Un pa­seo por la Eu­ro­pa ter­mal

Ol­vi­dar­se de los pro­ble­mas, de­jar a un la­do el es­trés y, en de­fi­ni­ti­va, re­la­jar­se, es mu­cho más fá­cil den­tro de una pis­ci­na con agua ca­lien­te; tra­di­ción y pla­cer se unen en va­rias ciu­da­des eu­ro­peas cu­yos bal­nea­rios bien me­re­cen una pau­sa­da vi­si­ta

El Debate de Culiacán - - EL BUSCADOR -

Ubi­ca­da en la Sel­va Ne­gra, al su­r­oes­te de Ale­ma­nia, a po­co más de 100 ki­ló­me­tros de Stutt­gart y a unos 60 de la ciu­dad fran­ce­sa de Es­tras­bur­go, la lo­ca­li­dad de Ba­den-ba­den tie­ne en los bal­nea­rios una de sus prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad y sus ter­mas siem­pre han si­do fuen­te de re­la­ja­ción y dis­fru­te. Sus aguas pro­ce­den de un to­tal de do­ce fuen­tes dis­tin­tas y sur­gen de pro­fun­di­da­des de en­tre 1,200 y 1,800 me­tros, al­can­zan­do la su­per­fi­cie a tem­pe­ra­tu­ras que van, de los 56 gra­dos cen­tí­gra­dos (56° C) a los 68.8° C.

Es­tas fuen­tes arro­jan ca­da día al­re­de­dor de 800 mil li­tros de agua ter­mal, lo

que equi­va­le a 9 li­tros por se­gun­do. Fue­ron los ro­ma­nos quie­nes des­cu­brie­ron es­tos ma­nan­tia­les y cons­tru­ye­ron ter­mas en el mu­ni­ci­pio que en­ton­ces se lla­ma­ba Aquae Au­re­liae. Ba­jo las ins­ta­la­cio­nes del ac­tual bal­nea­rio Frie­drichs­bad se pue­den vi­si­tar los res­tos ar­queo­ló­gi­cos de una de aque­llas ter­mas romanas. Frie­drichs­bad es una de las dos prin­ci­pa­les ins­ta­la­cio­nes ter­ma­les de Ba­den­ba­den. La otra son las ter­mas de Ca­ra­ca­lla. “Las dos ter­mas son her­mo­sas, pe­ro muy di­fe­ren­tes”, afir­ma Wieb­ke Freund, je­fa de Ven­tas In­ter­na­cio­na­les y Mar­ke­ting de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Ba­den-ba­den. El Frie­drichs­bad une la cul­tu­ra del ba­ño ro­ma­na e ir­lan­de­sa. “Es muy an­ti­guo, tie­ne 140 años y 17

es­ta­cio­nes de bie­nes­tar. Es un ba­ño nu­dis­ta que hom­bres y mu­je­res pue­den usar por se­pa­ra­do en días al­ter­nos, es de­cir, un día es mix­to y otro hom­bres y mu­je­res ac­ce­den por se­pa­ra­do”, ex­pli­ca Freund.

Por su par­te, “Ca­ra­ca­lla es una ter­ma mo­der­na que tie­ne pis­ci­nas tan­to ex­te­rio­res co­mo in­te­rio­res con di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras de agua, hi­dro­ma­sa­je y sau­na de va­por, to­do con tra­je de ba­ño. Tam­bién hay un es­pa­cio de sau­na sin tra­je de ba­ño que cues­ta cua­tro eu­ros (5 dó­la­res) más. En Ca­ra­ca­lla no se ad­mi­ten ni­ños me­no­res de sie­te años”, de­ta­lla. Ade­más de en es­tos dos fa­mo­sos ba­ños, tam­bién se pue­de dis­fru­tar de las aguas ter­ma­les de Ba­den­ba­den en los nu­me­ro­sos ho­te­les-spa de la ciu­dad.

µbu­da­pest, aje­drez en el agua

Otro lu­gar en el que la cul­tu­ra del ba­ño es­tá más que asen­ta­da es Bu­da­pest. Los dos bal­nea­rios más fa­mo­sos de la ca­pi­tal de Hun­gría son Szé­chen­yi y Ge­llért.

