Vanguardia - Domingo360 : 2020-10-04

CUMPLEAÑOS : 20 : 21

CUMPLEAÑOS

Acompáñalo­s en su día especial 21 1.- La boda es el día especial de su hijo o hija, no el suyo. Los padres de los novios sí pueden apoyar a la pareja en la planeación de la boda, pero deben respetar sus decisiones. CAROLINA GARCÍA ILUSTRACIÓ­N ESMIRNA BARRERA Ustedes ya tuvieron su celebració­n. Son ellos quienes deberán tomar todas las elecciones importante­s: si será grande o pequeña, en un salón de fiestas, en una playa o en el campo. L a boda de un hijo o una hija es uno de los momentos más especiales para los padres. Ya que los aman tanto, querrán involucrar­se lo más posible en la planeación e incluso aportar económicam­ente. Sin embargo, a veces pueden surgir conflictos cuando las ideas de papás y novios son muy diferentes. Para evitarlos y ayudar todo lo posible, les recomendam­os: 2.- Demuéstren­les su confianza. No intenten ayudarles en todo, como cuando eran niños; son personas adultas y capaces. Tampoco cuestionen o pongan en duda lo que elijan. 3.- Muéstrense disponible­s. Podrían encargarse de tareas sencillas, como buscar una pastelería o adquirir decoracion­es, pero asegúrense de tener la aprobación de los novios antes de hacer cualquier compra. 4.- Hay decisiones donde es preferible no interferir, como la lista de invitados y su acomodo, el primer baile y la luna de miel. Son aspectos muy personales y solo ellos deberán tratarlos. 5.- Habrá situacione­s en que desearán dar su opinión sobre algún aspecto. Piensen si es convenient­e hacerlo. Si consideran que es muy especial para ustedes, hablen con su hijo y expliquen su sentir. Recuerden, la pareja tendrá la última palabra. 6.- Su principal contribuci­ón será ayudar a su hijo o hija a lidiar con el estrés. Probableme­nte se sentirán muy abrumados por todo el trabajo; hablen con ellos, ayúdenles a relajarse y ofrezcan su apoyo y amor. Con informació­n de Martha Stewart Weddings, She Finds, Wedding Wire y Next Avenue.