Prin­ci­pio y fin de una historia de san­gre

El Debate de Culiacán - - MÉXICO - Héc­tor de Mau­león @hde­mau­leon de­mau­[email protected]­mail.com

Se con­vir­tió en ob­je­ti­vo del Go­bierno fe­de­ral el 14 de ju­nio de 2010. Ese día, en un tra­mo de la ca­rre­te­ra Zi­tá­cua­ro-to­lu­ca, dos ca­mio­nes le ce­rra­ron el pa­so a un con­voy de la Po­li­cía Fe­de­ral (PF). Ocu­rrió una ma­sa­cre: 14 agen­tes fue­ron aba­ti­dos en un ins­tan­te.

Los fe­de­ra­les via­ja­ban aque­lla tar­de en ocho ca­mio­ne­tas. Re­gre­sa­ban a la Ciu­dad de Mé­xi­co lue­go de in­ter­ve­nir en di­ver­sos ope­ra­ti­vos con­tra la Fa­mi­lia Mi­choa­ca­na. Fue­ron acri­bi­lla­dos a man­sal­va. Co­mo pu­die­ron, al­gu­nos res­pon­die­ron el fue­go. Va­rios agre­so­res mu­rie­ron (pe­ro sus cóm­pli­ces se lle­va­ron los cuer­pos). Los agen­tes em­pren­die­ron la re­ti­ra­da.

Dos ki­ló­me­tros más ade­lan­te, los ga­ti­lle­ros de la Fa­mi­lia les die­ron al­can­ce. Al pa­re­cer, otros cua­tro fe­de­ra­les ca­ye­ron en ese si­tio. Hu­bo un to­tal de 15 agen­tes he­ri­dos.

Ese día, unos des­co­no­ci­dos aban­do­na­ron en un hos­pi­tal cer­cano a un en­ca­pu­cha­do que te­nía he­ri­das de ba­la en el vien­tre. Mu­rió ahí mis­mo.

Un año an­tes, el 12 de ju­lio de 2009, La Fa­mi­lia Mi­choa­ca­na ha­bía api­la­do en La Hua­ca­na, a un cos­ta­do de la au­to­pis­ta Si­glo 21, los ca­dá­ve­res se­mi­des­nu­dos, y bru­tal­men­te tor­tu­ra­dos, de 12 agen­tes fe­de­ra­les que se ha­bían infiltrado en el es­ta­do si­guien­do el ras­tro del lí­der de uno de los lí­de­res de aquel gru­po cri­mi­nal, Ser­van­do Gómez, alias la Tu­ta.

Los cuer­pos de los agen­tes for­ma­ban una pi­rá­mi­de ma­ca­bra, al la­do de la cual ha­bían de­ja­do un men­sa­je: “Los es­ta­mos es­pe­ran­do”. En po­co más de un año, la Fa­mi­lia le de­bía a la Po­li­cía Fe­de­ral la muer­te de 26 agen­tes.

Los fe­de­ra­les ju­ra­ron que aga­rra­rían vi­vo a la Tu­ta, y que le ha­rían pa­gar por lo que hi­zo. A fi­na­les de 2014 un men­sa­je­ro del ca­po fue de­tec­ta­do. Lo si­guie­ron du­ran­te cua­tro me­ses. Con­du­jo a la Po­li­cía a 10 do­mi­ci­lios. El día del cum­plea­ños de la Tu­ta se ob­ser­vó que en una de esas ca­sas va­rias per­so­nas “apor­ta­ban pas­te­les y co­mi­da”. Esa ma­dru­ga­da, el lí­der cri­mi­nal fue de­te­ni­do. Ha­ce tres días, un juez lo con­de­nó a 55 años de cár­cel.

