UN PO­CO DE LO­CU­RA SIEM­PRE ES NE­CE­SA­RIA

Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Gaby Var­gas

Lle­gué a mi ca­sa cuan­do sa­lía el sol. Gaby dor­mía, pe­ro me sin­tió y de in­me­dia­to me pre­gun­tó: ‘¿De dón­de vie­nes a es­tas ho­ras?’ Mi res­pues­ta fue: ‘Com­pré un DC-6 pe­ro se me hun­dió en el pas­to del ca­me­llón’. Con los ojos desor­bi­ta­dos por el asom­bro, me di­jo: ‘acués­ta­te, ma­ña­na ha­bla­mos…’ Ya des­pués me con­fe­só que cre­yó que es­ta­ba dro­ga­do por lo in­ve­ro­sí­mil de mi

na­rra­ción. Era el año 1957.” Lo an­te­rior lo es­cri­bió Joa­quín en un bre­ve re­la­to pa­ra su familia. Lo que nun­ca ima­gi­nó es que ese ac­to des­ca­be­lla­do se­ría el ini­cio de un futuro in­sos­pe­cha­do.

Joa­quín es­tu­dió has­ta 6º gra­do de pri­ma­ria en la es­cue­la Be­ni­to Juá­rez, pe­ro su ha­bi­li­dad co­mo ven­de­dor era na­ta. A los 21 años de edad, des­pués de ha­ber per­di­do un ojo en un ac­ci­den­te de tra­ba­jo, lle­gó a una tienda del Cen­tro Histórico de la Ciu­dad de Mé­xi­co y so­li­ci­tó em­pleo de ven­de­dor a co­mi­sión (sin suel­do) de lí­nea blan­ca. Pron­to des­ta­có y se con­vir­tió en el me­jor ven­de­dor de la tienda, pe­ro Joa­quín so­ña­ba con mu­cho más.

Des­pués de va­rios años lo­gró su sue­ño de ven­der­le “has­ta el úl­ti­mo tor­ni­llo” a la Fuer­za Aé­rea Me­xi­ca­na. Con las co­mi­sio­nes de di­chas ven­tas cons­tru­yó una ga­so­li­ne­ra en el bou­le­vard Puer­to Aé­reo, la cual lle­nó de in­no­va­cio­nes, por lo que pron­to rom­pió el ré­cord de ven­tas de ga­so­li­na en to­do el país.

Un día se en­te­ró de que en el te­rreno ubi­ca­do frente a la ga­so­li­ne­ra, el Se­gu­ro So­cial ce­le­bra­ba un re­ma­te de avio­nes in­ser­vi­bles. No aguan­tó la ten­ta­ción y atra­ve­só la ca­lle pa­ra ver­los.

Sin pen­sar­lo mu­cho, ad­qui­rió un avión de pa­sa­je­ros ca­na­dien­se Norths­tar, con 40 pla­zas, ver­sión de un DC-6, con cua­tro mo­to­res Rolls Roy­ce in­gle­ses por 30 mil pe­sos, precio que, aun en aquel en­ton­ces, era una gan­ga. Di­cho avión se ha­bía des­com­pues­to por ha­ber es­ta­do en tie­rra sin vo­lar más de un año. Joa­quín de in­me­dia­to pen­só que ser­vi­ría muy bien co­mo pu­bli­ci­dad pa­ra la ga­so­li­ne­ra, por lo que se apun­tó a la com­pra. “Bien, te lo vendo Joa­quín, con la con­di­ción de que lo re­ti­res del cam­po de avia­ción en 24 ho­ras.”

