El per­fil del gan­da­lla

To­dos, en cier­to mo­men­to, lo he­mos si­do.

Vanguardia - Domingo 360 - - ESTILOS - Twit­ter: @cla­ra­vi­lla­rreal contacto@cla­ra­vi­lla­rreal.com

n un ex­tre­mo se en­cuen­tra una per­so­na ab­so­lu­ta­men­te egoís­ta y en el otro una que es mo­ral­men­te res­pon­sa­ble. To­dos nos mo­ve­mos más o me­nos por el cen­tro, en­tre “tra­tar” de cum­plir las re­glas y sa­car pro­ve­cho.

Los la­ti­nos so­mos es­pe­cial­men­te gan­da­llas. Tan­to así, que di­chos co­mo “el que agan­da­lla no ba­ta­lla” o “el que no tran­sa no avan­za” son muy po­pu­la­res.

Y es que la cul­tu­ra gan­da­lla ha pros­pe­ra­do por­que no hay re­glas que san­cio­nen los com­por­ta­mien­tos ex­ce­si­va­men­te egoís­tas que no se de­tie­nen a pen­sar ni un se­gun­do en los de­más. Así, ve­mos que ra­ras ve­ces pa­sa al­go si al­guien blo­quea la to­ma de agua de los bom­be­ros con su co­che, o si de­ja el vehícu­lo “na­da más 5 mi­nu­tos” en un es­pa­cio para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Eso por ha­blar del ciu­da­dano co­mún. Aho­ra, si nos va­mos a ni­vel de los po­lí­ti­cos, apro­ve­chan­do las epo­cas de cam­pa­ña, pues ve­mos que no na­da más no hay san­cio­nes sino que tris­te­men­te el com­por­ta­mien­to gan­da­lles­co se ve re­com­pen­sa­do: el que ro­ba más, se vuel­ve ri­co más rá­pi­do y pre­su­me su ri­que­za; el que mien­te más, ga­na vo­tos en las elec­cio­nes y se mues­tra po­pu­lar; el que es más co­rrup­to, se sa­le con la su­ya sin el me­nor em­pa­cho.

Pe­ro los po­lí­ti­cos no sa­lie­ron de la na­da, vie­nen de la so­cie­dad. En­ton­ces, va­le la pe­na re­fle­xio­nar qué tan gan­da­llas so­mos y có­mo po­dría­mos ser más mo­ral­men­te res­pon­sa­bles. Creo que te­ne­mos al me­nos tres op­cio­nes: for­ta­le­cer nues­tra vo­lun­tad, iden­ti­fi­car­nos co­mo par­te de una co­mu­ni­dad y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros ac­tos.

For­ta­le­cer nues­tra vo­lun­tad. To­dos co­no­ce­mos las re­glas y es cier­to que en oca­sio­nes se an­to­ja rom­per­las pe­ro, cuan­to más nos es­for­ce­mos por cum­plir no na­da más por ri­gi­dez sino por­que es­ta­mos ver­da­de­ra­men­te con­ven­ci­dos de que es lo que se de­be ha­cer, nues­tra vo­lun­tad se ha­rá más fuer­te.

Iden­ti­fi­car­nos co­mo par­te de una co­mu­ni­dad. Ca­da vez vi­vi­mos en una ciu­dad más com­pli­ca­da, con más gen­te y to­dos tie­nen pri­sa, ne­ce­si­da­des y al­ti­ba­jos emo­cio­na­les. En el mo­men­to que re­co­noz­ca­mos que nues­tras ac­cio­nes tie­nen un pe­so y ge­ne­ran una res­pues­ta en nues­tra co­mu­ni­dad, em­pe­za­re­mos a ac­tuar con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y me­nos gan­da­llis­mo.

Asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros ac­tos. En oca­sio­nes es im­po­si­ble se­guir una re­gla, o lo in­ten­ta­mos pe­ro fra­ca­sa­mos. En ese ca­so, no se va­le sa­car­le la vuel­ta sino asu­mir el error con to­das sus con­se­cuen­cias.

No es tan di­fí­cil; so­lo se tra­ta de ha­cer un aná­li­sis per­so­nal y de de­ci­dir si es­ta­mos dis­pues­tos a mo­di­fi­car nues­tro com­por­ta­mien­to, para ge­ne­rar un cam­bio po­si­ti­vo en nues­tra so­cie­dad.

#NoMá­sGan­da­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.