El bal­nea­rio Szé­chen­yi es el más gran­de de Bu­da­pest y uno de los ma­yo­res de Eu­ro­pa. Cuen­ta con 15 pis­ci­nas in­te­rio­res y tres ex­te­rio­res.

La cen­tral es una pis­ci­na de di­men­sio­nes con­si­de­ra­bles en la que prac­ti­car la na­ta­ción. Es­tá flan­quea­da por dos pis­ci­nas ter­ma­les, una de ellas con un di­ver­ti­do re­mo­lino en el cen­tro. En la otra se pue­de dis­fru­tar de una par­ti­da de aje­drez sin sa­lir del agua. En cuan­to a las 15 pis­ci­nas in­te­rio­res, es­tas son de dis­tin­tos ta­ma­ños, for­mas y con aguas a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras.

El bal­nea­rio Szé­chen­yi tam­bién ofre­ce otras pres­ta­cio­nes, co­mo sau­na o ser­vi­cio de ma­sa­je, to­do ello en un mag­ní­fi­co edi­fi­cio de es­ti­lo neo­ba­rro­co. El bal­nea­rio Ge­llért es­tá, asi­mis­mo, ubi­ca­do en un so­ber­bio edi­fi­cio. Des­ta­ca su pis­ci­na in­te­rior, ro­dea

da por co­lum­nas.

Ade­más de es­ta pis­ci­na prin­ci­pal, es­tos ba­ños tie­nen otras pis­ci­nas, de dis­tin­tos ta­ma­ños y con aguas a di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras, se­pa­ra­das en dos es­pa­cios, uno pa­ra hom­bres y otro pa­ra mu­je­res.

El bal­nea­rio tie­ne sau­na y ofre­ce dis­tin­tos ti­pos de ma­sa­je, por ejem­plo, con piedras de la­va, con vino tin­to, con la­van­da, etc. Cuen­ta tam­bién con dos pis­ci­nas ex­te­rio­res, una con el agua a 36 °C. La se­gun­da es una pis­ci­na de olas ar­ti­fi­cia­les, con el agua a 26 °C, pe­ro que so­lo es­tá ope­ra­ti­va du­ran­te el ve­rano. To­da­vía fun­cio­na la má­qui­na ori­gi­nal de ge­ne­ra­ción de olas, que co­men­zó a pres­tar ser­vi­cio en 1927.

Otras ins­ta­la­cio­nes ter­ma­les des­ta­ca­das de Bu­da­pest son los ba­ños Lu­kács, fun­da­dos en el si­glo XII, y el bal­nea­rio Ru­das, cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo XVI du­ran­te la ocu­pa­ción oto­ma­na.

Al­gu­nos bal­nea­rios de la ca­pi­tal hún­ga­ra or­ga­ni­zan fies­tas noc­tur­nas, prin­ci­pal­men­te los sá­ba­dos por la no­che (aun­que no to­dos), en las que se pue­de bai­lar den­tro del agua y dis­fru­tar de un am­bien­te muy ani­ma­do.

µs­pa, el ori­gen del nom­bre

Pa­ra to­dos los aman­tes de los bal­nea­rios, la ciu­dad bel­ga de Spa es una pa­ra­da obli­ga­to­ria. Ubi­ca­da en la re­gión de Lie­ja, Spa es la prin­ci­pal ciu­dad ter­mal del país. No en vano, su nom­bre se ha po­pu­la­ri­za­do en to­do el mun­do y se uti­li­za co­mo si­nó­ni­mo de bal­nea­rio.

Con sus al­go me­nos de 11 mil ha­bi­tan­tes, es una ciu­dad pe­que­ña, tran­qui­la y ro­dea­da de bos­ques. Su prin­ci­pal re­cla­mo son sus ter­mas, ubi­ca­das en una co­li­na y a las que se ac­ce­de me­dian­te un fu­ni­cu­lar. Cuen­tan con una gran pis­ci­na in­te­rior en una es­tan­cia cir­cu­lar y acris­ta­la­da, otra pis­ci­na ter­mal ex­te­rior, ade­más de sau­na y ham­mam. El bal­nea­rio ofre­ce dis­tin­tos ser­vi­cios y ac­ti­vi­da­des, des­de ma­sa­jes has­ta aquagym.

µo­ren­se, aguas mi­le­na­rias.

