LA GLO­RIE­TA

El Debate de Culiacán - - CULIACÁN - la­glo­rie­[email protected]­ba­te.com.mx @cu­l_­glo­rie­ta

Un caos. En un ver­da­de­ro mar­ti­rio se ha con­ver­ti­do el servicio de re­co­lec­ción de ba­su­ra pa­ra al­gu­nos ciu­da­da­nos de la ca­pi­tal de­bi­do a que se ha vuel­to muy irre­gu­lar; sin em­bar­go, es­to se de­be a que exis­ten al­re­de­dor de 35 ca­mio­nes re­co­lec­to­res que ac­tual­men­te es­tán sin fun­cio­nar, acla­ró el sub­ge­ren­te de Ser­vi­cios Pú­bli­cos y Man­te­ni­mien­to de In­fra­es­truc­tu­ra mu­ni­ci­pal, Ro­dol­fo Au­de­lo. Ta­les son las múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des por par­te de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das, que el parque vehi­cu­lar no ser­vía. Se es­tá tra­ba­jan­do en so­lu­cio­nar el pro­ble­ma a fon­do pa­ra que no per­sis­ta y así los ciu­da­da­nos es­tén sa­tis­fe­chos.

Ba­ches y más ba­ches. Grie­tas y ba­ches se en­cuen­tran por di­ver­sos sec­to­res de la ciu­dad. Son mu­chas las per­so­nas afec­ta­das, al igual que la in­con­for­mi­dad, de­bi­do a que no se pue­de tran­si­tar por la ca­lle sin caer en un ho­yo. Los ciu­da­da­nos hi­cie­ron un lla­ma­do al Ayun­ta­mien­to de Cu­lia­cán pa­ra que re­gu­la­ri­ce es­te gran pro­ble­ma, que afec­ta las prin­ci­pa­les ca­lles de al­gu­nas co­lo­nias, co­mo en el frac­cio­na­mien­to Los Li­rios, don­de la ca­lle prin­ci­pal es de las más afec­ta­das. Los ha­bi­tan­tes pi­den pron­ta solución a es­te pro­ble­ma.

El te­mor en puer­ta. Los ru­mo­res que se han desata­do de un po­si­ble au­men­to al trans­por­te pú­bli­co ya tie­nen tem­blan­do a la po­bla­ción. Lo cier­to es que son mu­chos los cho­fe­res que des­de ha­ce me­ses ya re­don­dean la ta­ri­fa, co­bran­do 50 cen­ta­vos de más. Aun­que la po­bla­ción es cons­cien­te de que sube el dié­sel y las pie­zas del ca­mión, una de las in­con­for­mi­da­des del au­men­to es que mu­chos trans­por­tis­tas no se es­me­ran en me­jo­rar las uni­da­des. Hay ru­tas co­mo Va­lla­do, Ba­rran­cos y Bue­nos Ai­res, en­tre otras, don­de la ma­yor par­te de la flo­ta de ca­mio­nes es vie­ja. En es­tas y en otras ru­tas es un ver­da­de­ro mar­ti­rio an­dar, sobre to­do en tiempo de ca­lor, por lo que hay usua­rios que con­si­de­ran que no es jus­to un au­men­to. El mal servicio en al­gu­nas ru­tas es por­que los due­ños de las con­ce­sio­nes las ren­tan, por lo que so­lo les im­por­ta el di­ne­ro, no brin­dar un buen servicio, y en es­to de­ben pres­tar aten­ción tan­to el go­ber­na­dor, co­mo el di­rec­tor de Via­li­dad y Trans­por­tes.

Que me­jo­re la aten­ción. Se es­pe­ra que con la aper­tu­ra de más mó­du­los de aten­ción pa­ra re­ci­bir los do­cu­men­tos pa­ra dar de al­ta al pa­drón de con­tri­bu­yen­tes a quie­nes quie­ran pa­gar el pre­dial me­nos gen­te acu­da al Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, y con es­to las per­so­nas adul­tas pue­dan te­ner me­jor aten­ción. Tam­bién con la ex­pe­rien­cia que ha ad­qui­ri­do el per­so­nal se es­pe­ra que la aten­ción sea más rá­pi­da. Es­to por­que es preo­cu­pan­te ver có­mo adul­tos ma­yo­res per­ma­ne­cen du­ran­te ho­ras y sin co­mer a la es­pe­ra de que les re­ci­ban sus do­cu­men­tos. Oja­lá que la aten­ción me­jo­re an­tes de que le ocu­rra al­go a un adulto, y con eso el al­cal­de Jesús Es­tra­da Fe­rrei­ro que­de mal, pe­ro muy mal.

Aus­te­ri­dad. Quie­nes an­dan muy tran­qui­los son los re­gi­do­res del Ayun­ta­mien­to, pe­se a que tam­bién a ellos se les aplicará el plan de aus­te­ri­dad. El al­cal­de no los apo­ya­rá con bul­tos de ce­men­to ni con otros ar­tícu­los que so­li­ci­ta la po­bla­ción; aho­ra los re­gi­do­res, en vez de dar do­na­ti­vos, ten­drán que rea­li­zar el tra­ba­jo de ges­to­ría. Es­to con­sis­ti­rá en ir con los ciu­da­da­nos a las de­pen­den­cias de don­de ne­ce­si­ten un servicio y ha­cer la so­li­ci­tud, pe­ro al ciu­da­dano el apo­yo se lo en­tre­ga­rán di­rec­ta­men­te las au­to­ri­da­des en­car­ga­das del de­par­ta­men­to. Los edi­les que deseen do­nar me­di­ca­men­to, en­tre otras co­sas, ten­drán que po­ner­lo de su bol­sa, ha­cer co­lec­tas o rea­li­zar otras ac­ti­vi­da­des, pues se les qui­ta­rá el re­cur­so eco­nó­mi­co que se les da­ba pa­ra es­to. Por es­ta ra­zón re­sul­ta ex­tra­ñó que an­den tan ca­lla­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.