CUAN­DO NO QUIE­RE IR A CLA­SES

La ne­ga­ti­va de los ni­ños a ir al co­le­gio sue­le es­tar ba­sa­da en un mie­do irra­cio­nal, que sue­le apa­re­cer pri­me­ra vez en ni­ños que asis­ten en edad prees­co­lar.

La Crónica - Donde y Que Estudiar? - - ÍNDICE -

Pa­ra ma­ni­fes­tar su dis­gus­to por asis­tir al co­le­gio, el ni­ño sue­le que­jar­se de do­lo­res de ca­be­za, de gar­gan­ta o de es­tó­ma­go jus­to an­tes de la ho­ra de par­tir ha­cia la es­cue­la.

La 'en­fer­me­dad' me­jo­ra cuan­do se le per­mi­te que­dar­se en la ca­sa, pe­ro re­apa­re­ce a la ma­ña­na si­guien­te an­tes de ir al co­le­gio de nue­vo. En al­gu­nos ca­sos, el ni­ño pue­de ne­gar­se por com­ple­to a sa­lir de la ca­sa y pa­ra eso uti­li­za­rá to­das las es­tra­te­gias a su al­can­ce co­mo llo­rar y reac­cio­nar con una ra­bie­ta.

¿POR QUÉ NO QUIE­RE EL NI­ÑO IR AL CO­LE­GIO?

Es­ta ac­ti­tud es muy fre­cuen­te. La ne­ga­ción de ir a la es­cue­la pue­de apa­re­cer tam­bién des­pués de un pe­río­do en el que el ni­ño ha es­ta­do en ca­sa en com­pa­ñía de su ma­má, por ejem­plo, des­pués de las va­ca­cio­nes de ve­rano, de unos días de fies­ta o des­pués de una bre­ve en­fer­me­dad.

Hay ni­ños que fin­gen es­tar enfermos o exa­ge­ran los sín­to­mas fí­si­cos pa­ra que­dar­se en ca­sa y no ir a la es­cue­la. A me­nu­do, el ni­ño de en­tre cin­co y diez años de edad, que se com­por­ta de es­ta ma­ne­ra, es­tá pa­de­cien­do un te­mor pa­ra­li­zan­te por te­ner que de­jar la se­gu­ri­dad de la fa­mi­lia y de la ca­sa.

Es muy di­fí­cil pa­ra los pa­dres ha­cer fren­te a es­te pá­ni­co in­fan­til, pe­ro es­tos te­mo­res pue­den tra­tar­se exi­to­sa­men­te con o sin la ayu­da pro­fe­sio­nal.

To­do de­pen­de­rá del gra­do de te­mor que ten­ga el ni­ño.

Si los pa­dres no­tan que pue­de ser al­go pa­sa­je­ro, es cues­tión de in­sis­tir, ha­blar­lo con él y con su pro­fe­so­ra pa­ra que su día a día en el co­le­gio sea más in­tere­san­te y, pro­ba­ble­men­te, to­do pa­sa­rá.

Po­cos ni­ños van a evo­lu­cio­nar ha­cia un re­cha­zo man­te­ni­do, con un mie­do ex­ce­si­vo e irra­cio­nal, pro­lon­ga­do en el tiem­po y des­pro­por­cio­na­do a la si­tua­ción. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes fí­si­cas y psí­qui­cas tam­bién se­rán más in­ten­sas y du­ra­de­ras. Es­tos ca­sos se re­la­cio­nan más con un tras­torno de an­sie­dad por se­pa­ra­ción que con un mie­do real a la es­cue­la o fo­bia es­co­lar. En es­tas si­tua­cio­nes se­ría con­ve­nien­te so­li­ci­tar la ayu­da y con­se­jo de pro­fe­sio­na­les ( pe­dia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta in­fan­til).

Los ni­ños con un mie­do irra­cio­nal ha­cia la es­cue­la pue­den sen­tir­se in­se­gu­ros si se que­dan so­los en una ha­bi­ta­ción.

Tam­bién pue­den de­mos­trar un com­por­ta­mien­to de ape­go ha­cia sus pa­dres

e in­clu­so con­ver­tir­se en su som­bra, si­guién­do­les a to­das par­tes. Es­tos mie­dos son co­mu­nes en ni­ños que pa­de­cen el lla­ma­do 'des­or­den de an­sie­dad'.

Los efec­tos po­ten­cia­les a lar­go pla­zo pue­den ser muy se­rios pa­ra un ni­ño con mie­dos per­sis­ten­tes, si no re­ci­be aten­ción pro­fe­sio­nal. El ni­ño pue­de desa­rro­llar se­rios pro­ble­mas es­co­la­res y so­cia­les, si de­ja de ir a la es­cue­la o ver a sus ami­gos por mu­cho tiem­po.

An­tes de que eso pue­da ocu­rrir, los pa­dres pue­den ayu­dar a su hi­jo lle­ván­do­lo a un psi­quia­tra de ni­ños y ado­les­cen­tes, quien tra­ba­ja­rá con él pa­ra que vuelva de in­me­dia­to a la es­cue­la y reali­ce otras ac­ti­vi­da­des dia­rias.

Al­gu­nos ni­ños re­quie­ren un tra­ta­mien­to ex­ten­si­vo pa­ra de­ter­mi­nar las cau­sas del mie­do. Los ni­ños ma­yo­res o los ado­les­cen­tes, que se nie­gan a ir a la es­cue­la, re­quie­ren un tra­ta­mien­to aún más in­ten­si­vo.

En cual­quier ca­so, el mie­do irra­cio­nal de aban­do­nar la ca­sa y la com­pa­ñía pa­ter­na o ma­ter­na se pue­de tra­tar con éxi­to. Los pa­dres de­ben so­li­ci­tar ayu­da pro­fe­sio­nal. El pe­dia­tra del ni­ño pue­de in­di­car los pa­dres un psi­quia­tra de ni­ños y ado­les­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.