Desa­yuno de Cam­peo­nes con uni­for­mes des­de kín­der has­ta pre­pa

El Debate de Culiacán - - SINALOA - EN MAR­CHA Ro­ber­to Cruz cruz­ro­ber­[email protected] fa­ce­book.com/ro­ber­toel­gue­ro­cruz

El re­za­go edu­ca­ti­vo de nues­tra ni­ñez y ju­ven­tud es la deu­da más ver­gon­zo­sa y da­ñi­na que han de­ja­do los an­te­rio­res Go­bier­nos en Si­na­loa, y el ac­tual Go­bierno es­ta­tal la em­peo­ra aún más. Las maes­tras y pro­fe­so­res con suel­dos in­dig­nos; los ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos han si­do hu­mi­lla­dos por ca­da go­ber­na­dor que he­mos te­ni­do y te­ne­mos, les pro­me­ten que por fin les van a pa­gar lo que por ley les co­rres­pon­de, y de nue­vo los vuel­ven a en­ga­ñar; el dé­fi­cit en in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va pa­ra te­ner nues­tras es­cue­las en óp­ti­mas con­di­cio­nes su­pera ya los 4 mil mdp; el ni­vel de ma­te­má­ti­cas, es­pa­ñol, in­glés, va­lo­res y ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas edu­ca­ti­vas es­tá muy por de­ba­jo de la me­dia na­cio­nal, y es­ta­mos a años luz de los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

A pe­sar de es­ta de­plo­ra­ble si­tua­ción edu­ca­ti­va, el ac­tual go­ber­na­dor, de for­ma abu­si­va, de­ci­dió qui­tar­le el apo­yo a las fa­mi­lias más po­bres de Si­na­loa can­ce­lan­do el pro­gra­ma de uni­for­mes es­co­la­res gra­tui­tos pa­ra las ni­ñas y ni­ños que es­tu­dian en kín­der y pri­ma­rias pú­bli­cas; y qui­tan­do tam­bién los uni­for­mes de los mu­cha­chos que es­tu­dian en se­cun­da­ria, las­ti­man­do ade­más la fuen­te de ingresos de 3 mil tex­ti­le­ros y cos­tu­re­ras, en su ma­yo­ría mu­je­res si­na­loen­ses. To­do es­to pa­ra com­prar­le un edi­fi­cio de ofi­ci­nas a un em­pre­sa­rio cu­li­chi muy ami­go del en­ton­ces pre­si­den­te Pe­ña Nie­to. Gra­cias al va­lor de más de 8 mil ma­dres sol­te­ras y pa­dres de fa­mi­lia que de­ci­di­mos de­man­dar an­te los tri­bu­na­les a Qui­rino Or­daz y 10 de sus fun­cio­na­rios de pri­mer ni­vel, el go­ber­na­dor tu­vo que re­cu­lar y re­ins­ta­lar es­te im­por­tan­te pro­gra­ma a fa­vor de la edu­ca­ción de nues­tros ni­ños. Hoy los ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes de kín­der, pri­ma­ria y se­cun­da­ria tie­nen de nue­vo sus dos uni­for­mes es­co­la­res gra­tui­tos que por ley les co­rres­pon­den. En mi tiem­po co­mo dipu­tado me pro­pu­se de­fen­der ma­ci­zo la edu­ca­ción en Si­na­loa, ahí es­tán mis en­fren­ta­mien­tos pú­bli­cos en el Con­gre­so con el PRI e in­clu­so con el PAN pa­ra de­fen­der a los maes­tros ac­ti­vos y ju­bi­la­dos; y a nues­tra ni­ñez y ju­ven­tud, que es nues­tra me­jor in­ver­sión pa­ra cons­truir un me­jor fu­tu­ro pa­ra to­dos en Si­na­loa.

Soy hi­jo de la maes­tra Ar­te­mi­sa, de la es­cue­la ru­ral Jai­me To­rres Bo­det, don­de tam­bién ter­mi­né mi pri­ma­ria. Tu­ve el pri­vi­le­gio de es­tu­diar en las me­jo­res uni­ver­si­da­des del país; y ten­go muy cla­ro que es la edu­ca­ción la so­lu­ción de fon­do al pro­ble­ma de la vio­len­cia y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo bien pa­ga­das en Si­na­loa. Por to­dos es­tos mo­ti­vos de­ci­dí pro­po­ner dos ini­cia­ti­vas de ley que es­tán di­rec­ta­men­te en­fo­ca­das en for­ta­le­cer la edu­ca­ción en Si­na­loa.

Uni­for­mes es­co­la­res gra­tui­tos des­de kín­der has­ta la pre­pa. Es­te pro­gra­ma, que co­mo co­men­té, el go­ber­na­dor de­ci­dió can­ce­lar­lo al prin­ci­pio de su Go­bierno y que a más de 8 mil ni­ñas y ni­ños los am­pa­ra­mos gra­tui­ta­men­te, aho­ra bus­ca­mos ex­ten­der­lo has­ta pre­pa­ra­to­ria, ya que la pre­pa es más ca­ra y los es­tu­dian­tes son más vul­ne­ra­bles a la vio­len­cia por su edad; es por ello que de­be­mos apo­yar­los y no trun­car­les el pro­gra­ma en es­ta eta­pa de su vi­da aca­dé­mi­ca preuni­ver­si­ta­ria. Y quie­ro re­co­no­cer que la ac­tual le­gis­la­tu­ra con ma­yo­ría de Mo­re­na la ha­ya in­clui­do ya de pri­me­ra lec­tu­ra el pa­sa­do jue­ves 30 de ma­yo y se­gun­da lec­tu­ra el mar­tes 4 de ju­nio.

Por lo tan­to, hoy se en­cuen­tra ya en co­mi­sio­nes pa­ra su dic­ta­men, y es­pe­ro que en las pró­xi­mas se­ma­nas sea ya un he­cho de ley que los mu­cha­chos de pre­pa cuen­ten ya con sus dos uni­for­mes tam­bién.

Otra ini­cia­ti­va com­ple­men­ta­ria la nom­bré Desa­yuno de Cam­peo­nes; y es que ac­tual­men­te so­lo uno de ca­da cin­co ni­ños se be­ne­fi­cia con un desa­yuno es­co­lar com­ple­to, nu­tri­ti­vo y sano; in­dis­pen­sa­ble pa­ra su cre­ci­mien­to, su sa­lud y su apro­ve­cha­mien­to aca­dé­mi­co, es­tá ini­cia­ti­va tam­bién ha si­do “des­con­ge­la­da” por la ban­ca­da de Mo­re­na, dán­do­le pri­me­ra lec­tu­ra de ini­cia­ti­va el mar­tes 4 de ju­nio y se­gun­da lec­tu­ra el jue­ves 6 de ju­nio. Tam­bién es­pe­ro con en­tu­sias­mo su pró­xi­ma apro­ba­ción en el pleno del Con­gre­so.

Cuan­do me pre­gun­tan: mi Güe­ro, ¿qué hi­cis­te co­mo dipu­tado? Me sien­to a to­da ma­dre de po­der con­tes­tar que de­fen­dí los uni­for­mes y los desa­yu­nos es­co­la­res de nues­tros ni­ños; y los tes­ti­gos de ho­nor son nues­tros pro­fes y los pa­dres de fa­mi­lia. Mi lu­cha es por la edu­ca­ción en Si­na­loa; ¿te has pre­gun­ta­do, cuál es la tu­ya? Te in­vi­to a su­mar­te siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.