FA­CI­LI­TE EL RE­GRE­SO A CLA­SES

Pre­pa­rar el re­gre­so a cla­ses va más allá de alis­tar el pre­su­pues­to pa­ra los úti­les es­co­la­res

La Crónica - Donde y Que Estudiar? - - PARA USTED Y SUS HIJOS -

El re­gre­so al sa­lón de cla­ses pue­de ser un tiem­po emo­cio­nan­te (¡y a ve­ces lleno de an­sie­dad!) tan­to pa­ra los alum­nos co­mo pa­ra sus pa­dres. Es­tos con­se­jos le pue­den ayu­dar a us­ted y a su hi­jo a em­pe­zar bien el año es­co­lar.

¡HO­LA! ME LLA­MO…

Apro­ve­che cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra lle­gar a co­no­cer al maes­tro/a de su hi­jo. Ase­gú­re­se de ir a la jun­ta pre­via, la de ini­cia­ción, o cual­quier otro even­to de re­gre­so a cla­ses que ofrez­ca la es­cue­la. Uti­li­ce es­tos even­tos pa­ra co­no­cer a los com­pa­ñe­ri­tos de su hi­jo y a sus pa­dres.

¡HÁGALO EMO­CIO­NAN­TE!

Du­ran­te las se­ma­nas pre­vias al co­mien­zo de cla­ses, es­ti­mu­le el in­te­rés de su hi­jo di­cién­do­le lo emo­cio­nan­te e im­por­tan­te que es la es­cue­la. Cuén­te­le to­das las co­sas di­ver­ti­das que apren­de­rá du­ran­te el año. Dí­ga­le que ten­drá nue­vas ac­ti­vi­da­des: cla­ses de edu­ca­ción fí­si­ca, mú­si­ca, ar­te, y ac­ce­so a los li­bros de la bi­blio­te­ca es­co­lar. ¡Si us­ted se emo­cio­na so­bre el te­ma, sus hi­jos tam­bién se emo­cio­na­rán!

UN RIN­CON­CI­TO ES­PE­CIAL

Ha­ga un es­pa­cio es­pe­cial en su ca­sa don­de guar­den la mo­chi­la, lon­che­ra, y el uni­for­me de su hi­jo. Es­ta­blez­ca una ru­ti­na en la cual su hi­jo se res­pon­sa­bi­li­ce por lim­piar y guar­dar su mo­chi­la ca­da día. Es­to ayu­da­rá a que sus ma­ña­nas no sean tan apre­su­ra­das. Es im­por­tan­te que los ni­ños ten­gan un es­pa­cio pa­ra leer y ha­cer ta­reas, con­si­de­re de­di­car un rin­con­ci­to a es­to, pue­den guar­dar ahí la mo­chi­la y otros ma­te­ria­les.

CUEN­TO DE BUE­NAS NO­CHES

Si ya prac­ti­can el há­bi­to de leer to­das las no­ches: ¡con­ti­nué ha­cién­do­lo! Tal vez su hi­jo se crea "muy gran­de" pa­ra sus li­bros in­fan­ti­les, pe­ro pue­de pe­dir­le a la nue­va maes­tra unas bue­nas re­co­men­da­cio­nes. Es im­por­tan­te que com­par­tan un tiem­po al fi­nal del día le­yen­do jun­tos; pue­de apro­ve­char pa­ra pla­ti­car un po­co so­bre co­mo se sin­tió su hi­jo en la es­cue­la. Si us­ted se sien­te más có­mo­do ha­blan­do y le­yen­do en es­pa­ñol: ¡hágalo! Es más im­por­tan­te el tiem­po que pa­sa con su hi­jo que el idio­ma en que com­par­tan.

¡QUÉ TEN­GAS BUEN DÍA!

Si quie­re traer una son­ri­sa a la ca­ra de su hi­jo, ¿por qué no po­ner­le una no­ti­ta de áni­mo y amor en la mo­chi­la? Es­to pue­de ayu­dar a mo­ti­var a su hi­jo a leer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.