To­dos pi­sa­mos el mis­mo sue­lo

Las ac­cio­nes ati­na­das o fa­lli­das de los po­lí­ti­cos (y de los ciu­da­da­nos) nos afec­tan a to­dos.

Vanguardia - Domingo 360 - - ESTILOS - Twit­ter: @cla­ra­vi­lla­rreal con­tac­to@cla­ra­vi­lla­rreal.com

n pleno pe­rio­do de cam­pa­ñas elec­to­ra­les los can­di­da­tos a al­gún pues­to de elec­ción po­pu­lar rea­li­zan pro­me­sas de me­jo­ra, de cam­bios ab­so­lu­tos y del ini­cio de una nue­va era. Al mis­mo tiem­po, al­gu­nos se de­di­can tam­bién a en­su­ciar la ima­gen de sus con­trin­can­tes.

Es­te ejer­ci­cio, de pre­sen­tar­se co­mo un me­sías que nos sal­va­rá de to­dos nues­tros ma­les o co­mo al­guien que pon­drá el or­den que tan­to ne­ce­si­ta­mos, es una car­ta que jue­gan la ma­yo­ría de los can­di­da­tos. A to­dos nos gus­ta pen­sar que nues­tro vo­to va a cam­biar las co­sas y que el cam­bio se­rá ra­di­cal, in­me­dia­to y flui­do, sin pe­rio­dos de adap­ta­ción ni re­sis­ten­cias.

Mien­tras vie­ne la pro­me­sa del cam­bio se ur­den cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio; to­do su­ce­de al mis­mo tiem­po. No es una coin­ci­den­cia que jus­to aho­ra sea cuan­do a to­dos los can­di­da­tos les en­cuen­tran su “ro­pi­ta su­cia”, acuer­dos que sa­lie­ron mal, erro­res del pa­sa­do, for­tu­nas es­con­di­das o ne­xos sos­pe­cho­sos.

Di­cen que en la gue­rra y en el amor to­do se va­le… en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, ¿tam­bién?

Aho­ra, es­to es lo que ha­cen los po­lí­ti­cos, pe­ro los ciu­da­da­nos no nos que­da­mos atrás. En­sal­za­mos las vir­tu­des de nues­tro ga­llo y cri­ti­ca­mos a sus con­trin­can­tes pe­ro, ade­más, arra­sa­mos con los se­gui­do­res de es­tos úl­ti­mos. Así, en me­sas fa­mi­lia­res, fes­te­jos con los ami­gos, con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo o re­des so­cia­les se ar­man unas tri­ful­cas enar­de­ci­das por­que nos to­ma­mos co­mo una ofen­sa per­so­nal que al­guien apo­ye a tal o cual can­di­da­to.

Es cier­to que des­pués del 1 de ju­lio ha­brá can­di­da­tos ga­na­do­res y otros per­de­do­res; pe­ro lo que no de­be­mos per­der de vis­ta es que el ob­je­ti­vo tie­ne un al­can­ce mu­cho más gran­de. El ob­je­ti­vo no es ga­nar las elec­cio­nes es me­jo­rar Mé­xi­co. No se nos pue­de ol­vi­dar que, in­de­pen­dien­te­men­te, del can­di­da­to que ga­ne, to­dos es­ta­mos pi­san­do el mis­mo sue­lo y las ac­cio­nes ati­na­das o fa­lli­das que im­ple­men­te, nos afec­ta­rán a to­dos.

To­dos vi­vi­mos en es­te país her­mo­so y con tre­men­das ne­ce­si­da­des, con enor­me po­ten­cial y con re­tos igual de gran­des, con po­si­bi­li­da­des de cre­cer co­mo nun­ca o de de­jar­nos ven­cer an­te los nu­me­ro­sos obs­tácu­los que te­ne­mos en­fren­te. Al fi­nal del día, to­dos so­mos me­xi­ca­nos, vi­vi­mos aquí, y nos con­vie­ne que nos va­ya bien.

De­je­mos que en es­te pe­rio­do elec­to­ral sal­ga lo me­jor de no­so­tros al com­por­tar­nos de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da. Hay que dar­nos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a los can­di­da­tos, re­vi­sar sus tra­yec­to­rias, dar­les cré­di­to por bue­nas obras que ha­yan lo­gra­do así co­mo no ol­vi­dar que ellos, igual que no­so­tros, so­lo son se­res hu­ma­nos.

Na­die nos va a sal­var ni va a cam­biar nues­tro país so­lo por­que le de­mos un vo­to. Si que­re­mos que al­go cam­bie, ten­dre­mos que em­pe­zar por cam­biar no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.