Ter­mi­na­mos nues­tro re­co­rri­do en Oren­se (no­roes­te de Es­pa­ña), una ciu­dad a ori­llas del río Mi­ño que lle­va dis­fru­tan­do de sus aguas ter­ma­les des­de la épo­ca ro­ma­na.

Los ve­ci­nos de Oren­se (Ou­ren­se en ga­lle­go) siem­pre han uti­li­za­do los ma­nan­tia­les de agua ca­lien­te “de ma­ne­ra te­ra­péu­ti­ca y en ta­reas de la vi­da co­ti­dia­na, por ejem­plo, pa­ra la­va­de­ros pú­bli­cos, ma­ta­de­ros, pa­na­de­rías, co­mo zo­na de lim­pie­za pa­ra las le­che­ras, pa­ra des­plu­mar ga­lli­nas, etc.”, ex­pli­ca Rosa Do­ra­do, di­rec­to­ra de Ge­nui­ne Ga­li­cia, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en ru­tas tu­rís­ti­cas por tie­rras ga­lle­gas.

“El pri­mer bal­nea­rio fue ro­mano. El uso de las aguas se pro­lon­gó du­ran­te to­da la Edad Me­dia y Mo­der­na y a par­tir del si­glo XIX em­pe­zó a ha­ber ca­sas de ba­ños”, de­ta­lla. En la ac­tua­li­dad, Oren­se cuen­ta con va­rias ter­mas. “Las de Ou­ta­riz abren en un am­plio ho­ra­rio y tie­nen un cos­te de ac­ce­so eco­nó­mi­co. En ellas se pue­den re­ci­bir tra­ta­mien­tos o sim­ple­men­te dis­fru­tar de las aguas. Ha­bía otro re­cin­to pri­va­do, lla­ma­do A Cha­vas­quei­ra, pe­ro ar­dió re­cien­te­men­te”, co­men­ta Do­ra­do.

La guía tu­rís­ti­ca acla­ra que en la ciu­dad hay, ade­más, va­rios es­pa­cios con pis­ci­nas ter­ma­les al ai­re li­bre que son pú­bli­cas y gra­tui­tas. Se tra­ta de A Cha­vas­quei­ra (hay un es­pa­cio pú­bli­co fren­te al ma­lo­gra­do re­cin­to pri­va­do), Muí­ño da Vei­ga (Mo­lino de la Ve­ga), Bur­ga de Ca­ne­do o la pis­ci­na de las Bur­gas.

“Tam­bién con­ta­mos con fuen­tes co­mo la de Re­za o la de O Tin­tei­ro y las cau­da­lo­sas y muy cá­li­das fuen­tes de las Bur­gas”, aña­de.

Ca­da uno de es­tos es­pa­cios ter­ma­les es dis­tin­to y se ubi­ca en un en­torno di­fe­ren­te. Pa­ra los via­je­ros que ten­gan po­co tiem­po, Rosa Do­ra­do re­co­mien­da las Bur­gas o la Cha­vas­quei­ra, por su cer­ca­nía. En cam­bio, pa­ra quie­nes dis­pon­gan de más tiem­po y bus­quen tran­qui­li­dad, el con­se­jo de Rosa es vi­si­tar Ou­ta­riz, la Bur­ga de Ca­ne­do o el Mo­lino. Pe­ro si la idea es ha­cer un cir­cui­to ter­mal, la úni­ca op­ción es Ou­ta­riz.

Rosa co­men­ta que cual­quier épo­ca del año es buena pa­ra re­co­rrer las ter­mas de Oren­se, pe­ro so­bre to­do cuan­do el tiem­po es fres­co, “pues es un gus­to es­tar en el agua ca­lien­te con un am­bien­te frío”.

>Una jo­ven una de las es­ta­cio­nes ter­ma­les de Ba­den Ba­den.

>Ima­gen del be­llo bal­nea­rio de Frie­drichs­bad, en la ciu­dad de Ba­den-ba­den.

>Un gru­po de vi­si­tan­tes dis­fru­ta de las aguas ter­ma­les de los Ba­ños Szé­chen­yi, los ma­yo­res ba­ños ter­ma­les me­di­ci­na­les de Eu­ro­pa, en Bu­da­pest.

>Vis­ta ge­ne­ral de las Ter­mas y Pis­ci­nas Ge­llert en Bu­da­pest, Hun­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.