El me­dioa­pa­gón, ¿qué co­sa su­ce­de?

El Debate de Culiacán - - OPINIÓN - EL ASAL­TO A LA RA­ZÓN Car­los Marín cma­[email protected]­le­nio.com

Una de las ex­pre­sio­nes más idio­tas de la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na, jua­ris­ta o fran­cis­ca­na es la pi­chi­ca­tez que co­men­zó a apli­car­se pa­ra el pa­go de la ener­gía eléc­tri­ca en la Cá­ma­ra de Dipu­tados que, en man­cuer­na con el Se­na­do, re­pre­sen­ta al Con­gre­so, uno de los Tres Po­de­res de la des­gre­ña­da Unión.

El mar­tes por la tar­de se for­ma­li­zó la cir­cu­lar de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del aba­ra­ta­do cuer­po le­gis­la­ti­vo fir­ma­da por el pre­ten­cio­sa­men­te lla­ma­do Di­rec­tor Ge­ne­ral de Re­cur­sos Ma­te­ria­les y Ser­vi­cios, Juan Alberto Ar­men­dá­riz, al tiem­po que las áreas co­mu­nes ya so­lo se me­dio dis­tin­guían con una luz mor­te­ci­na que ha­ce pen­sar en lu­mi­na­rias de ve­las y an­tor­chas me­die­va­les.

Ca­si en pe­num­bra que­da­ron el lobby prin­ci­pal, los ex­cu­sa­dos y otras ins­ta­la­cio­nes di­se­ña­das por el ar­qui­tec­to Pe­dro Ra­mí­rez Vázquez, y el col­mo de la de ver­güen­za: fue­ron des­co­nec­ta­dos los elec­tro­do­més­ti­cos por­que el cuen­ta­chi­les ad­mi­nis­tra­dor de la mi­se­ria cree que la pre­pa­ra­ción de un pin­che ca­fé vul­ne­ra la de su­cu­len­tos po­ta­jes le­gis­la­ti­vos que se co­ci­nan en San Lá­za­ro pa­ra bien de la Re­pú­bli­ca.

El ab­sur­do pro­vo­có re­chi­flas de las frac­cio­nes opo­si­to­ras y uno que otro mo­re­nis­ta, ya que re­fri­ge­ra­do­res,

hor­nos de mi­cro­on­das, ven­ti­la­do­res y ca­fe­te­ras que­da­ron con­de­na­dos a cha­ta­rri­zar­se, pe­se al ser­vi­cio que pres­ta­ban, so­bre to­do, a los em­plea­dos que man­tie­nen el re­cin­to fun­cio­nan­do y re­chi­nan­do de lim­pio

Abun­dan ar­gu­men­tos pa­ra la in­con­for­mi­dad y el pi­to­rreo. El prin­ci­pal: que los tra­ba­ja­do­res cu­bren jor­na­das mí­ni­mas de ocho ho­ras y se les des­po­jó del gus­to de re­fri­ge­rar o ca­len­tar su co­mi­da. Pe­ro aun si la me­di­da so­lo afec­ta­ra a los 500 dipu­tados y sus achi­chin­cles, ¿quién en uso pleno de sus fa­cul­ta­des men­ta­les ob­je­ta­ría que se pue­da pre­pa­rar un té, en­ti­biar una tor­ta, un sánd­wich o una gar­na­cha?

La me­di­da es un es­cu­pi­ta­jo a la dig­ni­dad que de­bie­ra ca­rac­te­ri­zar a la Cá­ma­ra de Dipu­tados, cu­ya sú­bi­ta me­dio­cra­ti­za­ción se com­pren­de por­que fue­ron los la­ca­yu­nos in­te­gran­tes de las Co­mi­sio­nes Uni­das de Cré­di­to Pú­bli­co y de Pre­su­pues­to y Cuen­ta Pú­bli­ca quie­nes apro­ba­ron (a la me­dia­no­che del lu­nes) la jo­co­sa Ley de Aus­te­ri­dad Re­pu­bli­ca­na que le­ga­li­za un com­pro­mi­so de cam­pa­ña de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. El ri­dícu­lo res­pon­de a lo que el es­tul­to señor Ar­men­dá­riz qui­so in­ter­pre­tar del ex­hor­to pre­si­den­cial al Con­gre­so pa­ra sa­car la re­fe­ri­da ley: “Si veo que se pa­sa el tiem­po y no se aprue­ba, co­mo de­pen­de de no­so­tros, me­mo­rán­dum, me­mo­rán­dum in­terno pa­ra que na­die va­ya a pen­sar que es lo mis­mo”, ad­vir­tió, ¡y chín­ga­le!: ip­so fac­to se de­jó a los tan­gue­ros dipu­tados con to­do a me­dia luz. An­te la ex­pe­rien­cia re­cien­te del pa­que­te ex­plo­si­vo que pu­do ma­tar a una le­gis­la­do­ra de Mo­re­na en el Se­na­do, ya ni so­ñar con de­tec­to­res de ar­mas o bom­bas ni preo­cu­par­se por un ór­gano del Es­ta­do que, di­cho sea de pa­so, al­go tie­ne que ver... ¡con la se­gu­ri­dad na­cio­nal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.