Víc­ti­mas del Brunch de… “Don Ar­te­mio”

Vanguardia - Domingo360 - - SALPICÓN - Je­sús R. Ce­di­llo

El día de la in­vi­ta­ción a al­mor­zar y co­no­cer y de­gus­tar el Brunch, lle­gó el in­ge­nie­ro Juan Ra­món, el cual co­mo un in­vi­ta­do más, se sen­tó a la me­sa de co­men­sa­les.

El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal es­tá aquí y es un he­cho. So­fía Cár­de­nas (la be­lla So­fía, la cual es­tá em­pa­ren­ta­da en el tiem­po con la do­ra­da He­le­na de Tro­ya, fri­sa ape­nas los 24 años) y Ro­dri­go Cár­de­nas (con es­tu­dios de gas­tro­no­mía y es­tan­cias en academia y tra­ba­jo lo mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos o la ciu­dad de Mé­xi­co, tie­ne in­sul­tan­tes 22 años), son los crea­do­res in­te­lec­tua­les y de fac­to del “Brunch Pre­mium de Fin de Se­ma­na” en el mí­ti­co restaurant­e “Don Ar­te­mio.” Pues sí, otro­ra feu­do del chef Juan Ra­món Cár­de­nas. Le die­ron gol­pe de es­ta­do y el par de em­pre­sa­rios y chefs di­se­ña­ron el me­nú, las be­bi­das (So­fía tie­ne un di­plo­ma­do de mi­xo­lo­gía en el “Eu­ro­pean Bar­ten­der School”), man­da­ron traer la va­ji­lla pa­ra ha­cer los em­pla­ta­dos y en fin, pa­ra ha­cer de es­te Brunch de fin de se­ma­na, un mo­men­to de ma­gia y agra­de­cer a Dios el oro, el oro de la vi­da.

El día de la in­vi­ta­ción a al­mor­zar y co­no­cer y de­gus­tar el Brunch, lle­gó el in­ge­nie­ro Juan Ra­món, el cual co­mo un in­vi­ta­do más, se sen­tó a la me­sa de co­men­sa­les. Ro­dri­go y So­fía Cár­de­nas no obs­tan­te su ju­ven­tud, son los mo­to­res de aque­llo. Aten­tos lec­to­res co­mo us­ted hoy, me pre­gun­ta­ron del por qué del tí­tu­lo de es­te tex­to: “Víc­ti­mas del Brunch.” Hay una anéc­do­ta que cir­cu­la de bo­ca en bo­ca: hay un gru­po de ami­gos con unos au­tos de­por­ti­vos de fantasía, re­gio­mon­ta­nos ellos (tie­nen pu­ro Pors­che, puf). Lle­gan el fin de se­ma­na al Brunch con su­fi­cien­te tiem­po, es­ta­cio­nan sus má­qui­nas de re­lám­pa­go y true­nos, se apol­tro­nan en las me­sas de “Don Ar­te­mio”, dis­fru­tan el “Brunch Pre­mium”, lue­go, co­mo la char­la ani­ma, se que­dan a co­mer. Pues ya en­tra­dos en co­pas y pa­la­bras, aquí mis­mo me­rien­dan.

Ya no­che, pues al­go bueno y li­ge­ro de ce­nar con ron­da de di­ges­ti­vos y en­ton­ces sí, se van a Mon­te­rrey en ca­ra­va­na… a las 11 de la no­che. Pues sí, uno lle­ga al “Brunch” y es víc­ti­ma de los ali­men­tos, de la char­la, del ambiente (el play­list tam­bién es pro­gra­ma­do por la do­ra­da So­fía de Sal­ti­llo), de los bue­nos tra­gos y pla­ti­llos y es im­po­si­ble sa­lir. Se que­da uno y las ho­ras pa­san y se eva­po­ran co­mo vo­lu­tas de hu­mo en la mano…

¿Los pla­ti­llos del Brunch? La ba­te­ría fue mi­li­mé­tri­ca­men­te di­se­ña­da: “Bowl de Açai” (un pla­to 100% ve­gano: ra­lla­du­ra de co­co, co­coa nibs, gohi ba­rries, blue­ba­rries, fre­sa y plá­tano). Hay unos hue­vos be­ne­dic­ti­nos de cam­peo­na­to. El “Bowl” con hue­vo po­cha­do. ¿Al­go muy nues­tro? De­cán­te­se us­ted por el “Hue­vo, ma­cha­ca­do y bris­ket.” Hay al­go sen­sa­cio­nal: “Chi­la­qui­les de pa­to.” El “Toast de agua­ca­te.” Una “En­chi­la­das es­pe­cia­les de pa­pa con cho­ri­zo” de re­chu­pe­te… No ol­vi­de us­ted la va­rie­dad de ju­gos (el que us­ted pi­da y co­mo lo pi­da); la coc­te­le­ría, la cual al pro­bar­la, pues sí, dan ga­nas de vi­vir. Sin fal­tar la gran va­rie­dad de ca­fé (cer­ti­fi­ca­do por la “Rain­fo­rest Allian­ce.”) Acom­pa­ña­do di­cho ca­fé, con la pa­na­de­ría de la ca­sa: un man­jar.

¿La pan­de­mia? Pues sí, es co­sa de te­mer­se, pe­ro le pi­do un fa­vor: va­ya en sá­ba­do o do­min­go al “Brunch Pre­mium” de “Don Ar­te­mio”, ya na­da va a ser igual en su vi­da. Se lo ase­gu­ro. ¿Ries­go de en­gor­dar? Nin­guno. Vea us­ted a So­fía Cár­de­nas, a ella se apli­ca lo que de­cía Po­li­bio de un gour­met de la an­ti­güe­dad: co­mía mu­chí­si­mo y di­ge­ría rá­pi­do. Sin em­bar­go, co­mo to­do es na­tu­ral, So­fía si­gue tan del­ga­da que un ra­yo de luz se ve a tra­vés de su cuer­po.

¡Nos ve­mos en el Brunch!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.