Una mo­nar­quía, la úni­ca adap­ta­ble al ser del me­xi­cano: Lord Ac­ton (y 3)

El Debate de Culiacán - - OPINIÓN -

El 10 de mar­zo de 1868, el his­to­ria­dor Lord Ac­ton le­yó una con­fe­ren­cia en la Li­te­rary and Scien­ti­fic Ins­ti­tu­tion of Brid­ge­north ti­tu­la­da “Sur­gi­mien­to y caí­da del im­pe­rio me­xi­cano”. Una ver­sión tra­du­ci­da por el es­cri­tor me­xi­cano Adol­fo Cas­ta­ñón fue pa­tro­ci­na­da por The Me­xi­can Cul­tu­ral Cen­tre del Reino Uni­do y apa­re­ce en lí­nea abier­ta di­gi­tal: https://me­xi­can­cul­tu­ral­cen­tre.fi­les.word­press.com/2015/07/e2809c­sur­gi­mien­to-ycac3ad­da-del-im­pe­rio-me­xi­ca­noe2809d-lord-ac­ton-mcc2015-e-book.pdf To­ma­mos la par­te de su aná­li­sis de la des­com­po­si­ción de la cla­se po­lí­ti­ca me­xi­ca­na des­pués de la gue­rra de 1847 con­tra los EU:

Mé­xi­co es la ex­cep­ción más tris­te y más no­ta­ble en me­dio del me­jo­ra­mien­to ge­ne­ral. Me xi­co es el orgullo del sis­te­ma co­lo­nial es­pan ol, y el me ri­to por el cual fue su­pe­rior al nues­tro es­tri­ba en que lo­gro pre­ser­var y ci­vi­li­zar par­cial­men­te a la ra­za na­ti­va…

(…) Pe­ro en Me xi­co Her­na n Cor­te s en­con­tro a una po­bla­cio n nu­me­ro­sa y ya es­ta­ble­ci­da, que se asen­ta­ba en po­bla­cio­nes, que tra­ba­ja­ba la tie­rra y, aun­que bri­llan­te, su­per­fi­cial­men­te ci­vi­li­za­da…

(…) Una so­cie­dad asi cons­ti­tui­da no po­di a for­jar una na­cio n. No ha­bi a cla­se me­dia, no ha­bi a im­pul­so a la in­dus­tria, ni ci­vi­li­za­cio n co­mu n, ni espi ri­tu pu bli­co,

