ca­da uno en lo que es bueno”.

Hay que pre­gun­tar­se qué es­ta­mos ha­cien­do que en la vi­da ru­ral no se crea en la escuela”.

APREN­DER A APREN­DER

Los pe­que­ños sa­len dis­cre­ta­men­te del sa­lón y es­pían con di­si­mu­lo a su maes­tra mien­tras es en­tre­vis­ta­da. Aquí tam­bién tra­ba­jan en Asam­blea, pe­ro pa­ra de­ci­dir acer­ca de ac­cio­nes que quie­ren lle­var a ca­bo pa­ra me­jo­rar su au­la. “Se tra­ta de dar­les las ha­bi­li­da­des so­cia­les que les en­se­ñen a ser ciu­da­da­nos, hay mu­chos re­tos en la cons­truc­ción de la ciu­da­da­nía: ”. Lo prin­ci­pal pa­ra ser maes­tro, agre­ga, no es só­lo que te gus­te en­se­ñar, es tam­bién que te gus­te apren­der.

/Re­né Co­rra­les

4 y 6 to. gra­do, ba­jo la es­tra­te­gia Asam­blea Es­co­lar Me­no­res de

Va­nia Co­lo­ra­do Nájera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.