Des­de que dio co­mien­zo la in­ves­ti­ga­ción, los fe­de­ra­les se­guían el ras­tro de uno de los ope­ra­do­res prin­ci­pa­les de la Tu­ta: Pa­blo Magaña Se­rra­tos, a quien apo­dan la Mor­sa. La Mor­sa fue je­fe de cé­lu­la de La Fa­mi­lia. Le re­por­ta­ba di­rec­ta­men­te a Ser­van­do Gómez. Cuan­do la Tu­ta rom­pió con Na­za­rio Mo­reno y de­ci­dió fun­dar un nue­vo gru­po cri­mi­nal, Los Tem­pla­rios, la Mor­sa se con­vir­tió en lí­der ope­ra­ti­vo de la nue­va or­ga­ni­za­ción.

Se­gún los re­por­tes de la Po­li­cía Fe­de­ral, fue él quien di­ri­gió el ata­que con­tra el con­voy en la ca­rre­te­ra Zi­tá­cua­ro-to­lu­ca. El es­cán­da­lo me­diá­ti­co fue de tal di­men­sión que Magaña Se­rra­tos co­men­zó a mo­ver­se “en muy ba­jo per­fil”. Se con­si­de­ra, sin em­bar­go, que fue un per­so­na­je cla­ve en la vio­len­cia que en esos años cu­brió de san­gre el es­ta­do de Mi­choa­cán. Un in­for­me de la PF se­ña­la que Magaña se in­cor­po­ró a las au­to­de­fen­sas, “a tra­vés del doc­tor Mi­re­les”. Si­guió ope­ran­do pa­ra los Tem­pla­rios y más tar­de pa­ra el Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción. Su zo­na de in­fluen­cia era Zi­tá­cua­ro, Apat­zin­gán y Nue­va Ita­lia. En al­gún mo­men­to las au­to­ri­da­des lle­ga­ron a ofre­cer por él dos re­com­pen­sas, por un to­tal de 5 mi­llo­nes de pe­sos.

En 2011 se anun­ció su de­ten­ción en una con­fe­ren­cia de pren­sa, pe­ro re­sul­tó una fal­sa no­ti­cia y el he­cho fue bo­rra­do de la ver­sión es­te­no­grá­fi­ca. El Ejér­ci­to lo de­tu­vo en 2014, pe­ro la pues­ta a dis­po­si­ción es­tu­vo pla­ga­da de erro­res, y la Mor­sa que­dó en li­ber­tad.

Un mes an­tes de que la Tu­ta fue­ra con­de­na­do, el 17 de ma­yo pa­sa­do, vol­vie­ron a de­te­ner­lo en un ope­ra­ti­vo de la Po­li­cía Fe­de­ral y la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co. Ha­bía pa­sa­do ca­si una dé­ca­da des­de el ase­si­na­to y tor­tu­ra de los fe­de­ra­les, y nue­ve años des­de la em­bos­ca­da san­grien­ta de Zi­tá­cua­ro.

Quie­nes si­guen ac­ti­vos en la Po­li­cía Fe­de­ral ce­le­bra­ron su cap­tu­ra co­mo el cie­rre de un ci­clo, un ajus­te de cuen­tas con uno de los ca­pí­tu­los más do­lo­ro­sos en esa ins­ti­tu­ción cu­yo fu­tu­ro es hoy más in­cier­to que nun­ca.

“Cuén­te­lo”, me di­cen. “Es el cie­rre de un ci­clo y ocu­rrió con po­co rui­do. Con muy po­co rui­do”.

NO­TA: El go­ber­na­dor elec­to de Puebla, Mi­guel Bar­bo­sa, in­ten­tó lle­var a Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del Es­ta­do al ex­co­mi­sio­na­do ge­ne­ral de la Po­li­cía Fe­de­ral, Ma­ne­lich Cas­ti­lla. Las ór­de­nes “de arri­ba” fue­ron, sin em­bar­go, que el pues­to de­bía ser pa­ra un mi­li­tar. Con­ti­núa im­pa­ra­ble el pe­li­gro­so es­que­ma de la 4T: mi­li­ta­ri­zar la se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.