Co­mo cru­zan­do el Río Bra­vo

El vi­si­tan­te, ape­nas se acer­ca al ac­ce­so de uno y otro lu­gar, tie­ne la inequí­vo­ca per­cep­ción de lo que ve­rá allá aden­tro

Domingo 360 - - HOY SE DE... HABLA -

uy gas­ta­da es­ta la re­tó­ri­ca aque­lla de lo que cues­ta edu­car a un me­xi­cano: 23 pe­si­tos, ese era el pea­je en la ca­se­ta del puen­te in­ter­na­cio­nal pa­ra sa­lir de Mé­xi­co e in­gre­sar a los Es­ta­dos Uni­dos. Si, ya sa­bes, cru­zan­do la fron­te­ra di­cen que uno se con­vier­te en buen ciu­da­dano, no ti­ra ba­su­ra en la ca­lle, no ocu­pa to­pes en bu­le­va­res pa­ra res­pe­tar los li­mi­tes de ve­lo­ci­dad, co­me con la bo­ca ce­rra­da y has­ta le abre la puer­ta del co­che y del mall a la se­ño­ra.

Pe­ro, ni ne­ce­si­dad de ir tan le­jos. Ahí tie­nes que es­ta se­ma­na, an­gus­tia­do y abu­rri­do por la es­ca­sez de clien­te­la en el có­di­go pos­tal 25 mil, es de­cir el cen­tro de Saltillo, sa­lí a deam­bu­lar por las ca­lles del pri­mer cua­dro de la ciu­dad. Y lue­go-lue­gui­to, así co­mo el Río Bra­vo di­vi­de a los grin­gos de los me­xi­ca­nos, o a los yan­kees de los bár­ba­ros, un pe­que­ño ne­go­cio sir­ve de fron­te­ra en­tre el Mer­ca­do Nue­vo Saltillo -de con­fec­ción ofi­cialy la Pla­za de la Tec­no­lo­gía, de ca­pi­tal pri­va­do.

En con­cep­tos si­mi­la­res en cuan­to a me­ter cien­tos de di­mi­nu­tos lo­ca­les den­tro de una gran na­ve, con­tar con áreas de co­mi­da y sa­ni­ta­rias, las di­fe­ren­cias no po­drían ser más abis­ma­les a las en­con­tra­das en­tre Ti­jua­na y San Die­go. El vi­si­tan­te, ape­nas se acer­ca al ac­ce­so de uno y otro lu­gar, tie­ne la inequí­vo­ca per­cep­ción de lo que ve­rá allá aden­tro: per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­dos y res­pe­ta­dos los es­pa­cios en uno, caos y mer­ca­de­rías en pa­si­llos y te­chos en otro; es­ca­le­ras eléc­tri­cas en uno, una so­la plan­ta en otro; sa­ni­ta­rios bien cui­da­dos en uno, ba­ños sin man­te­ni­mien­to apro­pia­do en otro; lim­pie­za e ilu­mi­na­ción de un la­do, se­mi os­cu­ro y su­cio el otro. Aun­que eso sí, los de­li­cio­sos ta­cos de Aa­ron en el Mer­ca­do Nue­vo Saltillo, sin ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca atrac­ti­va en la Pla­za de la Tec­no­lo­gía. Un lo­ca­li­to de dis­tan­cia no pue­de ser la di­fe­ren­cia pa­ra que una mis­ma po­bla­ción en­cuen­tre tan di­fe­ren­tes es­pa­cios.

Des­pués, se­guí ca­mi­nan­do. Por las ban­que­tas que dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes res­tau­ra­ron, con la vis­ta cla­va­da al pi­so co­mo ne­gan­do la pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca que so­lo el go­bierno no ve y no su­fre, me en­con­tré con otro re­ta­zo de me­xi­ca­ni­dad: las man­chas ne­gras de los es­cu­pi­dos chi­cles que se han fun­di­do con el ce­men­to. Y, ¿a quién echar­le la cul­pa? La nor­ma­ti­vi­dad dic­ta que el due­ño de la pro­pie­dad de­be en­tre­gar la ban­que­ta al mu­ni­ci­pio. ¿De­be la au­to­ri­dad en­car­gar­se de esa lim­pie­za o se­rá el lo­ca­ta­rio quien de­ba qui­tar a es­pá­tu­la y quí­mi­cos las go­mas de mas­car ad­he­ri­das cuán fó­si­les al pi­so? No lo sé, pe­ro te pue­do de­cir que, en cen­tros co­mer­cia­les pri­va­dos co­mo Pla­za Pa­tio, Pla­za Sen­de­ro, No­ga­le­ra, o Ga­le­rías Saltillo, to­dos los días ves a per­so­nal de lim­pie­za de hi­no­jos, con es­pá­tu­la en la mano, des­pren­dien­do del pi­so aque­llo que los vi­si­tan­tes no apren­de­mos a de­po­si­tar en la ba­su­ra.

¿Es el Río Bra­vo o son las au­to­ri­da­des quie­nes ha­cen una di­fe­ren­cia? ¿Son las con­ce­sio­nes de los go­bier­nos ha­cia sus cen­tra­les agre­mia­das y por tan­to clien­te­la­res las que nos si­guen an­clan­do al ter­cer mun­do, o se­rá el es­fuer­zo em­pre­sa­rial lo que nos lle­ve a ser una na­ción desa­rro­lla­da? ¿Es el go­bierno o es la po­bla­ción?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.