Si­na­loa, in­men­so ce­men­te­rio

El Debate de Culiacán - - OPINIÓN -

Las fo­sas clan­des­ti­nas si­guen apa­re­cien­do por to­dos los rin­co­nes de nues­tro es­ta­do, co­mo tes­ti­mo­nio cruel de que por más es­ta­dís­ti­cas a la ba­ja que se pre­su­man, la vio­len­cia, la­men­ta­ble­men­te, si­gue y se­gui­rá sien­do el dis­tin­ti­vo de Si­na­loa.

Ape­nas el mar­tes fue en el mu­ni­ci­pio de Aho­me, y ayer le to­có al de Cu­lia­cán, y un tiem­po atrás fue Ma­zatlán, y así se han ido es­ca­lo­nan­do los es­ce­na­rios en don­de ese gru­po de ac­ti­vis­tas, en su ma­yo­ría mu­je­res, han es­car­ba­do y lo­gra­do —en lo que la au­to­ri­dad ha si­do in­efi­cien­te— lo­ca­li­zar, aun­que sea ya sin vi­da, a al­gu­nos de esos cien­tos de ciu­da­da­nos que, al­gu­nos a ple­na luz del día y otros de ma­ne­ra mis­te­rio­sa, han des­apa­re­ci­do, lle­nan­do de an­gus­tia a sus fa­mi­lias.

Por cues­tio­nes le­ga­loi­des, esos cuer­pos en­con­tra­dos no pa­san a for­mar par­te de las es­ta­dís­ti­cas que men­sual­men­te se dis­tri­bu­yen y en las que se des­ta­ca el des­cen­so en tal o cual de­li­to, y ello por­que no pue­den ca­ta­lo­gar­se co­mo ho­mi­ci­dios do­lo­sos has­ta que las ne­crop­sias arro­jen los mo­ti­vos del de­ce­so, co­mo si pu­die­ra ser po­si­ble que los oc­ci­sos so­los se arre­ba­ta­sen la vi­da y lue­go fue­ran a se­pul­tar­se.

Ayer, en Ponce, a unos cuan­tos de cien­tos de me­tros de la pla­ya, ras­trea­do­ras ubi­ca­ron una zo­na en la que en­con­tra­ron tres fo­sas clan­des­ti­nas, y en ellas cua­tro ca­dá­ve­res, pe­ro lo más te­rri­ble es que se sos­pe­cha que hay más, y por ello se mar­ca­ron al­gu­nos lu­ga­res pa­ra re­gre­sar hoy de nue­vo pa­ra se­guir con su la­bor, en tan­to el per­so­nal de la Fis­ca­lía acu­de a re­co­ger cuer­pos y ha­cer sus fa­mo­sas re­co­lec­ción de evi­den­cias, que has­ta aho­ri­ta no se sa­be ha­yan ser­vi­do pa­ra al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.