“¿En 24 ho­ras! ¿Có­mo?” De vo­la­da se las in­ge­nió pa­ra co­men­zar a des­pla­zar el avión ha­cia su ne­go­cio, pe­ro se en­con­tró con mil obstáculos que nun­ca con­tem­pló. Al in­ten­tar cru­zar el ca­me­llón con jar­dín que en aquel en­ton­ces di­vi­día el bou­le­vard, el apa­ra­to se hun­dió por su pro­pio pe­so. Fue el ini­cio de una pe­sa­di­lla. El trac­tor que lo ja­la­ba no lo­gró mo­ver­lo un ápi­ce, por lo que so­li­ci­tó al ae­ro­puer­to un sú­per trac­tor pa­ra que lo au­xi­lia­ra. En el ín­ter se ar­mó un lío es­pan­to­so por­que el avión, atra­ve­sa­do co­mo es­ta­ba, blo­quea­ba el pa­so de los au­to­mó­vi­les.

Des­pués de mu­chos gri­tos, cla­xo­na­zos, ca­bles de ace­ro y ma­nos en la frente, por fin pu­die­ron pa­sar las 20 to­ne­la­das al te­rreno ad­jun­to a la ga­so­li­ne­ra.

Esa no­che su­po que la com­pra de ese avión –esa lo­cu­ra–, da­ría un vuel­co a su vi­da.

Joa­quín Var­gas era mi pa­dre. Re­cuer­do que los fi­nes de se­ma­na nos lle­va­ban a mí y a mis cua­tro hermanos de en­ton­ces, a ver a la gen­te ha­cer lar­gas fi­las pa­ra su­bir­se y co­no­cer el avión. Pa­pás, abue­los y ni­ños desea­ban co­no­cer­lo por den­tro: la ca­bi­na de pi­lo­tos, los mi­les de bo­to­nes en el te­cho y los con­tro­les de man­do eran pa­ra mu­chos, co­mo pa­ra mí, cien­cia fic­ción pu­ra. En ese en­ton­ces, ha­ce 55 años, eran muy po­cos los pri­vi­le­gia­dos que po­dían sur­car los ai­res en vue­los co­mer­cia­les.

Al ver el in­te­rés de la gen­te, a mi pa­pá se le ocu­rrió fo­rrar los ca­be­za­les de los asien­tos en co­lo­res lla­ma­ti­vos: ro­jo, na­ran­ja, to­nos de azul, y adap­tar los asien­tos co­mo “ga­bi­ne­tes” pa­ra ser­vir a bor­do he­la­dos, re­fres­cos, sánd­wi­ches y ge­la­ti­nas. Ha­bía un me­nú de pa­que­tes con nombres te­má­ti­cos atrac­ti­vos, por ejem­plo, el “Vue­lo Mé­xi­co-Ma­drid” cons­ta­ba de ham­bur­gue­sa, pa­pas y mal­tea­da, el “Vue­lo Mé­xi­co-Nue­va York” de hot-dog y re­fres­co.

Las me­se­ras ves­tían con uniformes de so­bre­car­go, mis­mos que só­lo se veían en las pe­lí­cu­las, por lo que re­sul­ta­ban fas­ci­nan­tes. La ensalada ru­sa y las ge­la­ti­nas que se ofre­cían se pre­pa­ra­ban en mi ca­sa y se lle­va­ban a dia­rio. Yo me sen­tía muy or­gu­llo­sa de él y de mi ma­má, quien siem­pre lo apo­yó en to­do.

“Con­fie­so que en mi vi­da he te­ni­do mu­chas prue­bas de que exis­te al­go su­pe­rior que siem­pre nos acom­pa­ña y pre­vie­ne de pe­li­gros, guián­do­nos por el ca­mino se­gu­ro, lo úni­co que nos pide es que si­ga­mos sus di­rec­tri­ces”, es­cri­bió pa­ra no­so­tros.

Quién le iba a de­cir que esa lo­cu­ra que reali­zó en 1957, lo lle­va­ría al na­ci­mien­to de un ne­go­cio que nun­ca so­ñó: una ca­de­na de res­tau­ran­tes lla­ma­da Wings, que 55 años des­pués to­da­vía exis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.