LA MA­GIA AFRI­CA­NA

Los des­per­ta­res así no pue­den ser más que fe­li­ces.

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Gaby Var­gas

Al par de Áfri­ca y mien­tras el avión se ele­va sien­tes que más que de­jar un con­ti­nen­te, de­jas un es­ta­do men­tal”, es­cri­be Fran­ces­ca Mar­ciano. No en­cuen­tro me­jor for­ma de ex­pre­sar lo que te su­ce­de cuan­do tie­nes el pri­vi­le­gio de vi­si­tar es­tas tie­rras.

Es­ta­mos en Ke­nia. To­dos los días nos le­van­ta­mos –sie­te adul­tos y ocho jó­ve­nes y ni­ños– a las cin­co y me­dia de la ma­ña­na para ini­ciar las ca­mi­na­tas ma­tu­ti­nas, o bien, para su­bir­nos en los co­ches des­ca­po­ta­bles ma­ne­ja­dos por los guías lo­ca­les y sa­lir con el co­ra­zón agi­ta­do con la ilu­sión de po­der di­vi­sar ani­ma­les sal­va­jes.

El sol co­mien­za a sa­lir mien­tras la lu­na to­da­vía alum­bra nues­tro pa­so. Me sien­to di­cho­sa por en­con­trar­me en­tre mi fa­mi­lia y ver las reacciones de mis nie­tos. La con­vi­ven­cia es in­me­jo­ra­ble, los ado­les­cen­tes no tie­nen otro lu­gar a don­de ir y los ni­ños en­cuen­tran que hay otras ma­ne­ras de di­ver­tir­se más allá de los elec­tró­ni­cos.

Los so­ni­dos del Maa­sai Ma­ra en el ama­ne­cer con­cier­tan una ar­mo­nía di­fí­cil de des­cri­bir, com­pues­ta por aves, in­sec­tos y ani­ma­les de to­do ti­po, en com­bi­na­ción con las vis­tas in­ter­mi­na­bles de sus vas­tas y ver­des pla­ni­cies, mien­tras se in­ha­la el ai­re más pu­ro que pue­da exis­tir, para con­fir­mar que la ma­gia, Dios y la be­lle­za son una y la mis­ma co­sa. A pe­sar de la ho­ra, los des­per­ta­res así no pue­den ser más que fe­li­ces.

El guía co­mien­za a na­rrar las ma­ra­vi­llas que su­ce­den en es­te mun­do tan ajeno a los ci­ta­di­nos y tan di­fí­cil de com­pren­der. Con­for­me es­cu­cha­mos las ex­pli­ca­cio­nes, nos ma­ra­vi­lla­mos de la sa­bi­du­ría que exis­te en la sel­va; el ba­lan­ce en­tre los eco­sis­te­mas o la sim­bio­sis que hay en­tre dis­tin­tos ani­ma­les son en ver­dad asom­bro­sos.

Por ejem­plo, es co­mún ver a los ri­no­ce­ron­tes, ele­fan­tes, ce­bras o ji­ra­fas con un pa­ja­ri­to en el lo­mo, pues en­tre ellos hay una so­cie­dad muy bue­na: el pa­ja­ri­to vi­ve so­bre el ani­mal y se ali­men­ta de to­dos los in­sec­tos que ata­can a su an­fi­trión, lo cual le sir­ve de lim­pia y lo ali­via de las mo­les­tias; al mis­mo tiem­po, el pá­ja­ro avi­sa con un so­ni­do es­pe­cial cuan­do ve a al­gún de­pre­da­dor cer­ca. O en­te­rar­nos de que los ele­fan­tes en tiem­po de se­quía de­rri­ban las aca­cias para to­mar agua de sus raí­ces. Lo que a pri­me­ra vis­ta pa­re­ce una tra­ge­dia, re­sul­ta equi­li­brio pu­ro en la vi­da de la sel­va: el árbol desa­rro­lla nue­vas raí­ces para se­guir co­nec­ta­do a la tie­rra y las pe­que­ñas es­pe­cies tie­nen la opor­tu­ni­dad de ali­men­tar­se de la fron­da del árbol, co­sa an­tes só­lo po­si­ble para las ji­ra­fas. Por otro la­do, lle­ga a nues­tro co­no­ci­mien­to que las hie­nas tie­nen 14 so­ni­dos di­fe­ren­tes para co­mu­ni­car­se en­tre sí, or­ga­ni­zar­se y tra­ba­jar en equi­po.

En fin, el es­pa­cio de es­ta co­lum­na no me al­can­za para na­rrar to­do lo que apren­dí y re­afir­mó mi creen­cia de que de­be­ría­mos imi­tar más a la na­tu­ra­le­za y su sa­bi­du­ría.

Es­tu­vi­mos en tres cam­pa­men­tos, dos de ellos con­for­ma­dos por tien­das de cam­pa­ña, por lo cual du­ran­te las no­ches pu­di­mos es­cu­char el ru­gi­do de los leo­nes, el ba­rri­tar de los ele­fan­tes y el ulu­lar de los búhos, tan cer­ca­na­men­te que pa­re­ce­rían ani­ma­les do­més­ti­cos. Di­cho sea de pa­so, cues­ta un po­co acos­tum­brar­se a ello.

En los des­can­sos, cuan­do al ca­lor del sol los ani­ma­les duer­men, se vi­ven los ins­tan­tes más si­len­cio­sos y pa­cí­fi­cos de la vi­da.

Mi­nu­to a mi­nu­to pu­di­mos com­pro­bar que de la con­vi­ven­cia na­ce el amor, por lo que no hay me­jor re­ga­lo que te puedas dar y que puedas dar­le a tus hi­jos y nie­tos que in­ver­tir en un via­je con la fa­mi­lia. Y sí, cuan­do de­jas esas tie­rras, de­jas no só­lo el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do, la ama­bi­li­dad de su gen­te, las ex­pe­rien­cias vi­vi­das, sino el es­ta­do de ple­ni­tud men­tal que Áfri­ca te re­ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.