Lo peor de no­so­tros

El Debate de Culiacán - - OPINIÓN - ES­TRIC­TA­MEN­TE PER­SO­NAL Ray­mun­do Riva Pa­la­cio rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx

Los me­xi­ca­nos so­mos xe­nó­fo­bos y ra­cis­tas. No es nue­vo. So­mos hi­pó­cri­tas y si­bi­li­nos, que al es­cu­dar­nos siem­pre en son­ri­sas y ca­li­dez al pri­mer con­tac­to, pro­yec­ta­mos una ima­gen con­tra­ria a lo que so­mos de­ba­jo de la epi­der­mis.

Dis­cri­mi­na­mos por el co­lor de la piel, por con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, y has­ta por la for­ma co­mo se ha­bla y vis­te. Usa­mos pa­la­bras pa­ra mar­car las di­fe­ren­cias –co­mo al em­plear na­cos, in­dios y fi­fís ge­né­ri­ca­men­te, y geo­re­fe­ren­ciar el ra­cis­mo, co­mo cuan­do al des­cri­bir com­por­ta­mien­tos se ha­bla de los “sa­te­lu­cos”–. He­mos di­vi­di­do la Ciu­dad de Mé­xi­co en co­rre­do­res so­cio­cul­tu­ra­les que le­van­tan for­ta­le­zas de nor­te a sur y de orien­te a po­nien­te, edi­fi­ca­dos des­de una edad tem­pra­na, cuan­do los ni­ños y las ni­ñas cur­san la pri­ma­ria. La nues­tra es una so­cie­dad re­frac­ta­ria, rí­gi­da y her­mé­ti­ca, aún en­tre no­so­tros mis­mos. Mu­chas ve­ces no que­re­mos ver los mons­truos que lle­va­mos den­tro. So­mos de una cor­dia­li­dad ex­tre­ma cuan­do de­ci­mos co­mo par­te de nues­tros mo­da­les “la ca­sa de us­ted” cuan­do ha­ce­mos una re­fe­ren­cia al lu­gar don­de vi­vi­mos, sin que en la ma­yo­ría de las ve­ces de­mos pa­sos pa­ra ade­lan­te. ¿Cuán­tas per­so­nas que sue­len de­cir eso co­mo mu­le­ti­lla de ur­ba­ni­dad pa­san a la si­guien­te fa­se y abren real­men­te las puer­tas de la ca­sa de uno al ex­tra­ño? Nos ex­ce­de­mos en aten­cio­nes cos­mé­ti­cas y siem­pre de­ci­mos a quien ha­cía años no veía­mos: “Qué gus­to ver­te. He es­ta­do pen­san­do mu­cho en ti. ¿Cuán­do nos to­ma­mos un ca­fé?”. La res­pues­ta es idén­ti­ca. Sa­be­mos que eso no se sien­te ni se pien­sa, pe­ro for­ma par­te de un có­di­go de co­mu­ni­ca­ción muy me­xi­cano, y muy fal­so.

Vi­vi­mos en una so­cie­dad com­ple­ja. Re­cuer­da a ve­ces la ja­po­ne­sa, don­de los gru­pos so­cia­les son ce­rra­dos y muy di­fí­ci­les de pe­ne­trar. Quie­nes van a las es­cue­las pre-es­co­la­res ade­cua­das, irán a las pri­ma­rias, se­cun­da­rias y pre­pa­ra­to­rias co­rrec­tas pa­ra in­gre­sar a la Uni­ver­si­dad de To­kio, es­tar en los clu­bes so­cia­les de las éli­tes, en don­de se ca­sa­rán, es­ca­la­rán en los tra­ba­jos y lle­ga­rán con so­li­dez a la po­lí­ti­ca. Quie­nes no re­co­rren ese ca­mino ten­drán una vi­da más aza­ro­sa y de po­si­bi­li­da­des aco­ta­das. A ve­ces, atis­ba es­pe­jos de so­cie­da­des po­dri­das don­de no que­re­mos re­fle­jar­nos, co­mo el fa­na­tis­mo ideo­ló­gi­co lle­vó a ge­no­ci­dios co­mo en Cam­bo­ya, o las di­fe­ren­cias de cla­se que pro­vo­ca­ron la tra­ge­dia de Ruan­da, o la ma­ni­pu­la­ción de los po­lí­ti­cos que en­fren­ta­ron a una so­cie­dad, co­mo en Ve­ne­zue­la.

No he­mos lle­ga­do a si­tua­cio­nes ex­tre­mas, pe­ro no hay na­da que im­pi­da una evo­lu­ción ha­cia esos es­tan­cos in­de­sea­bles, por­que no es­ta­mos re­fle­xio­nan­do lo su­fi­cien­te en có­mo la cri­sis mi­gra­to­ria ha gal­va­ni­za­do nues­tros vie­jos trau­mas y he­cho flo­re­cer, por obra y gra­cias de las re­des so­cia­les, la xe­no­fo­bia y el ra­cis­mo. La su­mi­sión gu­ber­na­men­tal an­te los de­seos del pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra que Mé­xi­co le ha­ga el tra­ba­jo su­cio de con­te­ner la mi­gra­ción en el Su­chia­te, ha co­lo­ca­do al pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en una con­tra­dic­ción.

