Do­ble dis­cur­so de Mo­re­na so­bre ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio

El Debate de Culiacán - - TERCER PISO - Luis Enrique Ra­mí­rez @Lui­sen­ri­que­ram7

In­for­ma­ción di­rec­ta de la bur­bu­ja am­loís­ta des­car­ta, por en­te­ro, que los seis dipu­tados que vo­ta­ron en con­tra del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio en Si­na­loa co­rran el ries­go de ser ex­pul­sa­dos de Mo­re­na. La ra­zón: de nin­gu­na ma­ne­ra per­de­rán la ma­yo­ría que ac­tual­men­te os­ten­ta es­te par­ti­do. La ex­pul­sión im­pli­ca­ría que­dar­se con 17 de los 23 dipu­tados que hoy in­te­gran la ban­ca­da mo­re­nis­ta.

Re­cor­de­mos que el pro­pio pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha si­do cau­te­lo­so en sus ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra do­tar a las per­so­nas ho­mo­se­xua­les de los de­re­chos que his­tó­ri­ca­men­te les han si­do ne­ga­dos.

Ape­nas el 18 de ma­yo, por ejem­plo, en­ca­be­zó una ce­re­mo­nia pa­ra de­cla­rar esa fe­cha co­mo Día Na­cio­nal de la Lu­cha con­tra la Ho­mo­fo­bia, la Les­bo­fo­bia, la Trans­fo­bia y la Bi­fo­bia.

Muy lu­ci­dor al oí­do, pe­ro las pa­la­bras se las lle­va el vien­to. En el mar­co de esa mis­ma ce­re­mo­nia, le pre­gun­ta­ron a AMLO si im­pul­sa­ría una ley fe­de­ral de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, y res­pon­dió que no, «por­que ya hay un mar­co le­gal que ga­ran­ti­za ese de­re­cho».

Se re­fe­ría a la re­so­lu­ción de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción, que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal prohi­bir el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. Co­mo se vio el mar­tes en el Con­gre­so del Es­ta­do, la re­so­lu­ción de la SCJN no es su­fi­cien­te. Que­da es­pe­rar, eso sí, que nue­vos am­pa­ros lo­gren que la Cor­te man­da­te al par­la­men­to si­na­loen­se re­for­mar el Có­di­go Fa­mi­liar pa­ra eli­mi­nar el pre­cep­to dis­cri­mi­na­to­rio con­tra el ma­tri­mo­nio gay.

AMLO EL PURITANO. En cuan­to a Ló­pez Obra­dor, des­de su cam­pa­ña ha ju­ga­do po­lí­ti­ca­men­te con los gru­pos más con­ser­va­do­res de la so­cie­dad (la ul­tra­de­re­cha, in­clu­so), en un to­ma y da­ca que lo ha be­ne­fi­cia­do.

Aca­ba de ocu­rrir en las elec­ción de ha­ce 18 días. El par­ti­do evan­gé­li­co PES, aun sin re­gis­tro, lle­vó a ca­bo ta­reas de pro­se­li­tis­mo en fa­vor de Mo­re­na en los seis es­ta­dos don­de hu­bo vo­ta­cio­nes.

No so­lo eso: en la elec­ción en Ba­ja Ca­li­for­nia, Mo­re­na en­ca­be­zó una alian­za con el PT, el PVEM y un nue­vo ins­ti­tu­to po­lí­ti­co: el par­ti­do es­ta­tal Trans­for­me­mos, que no es otro que el PES de Ba­ja Ca­li­for­nia (PESBC) con un nue­vo nom­bre, au­to­de­cla­ra­do «de de­re­cha y cen­tro de­re­cha, cu­ya ideo­lo­gía es­tá re­la­cio­na­da a los va­lo­res, la fa­mi­lia y las cau­sas so­cia­les». Su re­gis­tro fue apro­ba­do en ju­nio del año pa­sa­do.

Por lo de­más, el con­ser­va­du­ris­mo de AMLO es­tá a la vis­ta con epi­so­dios co­mo el ho­me­na­je en Be­llas Ar­tes al lí­der de la Igle­sia evan­gé­li­ca La Luz del Mun­do, Naa­són

Joa­quín Gar­cia, quien en me­nos de tres se­ma­nas des­pués fue arres­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos por ca­tor­ce car­gos re­la­cio­na­dos con la pe­dofi­lia y la tra­ta de per­so­nas. Por otra par­te, en el «ac­to por la dig­ni­dad» que en­ca­be­zó AMLO en Ti­jua­na el día 8, par­ti­ci­pa­ron Ar­tu­ro Fa­re­la, pastor evan­ge­lis­ta, y Ale­jan­dro So­la­lin­de, sa­cer­do­te ca­tó­li­co. La lí­nea de se­pa­ra­ción Igle­sia-es­ta­do se ha di­lui­do co­mo nun­ca en el pri­mer me­dio año de Go­bierno am­loís­ta.

LOS MÁS BUS­CA­DOS. El jo­ven Óscar La­ra Es­quer, miem­bro del Mo­vi­mien­to Pro­fa­mi­lia (nue­vo nom­bre de Pro­vi­da) es acu­sa­do de rea­li­zar ac­tos van­dá­li­cos en el Con­gre­so du­ran­te la se­sión del mar­tes: pre­sun­ta­men­te rom­pió uno de los gran­des cris­ta­les del Pa­la­cio

Le­gis­la­ti­vo cuan­do se le ne­gó la en­tra­da por fal­ta de cu­po.

Por su la­do, ayer se­guía sin dar la ca­ra la dipu­tada del

PES ≋arla Mon­te­ro Ala­to­rre, quien el sá­ba­do pre­su­mía de ser la pri­me­ra le­gis­la­do­ra abier­ta­men­te gay al en­ca­be­zar la Mar­cha de la Diversidad, y el mar­tes fal­tó a la se­sión en la que se vo­tó el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Ob­via­men­te, hoy es blan­co de una es­pe­cie de lin­cha­mien­to «feis­bu­ke­ro», aun­que la in­con­gruen­cia de la dipu­tada no sor­pren­de: su cos­tum­bre de traer dos pa­res de len­tes re­fle­ja su do­ble mo­ral y, en con­se­cuen­cia, su do­ble dis­cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.