ni sen­ti­do del pa­trio­tis­mo. No se to­le­ra­ba que los in­dios ad­qui­rie­ran ri­que­za o co­no­ci­mien­to, y ca­da una de las cla­ses era man­te­ni­da en la ig­no­ran­cia de las otras y en un ri­gu­ro­so ais­la­mien­to; cuan­do, ma s ade­lan­te, los me­xi­ca­nos se hi­cie­ron in­de­pen­dien­tes, la di­fi­cul­tad es­tri­ba­ba no en des­ha­cer­se de las ca­de­nas de la ser­vi­dum­bre, sino en rom­per con la con­di­cio n de me­no­res de edad en que ha­bi an si­do man­te­ni­dos, y en su­pe­rar la in­ca­pa­ci­dad men­tal, la fal­ta de espi ri­tu de em­pre­sa, la fal­ta de con­vi­ven­cia en­te ellos mis­mos, y la au­sen­cia de una ilus­tra­cio n que so lo na­ce en el in­ter­cam­bio con otras na­cio­nes. For­ma­ron una re­pu bli­ca si­guien­do el mo­de­lo de sus ve­ci­nos ma s afor­tu­na­dos, y acep­ta­ron esos prin­ci­pios que son tan in­fle­xi­bles en sus con­se­cuen­cias co­mo in­tran­si­gen­tes en su apli­ca­cio n. Pron­to se com­pro­bo que no ha­bi a en el Es­ta­do un po­der em­pren­de­dor ca­paz de equi­pa­rar­se al pe­sa­do las­tre de una po­bla­cio n se­mi­ba rba­ra. La mi­no­ri a in­te­li­gen­te era de­ma­sia­do in­dis­ci­pli­na­da y es­ta­ba de­ma­sia­do des­mo­ra­li­za­da pa­ra ele­var y sa­cu­dir a los mi­llo­nes de la ra­za in­dia de­gra­da­da. Los usos y cos­tum­bres de la au­to­ri­dad y de la su­bor­di­na­cio n se fue­ron con los es­pan oles, y la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­cio n no po­di a exis­tir en un pue­blo que nun­ca ha­bi a apren­di­do a ayu­dar­se a si mis­mo. No sur­gio nin­gu n hom­bre de ca­ra cter y en­ten­di­mien­to su­pe­rior. Los hom­bres emi­nen­tes de las di­ver­sas pro­vin­cias as­pi­ra­ron a con­ser­var su pro­pio po­der me­dian­te la con­ti­nui­dad de la anar­qui a; pac­ta­ban con la au­to­ri­dad cen­tral tan pron­to co­mo cam­bia­ba de ma­nos, y des­ti­tu­ye­ron a trein­ta pre­si­den­tes en trein­ta an os. No exis­ti an las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra un go­bierno re­pu­bli­cano. Ha­bi a la ma­yor de­si­gual­dad so­cial con­ce­bi­ble en­tre los te­rra­te­nien­tes acau­da­la­dos y las ma­sas de in­dios, que no eran duen os ni de la in­de­pen­den­cia men­tal que con­fie­re la edu­ca­cio n ni de la in­de­pen­den­cia ma­te­rial que acom­pan a a la pro­pie­dad. Si ha­bi a de­mo­cra­cia en el Es­ta­do, la so­cie­dad es­ta­ba in­ten­sa­men­te di­vi­di­da. En Me xi­co, la Igle­sia era el ma­yor te­rra­te­nien­te, y no ha­bi a to­le­ran­cia re­li­gio­sa. La Igle­sia lo era de to­da la na­cio n, ella era pa­ra los na­ti­vos el u ni­co maes­tro de la ley mo­ral, el ca­nal u ni­co a tra­ve s del cual el pue­blo po­di a te­ner ac­ce­so a la ci­vi­li­za­cio n de la cris­tian­dad. De ahi que el cle­ro go­za­ra de una in­fluen­cia de la que no ha ha­bi­do ejem­plo en Eu­ro­pa en los u lti­mos qui­nien­tos an os, y que for­ma­ra la ba­se po­de­ro­sa de una aris­to­cra­cia y el ma s se­rio obs­ta cu­lo pa­ra la rea­li­za­cio n del prin­ci­pio de­mo­cra ti­co que pre­va­le­ci a no­mi­nal­men­te. Pa­ra es­ta­ble­cer una de­mo­cra­cia real, lo pri­me­ro que ha­bi a que ha­cer era re­du­cir es­te in­men­so y ar­ti­fi­cial in­flu­jo. Du­ran­te los u lti­mos do­ce an os, e ste ha­bi a si­do el ob­je­to cons­tan­te del Par­ti­do Li­be­ral. Pa­ra ca­da ban­do, era una gue­rra de prin­ci­pios, una lu­cha por la exis­ten­cia en la cual re­sul­ta­ba im­po­si­ble la con­ci­lia­cio n y que so lo po­di a con­cluir con la rui­na de una de las dos fuer­zas con­ten­dien­tes.

Aho­ra, y mien­tras el con­flic­to só­lo es­tu­vie­se con­fi­na­do a Amé­ri­ca, los li­be­ra­les me­xi­ca­nos no po­dían ser com­ple­ta­men­te de­rro­ta­dos, pues no po­dían caer ni de la in­du­da­ble sim­pa­tía po­pu­lar ni ig­no­rar los re­cur­sos de los

Es­ta­dos Uni­dos. Tar­de o tem­prano, el fin lle­ga­ría, se con­fis­ca­rían to­das esas tie­rras en ma­nos muer­tas, y se da­ría la caí­da de los con­ser­va­do­res. Su úni­ca es­pe­ran­za po­día ve­nir de la ayu­da de Eu­ro­pa, y del es­ta­ble­ci­mien­to de una mo­nar­quía ba­jo la pro­tec­ción ex­tran­je­ra. Mu­cho an­tes de que el an­ta­go­nis­mo lle­ga­ra a ser tan de­fi­ni­ti­vo y ex­tre­mo, ha­bía em­pe­za­do a ga­nar te­rreno la idea de que una mo­nar­quía era la úni­ca for­ma de go­bierno que po­día adap­tar­se al ca­rác­ter de la so­cie­dad me­xi­ca­na, la úni­ca ca­paz de de­te­ner su de­ca­den­cia; y el mo­nar­ca ha­bía de ser el ca­be­ci­lla de un par­ti­do, te­nía que ser un prín­ci­pe eu­ro­peo.

-0

Po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies: La po­lí­ti­ca la de­fi­nen las cir­cuns­tan­cias, aun­que no siem­pre es lo desea­ble.

IN­DI­CA­DOR PO­LÍ­TI­CO Car­los Ra­mí­rez @car­los­ra­mi­[email protected]­mail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.