La po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria don­de se lle­vó a ca­bo la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de los mi­gran­tes, sin ma­ti­ces ni or­den, por la ur­gen­cia po­lí­ti­ca y exis­ten­cial de re­ver­tir años de maltrato y co­rrup­ción de las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas en con­tra de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles con las que po­drían to­par­se, por su con­di­cio­nes de ser re­fu­gia­dos eco­nó­mi­cos o per­so­nas que ve­nían es­ca­pan­do de la muer­te, fue tan éti­ca­men­te acer­ta­da co­mo in­creí­ble­men­te des­ar­ti­cu­la­da, que lle­vó al cam­bio ra­di­cal ur­gen­te de di­rec­ción, an­te las ame­na­zas co­mer­cia­les de Trump. Los erro­res los pa­ga­mos ca­ro to­dos, y en el ca­so del go­bierno, se si­gue pro­fun­di­zan­do el cos­to. El ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia son la peor ca­ra y han aflo­ra­do con ve­lo­ci­dad.

Ape­nas en oc­tu­bre, la hi­po­cre­sía me­xi­ca­na se dis­fra­za­ba de so­li­da­ri­dad cuan­do al pa­so de las pri­me­ras ca­ra­va­nas de hon­du­re­ños la gen­te sa­lía a ayu­dar­los con co­mi­da, con ro­pa, o im­pro­vi­sa­ban sus vehícu­los co­mo trans­por­te co­lec­ti­vo pa­ra tras­la­dar­los. Los go­bier­nos lo­ca­les abrie­ron al­ber­gues don­de lle­ga­ban ciu­da­da­nos a ex­pre­sar ma­te­rial­men­te su sim­pa­tía. Pe­ro cuan­do co­men­za­ron a ta­po­near­les la en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos, el fe­nó­meno se pro­ble­ma­ti­zó. Ti­jua­na fue la pri­me­ra lla­ma­da de aten­ción, don­de el im­pac­to de una asi­mi­la­ción for­za­da pro­vo­có que en bre­ve tiem­po el apo­yo a la mi­gra­ción se con­vir­tie­ra en 70% de re­cha­zo.

La so­li­da­ri­dad se ago­tó cuan­do los me­xi­ca­nos vie­ron que sus em­pleos e in­fra­es­truc­tu­ra ten­drían que com­par­tir­los con ex­tran­je­ros que es­ta­ban de pa­so. Los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les de pro­por­cio­nar­les te­cho, co­mi­da y em­pleo, acep­tan­do las im­po­si­cio­nes de Trump pa­ra que se que­da­ran en Mé­xi­co du­ran­te me­ses mien­tras se pro­ce­sa­ban sus so­li­ci­tu­des de asi­lo, se vol­vie­ron con­tra­pro­du­cen­tes. Ló­pez Obra­dor in­sis­tió, pro­fun­di­zan­do el ma­les­tar, anun­cian­do crea­ción de em­pleo pa­ra los mi­gran­tes –cuan­do se es­tá des­plo­man­do el em­pleo en Mé­xi­co por su po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad y la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca–, e in­yec­ción de re­cur­sos en El Sal­va­dor, cuan­do las ca­ren­cias en me­di­ci­nas y el em­pan­ta­na­mien­to de los pro­gra­mas so­cia­les han ge­ne­ra­do in­dig­na­ción en mu­chos sec­to­res.

Lo peor de la con­di­ción hu­ma­na emer­gió en Mé­xi­co, al ver que los mi­gran­tes se con­ver­tían en un gru­po pri­vi­le­gia­do por el go­bierno a cos­ta de su pro­pio bie­nes­tar. Es di­fí­cil ar­gu­men­tar con quie­nes se sien­ten afec­ta­dos y des­po­ja­dos, que la reac­ción desata­da en­fer­ma a las so­cie­da­des de ma­ne­ra irre­ver­si­ble, con odios y ren­co­res que se in­crus­tan en el es­tó­ma­go y en­ve­ne­nan el al­ma. Es­tar dis­pues­to a dar al­go a quien más lo ne­ce­si­ta, siem­pre acom­pa­ña el dis­cur­so, pe­ro es una ac­ti­tud que no pro­li­fe­ra cuan­do hay que ac­tuar en con­se­cuen­cia. No ayu­da un go­bierno que ha­ce de la lu­cha de cla­ses un mé­to­do pa­ra con­so­li­dar el po­der, vol­tean­do a unos con­tra otros. Así ha si­do siem­pre Ló­pez Obra­dor, quien sin em­bar­go no ha­bía vi­vi­do la con­tra­dic­ción de sus creen­cias y ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas ni el bú­me­ran que pro­vo­có. Ur­ge que hoy to­me otra ban­de­ra, con­tra la xe­no­fo­bia y la dis­cri­mi­na­ción, y que cal­me al mons­truo que des­per­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.