PREPÁRALOS PA­RA SU PRI­MER DÍA DE ES­CUE­LA

Las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas de los pa­dres an­te el he­cho de lle­var a su ni­ño a la es­cue­la han si­do aso­cia­das con pro­ble­mas de ajus­te es­co­lar

La Crónica - Donde y Que Estudiar? - - ÍNDICE -

Pa­ra agos­to, cien­tos de ni­ños es­ta­rán co­men­zan­do la vi­da es­co­lar en Prees­co­lar, un via­je lar­go que po­drá ex­ten­der­se por más de 2 dé­ca­das, si si­guen una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, pe­ro, que, co­mo en to­da em­pre­sa hu­ma­na, em­pe­zar mal aca­rrea­ría unas con­se­cuen­cias ad­ver­sas que po­dría con­ver­tir la ex­pe­rien­cia en una ne­ga­ti­va.

Una de las cla­ves pa­ra un ini­cio exi­to­so es que los pa­dres y ma­dres es­tén con­ven­ci­dos de que la vi­da es­co­lar va a ser be­ne­fi­cio­sa. Es ló­gi­co que sur­jan preo­cu­pa­cio­nes y du­das, pe­ro lo im­por­tan­te es que esas emo­cio­nes no sean más fuer­tes que la con­fian­za que sur­ge cuan­do se tie­ne la cer­te­za de que se es­tá ha­cien­do lo co­rrec­to.

La prepara­ción pa­ra ese día de­be co­men­zar con mu­cha an­ti­ci­pa­ción, co­mo to­do día im­por­tan­te. A con­ti­nua­ción, al­gu­nas ideas pa­ra pre­pa­rar a los ni­ños:

Ex­plí­ca­le qué es una es­cue­la o jar­dín in­fan­til y qué di­ver­ti­do es ir ese lu­gar.

Lle­va a tu hi­jo a co­no­cer el lu­gar pe­ro no lo pre­sio­nes a que jue­gue o sa­lu­de a las maes­tras. La idea es que se fa­mi­lia­ri­ce y así pue­da vi­sua­li­zar el lu­gar don­de asa­rá va­rias ho­ras de su día.

Pre­sén­ta­le a su maes­tra(o). Sá­ca­les una fo­to jun­tos y cuan­do es­tén en ca­sa pla­tí­ca­le a tu hi­jo de su pro­fe­so­ra y de to­das las ac­ti­vi­da­des que ha­rán jun­tos.

De­mues­tra se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad. Los ni­ños son muy sen­si­bles y si per­ci­ben que tie­nes al­gu­na apren­sión o te­mor, lo sen­ti­rán.

Ave­ri­gua si te per­mi­ten pa­sar tiem­po con tu hi­jo el pri­mer día. De esa ma­ne­ra, an­tes de sa­lir de ca­sa le po­drás ex­pli­car a tu chi­qui­to que ma­má o pa­pá es­ta­rá con él o ella es­te pri­mer día tan es­pe­cial pa­ra ju­gar jun­tos. Sin em­bar­go, es muy im­por­tan­te acla­rar que eso se­rá el pri­mer día so­la­men­te.

Re­cuer­da siem­pre des­pe­dir­te. Cuan­do ya lo de­jes por pri­me­ra vez so­lo en el jar­dín de ni­ños, siem­pre re­cuér­da­le que re­gre­sa­rás por él o ella. Las des­pe­di­das de­ben ser cor­tas, afec­tuo­sas y ani­ma­das, pe­ro no dra­má­ti­cas. Un abra­zo y un be­so mos­tran­do en­tu­sias­mo y ale­gría por la eta­pa que va a co­men­zar son su­fi­cien­tes y ase­gú­ra­le que vol­ve­rás a re­co­ger­lo.

Sé pun­tual por la tar­de al re­co­ger­lo pa­ra evi­tar­le an­sie­dad o te­mo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.